Drogas, armas y animales exóticos: la extravagante y polémica vida de los dueños del nuevo equipo de Maradona

Autor: La Tercera

La familia Hank, uno de los grupos empresariales más polémicos e influyentes de México, son los propietarios del Dorados de Sinaloa, que sueña con volver a primera división de la mano del argentino.


En México son conocidos simplemente como “el clan Hank”, y son una de las familias más millonarias e influyentes de la sociedad azteca. Son los dueños del Dorados de Sinaloa, equipo del fútbol de ascenso de aquel país y que sueña con ingresar al fútbol de primera división de la mano de su nuevo entrenador, Diego Maradona. El argentino llegó al país como una estrella y, en pocos días, ya concita la atención del medio. Sin embargo, y pese a su corta historia de apenas 15 años, el club siempre ha estado en la polémica, a raíz de la controvertida y extravagante vida de sus propietarios.

La familia en cuestión es una de las más poderosas del país, con nexos políticos de alto nivel y, durante largos años, han pesado sobre ella vinculaciones con el narcotráfico, el crimen organizado, el tráfico de armas y hasta acusaciones de asesinato. “El hombre fuerte del clan es Jorge Hank Rhon, cabeza del Grupo Caliente, propietario de una red de casinos presente en 19 estados de México, hoteles, una agencia especializada en viajes ejecutivos y corporativos para grandes empresas, un club hípico, un galgódromo, un zoológico y hasta un colegio”, detalla el diario argentino Clarín.

Hank Rhon, además, fue alcalde de Tijuana por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) entre 2004 y 2007 y, pese a gozar de gran popularidad, su ascendencia alemana le impidió, como estipula la Constitución mexicana, postularse para ser presidente. En 2011, fue acusado de contrabando luego de que encontraran en su casa un arsenal de 80 armas de grueso calibre, junto a 9 mil municiones, aunque luego la acusación fue desestimada por “falta de méritos”. Estuvo acusado también en la investigación del asesinato del periodista Héctor Félix, conocido como El Gato, que en 1988 murió en extrañas circunstancias mientras investigaba los negocios del clan para el diario Zeta. “Las dos personas acusadas de matarlo habían sido trabajadores de las empresas de Jorge Hank Rhon. Incluso, tras cumplir con su condena en 2015, uno de ellos volvió a trabajar como guardaespaldas del polémico empresario”, detalla el diario digial Infobae.

El hombre, de 62 años, tiene 20 hijos y actualmente está casado con su tercera mujer. Además del Dorados, posee también el Xolos de Tijuana. A lo largo de su vida ha enfrentado igualmente  acusaciones por tráfico de animales, joyas y pieles. Y según detalla el periodista Mario Maldonado en el diario El Financiero, “algunas de sus extravagancias van desde poseer cientos de animales exóticos y hacer cruzas extrañas entre ellos; beber tequila fermentado con pene de tigres, leones y perros y decir frases como esta: ‘las mujeres son mi animal favorito'”.

La popularidad de la que goza entre la gente, no obstante, no se remite solo a su rol como exalcalde. Y es que, incluso, ha construido viviendas, colegios y suele regalar dinero en sus apariciones públicas. “Tiene una faceta filantrópica. Apoya a los que más lo necesitan. Hay gente que va a su oficina a pedirle favores y él se los concede. Financia operaciones, tratamientos médicos. Es un hombre polémico, sin duda, pero hay mucha gente que lo apoya. Es una especia de mecenas”, dijo en tanto a AFP, Víctor Clark, director del Centro Binacional de Derechos Humanos de México.

 

Seguir leyendo