Cristian Aubert: “Me encantaría retomar el proyecto estadio”

Cristian Aubert, presidente de Universidad de Chile. Foto: Patricio Fuentes

El nuevo presidente de la U da la primera entrevista desde su nuevo cargo, tras asumir el jueves en reemplazo de José Luis Navarrete. Su sorpresiva asunción inmediatamente generó preguntas que ahora intenta responder, en un estilo todavía muy reservado.




A Cristián Aubert (46 años) lo invitaron este año a formar parte del directorio de Universidad de Chile y no lo pensó dos veces. Aceptó volver al club donde trabajó desde 2007 hasta junio de 2015, como gerente general, y donde fue parte de la gestión que le dio a la tienda estudiantil cinco títulos de Primera División, una Copa Chile y una histórica Copa Sudamericana, además de dos semifinales de Copa Libertadores. Fueron ocho temporadas de una responsabilidad grande en la concesionaria del chuncho, pero ninguna tan importante como la que asumió desde el jueves, como nuevo presidente de Azul Azul, en reemplazo de José Luis Navarrete.

Una tarea que tampoco pensó tanto antes de asumirla, dice, sabiendo de su relevancia. Posiblemente, lo meditó mucho menos que conceder su primera entrevista en el cargo que hoy ostenta, porque, según su propia confesión, no es muy amigo de la cámara, los micrófonos y los flashes. Aunque, claro, debido a sus nuevas funciones, tiene asumido que la exposición será extremadamente mayor a la que acostumbra y que, por lo mismo, deberá aprender a convivir con eso. Una nueva forma, una nueva rutina, que le asusta un poco y que hoy se inicia con un cuestionario por escrito. Eso sí, no acepta entrar de lleno en asuntos que no se relacionen netamente con la U, en una semana donde su nombramiento arrastró una serie de interrogantes que apuntaban a las elecciones de la ANFP, tema del que prefirió pasar. Su arribo dejó abierto si el club laico mantendrá el apoyo a Milad o se cambiará al bando de Antillo, con quien compartió hasta hace unos meses en su grupo de WhatsApp. No quiso desvelar el misterio.

¿Por qué asume como presidente de Azul Azul en medio de una pandemia que tiene a toda la industria tremendamente alterada?

La pandemia no tiene nada que ver con mi llegada a la U. José Luis Navarrete renunció sorpresivamente y el directorio me pidió tomar ese rol.

Hay pocos recursos económicos y un clima complicado entre los dirigentes del fútbol chileno. ¿Asumir esta responsabilidad no es un riesgo innecesario de salir quemado o una imagen agrietada?

Llego con un gran desafío por delante, con todas las ganas de que los resultados mejoren y disponible para entregar toda mi experiencia en pro del éxito de mi club.

En 2015, en una entrevista con La Tercera usted dijo, y cito textual: “Después de ocho años es suficiente”. Comentó que no volvía a la U. ¿Qué lo hizo cambiar de opinión?

En el año 2015 llevaba ocho años en la gerencia general. Dije que no volvería a ese cargo, efectivamente, pero como hincha y por el cariño que le tengo a la U, nunca me desligué por completo de la institución. Para mí fue una alegría volver como director para poder aportar con mi experiencia.

¿Cómo hizo Carlos Heller para convencerlo del retorno a la administración azul?

Luego de la renuncia de Jorge Burgos al directorio, Carlos Heller me invitó a participar como director. Para mí fue un gran honor que confiara en mis capacidades y acepté encantado.

¿Usted se define más como un hombre de industria que de fútbol como juego?

El fútbol es una industria también. Azul Azul es una empresa que debe administrarse eficiente y profesionalmente como cualquier otra. Debe ser capaz de generar ingresos, cuidar sus costos y sus gastos, buscar el equilibrio y asegurar la continuidad de largo plazo. El trabajo en la cancha, la formación de jugadores y los resultados deportivos, obviamente, influyen en las cifras.

¿Encontró una U económica y deportivamente muy disminuida en comparación a la que dejó en 2015?

Los números de hoy son muy diferentes a los del 2015, es verdad, pero confío en que, como se dice en la jerga del fútbol, “lo podemos dar vuelta”.

Cristian Aubert, presidente de Universidad de Chile. Foto: Patricio Fuentes

¿Asume entonces como una especie de salvador en el tema económico?

No.

¿Hasta cuándo resisten las arcas de Azul Azul sin disputar un partido oficial?

Esperamos que el campeonato se pueda poner en marcha en agosto. Desde Universidad de Chile hemos planificado y proyectado nuestro funcionamiento, pensando en que habrá fútbol competitivo el próximo mes. En eso estamos enfocados ahora.

Entonces reconoce que el estado financiero de la Universidad de Chile es crítico...

El club se financia, en un porcentaje gracias a la venta de entradas y abonos. Sin embargo, hay otros ingresos permanentes, como los contratos con auspiciadores, los ingresos provenientes del Canal del Fútbol, las ventas de jugadores, la participación en torneos internacionales, entre otros, que también aportan en su financiamiento. En este minuto la prioridad, y todo nuestro esfuerzo, está concentrado en volver poco a poco a la normalidad.

¿Ha perdido muchos auspiciadores la U por culpa de la inactividad del fútbol?

Ninguno...

¿A raíz de los problemas económicos, se buscará extender el acuerdo con el plantel sobre los descuento aplicados a los salarios de los futbolistas y cuerpo técnico durante la pandemia?

Esa idea no está en nuestros planes...

Usted lo dirigió por años, hasta hizo giras por Europa y Sudamérica para conocer proyectos que se pudieran aplicar en Chile. Ahora que es el nuevo presidente de Azul Azul, ¿retomará el fallido plan estadio que usted comandó?

Me encantaría retomar el proyecto. Pero eso no depende de mí, sino de los accionistas de Azul Azul y de su disposición a invertir en ese proyecto.

¿Los efectos de la pandemia retrasaron que usted asumiera como presidente en abril?

Mi ingreso como director de la Universidad de Chile no tuvo como objetivo inicial llegar a la presidencia del directorio. Es una consecuencia de los últimos acontecimientos que ya le expliqué.

Horas después de su nombramiento trascendió la información de que Carlos Heller prepara su salida de la propiedad de Azul Azul. ¿Puede confirmar que la U está a la venta hoy?

La U es una sociedad anónima abierta en la Bolsa, por lo tanto siempre existe un porcentaje de sus acciones disponibles para quien quiera ser parte.

¿Pero parte de sus primeras funciones será gestionar la transición?

Mis funciones están siempre orientadas al desarrollo del club. En una primera etapa me tocó hacerlo desde el directorio, como director, y ahora, en esta segunda etapa, me toca hacerlo como presidente.

¿Su presidencia será con poder de decisión real o deberá rendir cuentas a Heller por todo?

Carlos me buscó para incorporarme como director porque confía en mi capacidad de gestión y experiencia. Si me invitó a volver es porque cree que hice un buen trabajo.

Entremos a la cancha ahora. ¿Cómo quiere que juegue la U que usted preside?

La parte técnica nunca ha sido mi fuerte, lo reconozco. Pero sí puedo decir que me gusta mucho ver a la U en un estilo frontal e intenso. Mi principal preocupación en ese sentido es que podamos tener jugadores motivados, comprometidos y que den todo dentro de la cancha.

¿Le gusta el trabajo que ha hecho Hernán Caputto como entrenador?

Sí, creo que Hernán está haciendo un buen trabajo. Él es un entrenador tremendamente profesional, los jugadores lo estiman, respetan y confían en él. Me parece que ello es fundamental para conseguir éxitos deportivos.

¿Debe volver Johnny Herrera a la U y retirarse en el club? ¿Debe volver aunque su salida no haya sido en términos muy amistosos?

Johnny Herrera es un ídolo histórico de Universidad de Chile y se merece todo el respeto mío y el de los hinchas de la U.

¿Seguirá dándoles el champú a los jugadores a cuenta del club o se los quitará como hizo su antecesor para reducir los costos?

Los jugadores siempre han tenido champú disponible en su camarín. Sin embargo, siempre son bienvenidos nuevos auspiciadores. Aprovecho de pasar el aviso por si alguien se interesa.

El domingo pasado, José Pedro Fuenzalida dijo que Universidad Católica es el mejor club de Chile, que Colo Colo es el equipo más grande y que la U tiene la barra más numerosa. ¿Coincide?

Sin duda que la barra de la U es la mejor. Además, es la más apasionada y fiel.

Comenta