El peso de la 10 en la U, la carga de Montillo y las sombras del pasado: diez confesiones de Marcelo Cañete

Marcelo Cañete jugando por Universidad de Chile.

Marcelo Cañete jugando por Universidad de Chile.

El volante de Universidad de Chile se sinceró con El Deportivo, en una entrevista en la que repasó su larga carrera que no ha solo ha sumado las luces que hoy lo tienen como el gran refuerzo estudiantil. Aquí, las mejores frases.


Marcelo Cañete busca sacar a relucir el nivel que lo llevó a ser la figura del torneo 2020. En Cobresal, con la 10 del equipo minero, Chelo se ganó el respeto y la admiración del resto de los elencos del certamen local. A tal punto, que terminó fichando por Universidad de Chile, por los próximos tres años.

En la antesala a su llegada a El Salvador, sin embargo, el nacionalizado paraguayo no lo pasó bien. De formarse en Boca Juniors, incluso llegando a ser uno de los regalones de Román Riquelme, deambuló por diferentes clubes de Sudamérica. Su mejor momento se produjo hace once años, cuando pasó de la UC a Sao Paulo. De ahí en más, solo sumó equipos sin mayores pergaminos. Hoy, la U parece ser su renacer en el fútbol de máxima competencia.

En entrevista con El Deportivo, Marcelo Cañete repasó los esfuerzos que ha hecho para reenfocar su carrera.

1. Once años después de su paso por la UC y Sao Paulo

“Uno va creciendo como atleta, como jugador. Uno va aprendiendo cosas. Hoy me siento mucho más maduro, tengo otra visión de juego, con mucha más edad. Siento que tengo mayor comprensión del juego, según lo que uno va aprendiendo y va recorriendo en esta carrera. Me siento más capaz, con más experiencia”.

2. No volver a cometer los errores del pasado

“Uno trabaja para eso. Volver a tropezarse con la misma piedra sería una estupidez. No estamos para perder el tiempo. Todo lo que he aprendido intento trabajarlo día a día para poder plasmarlo en el campo”.

3. La vuelta larga para volver a un club grande

“Sí, no encontraba mi fútbol. Por diferentes situaciones, por lesiones, por no enfocarme al 100%. Fue por muchas cosas, pero no es excusa. Sabía que las condiciones las tenía, pero necesitaba algo más. Tuve la oportunidad de demostrarlo el torneo pasado con Cobresal y por eso quiero estar en un club grande. Lo tomo como un premio y lo voy a disfrutar al máximo”.

4. Los motivos que enderezaron su carrera

“El tema de la familia es importantísimo, en todo momento. Eso es indiscutible. Pero el hecho de cómo era posible no poder encontrarme conmigo, no poder competir cosas importantes con una camiseta importante, siendo que sabía que tenía las condiciones. Por algo era, algo pasaba. No me lo creía: de salir de un club tan importante como Boca Juniors pasé a clubes que por ahí era mucha la diferencia... Pensaba: ‘¿cómo estuve jugando en Boca y ahora acá?’. No podía ser, tenía que tener un poco de amor propio. Ahí empecé a trabajar diferente, a enfocarme más. En Cobresal se dio la posibilidad perfecta”.

5. La 10 de la U

“¿Si pesa? No, la verdad que no. Es una responsabilidad muy grande, porque es un club grande, porque tiene mucha historia, porque han pasado muchos jugadores importantes que dejaron su huella. Es importantísima la 10, pero me siento preparado para poder representarla, para poder llevarla. Haré todo lo posible para devolverle toda la confianza al club que la depositó en mí”.

6. La carga de Montillo

“No, no sé. Y si la sacan, no me va a afectar, no me hará daño emocional ni nada. Sé lo que soy, sé lo que puedo dar y no siempre uno entra al campo y entrega el resultado que uno quiere. Uno a veces se mata entrenando y simplemente los resultados no se dan. Uno tiene que tener paciencia, equilibrio emocional, estabilidad. No me voy a volver loco tampoco. Recién llegué al club, tengo tres años de contrato y voy a dar el máximo día a día”.

Marcelo Cañete recibe instrucciones de Dudamel.
Marcelo Cañete recibe instrucciones de Dudamel.

7. La presión que recae sobre Dudamel

Estamos todos preparados, todos enfocados. Todos trabajamos de la mejor manera. Todos los entrenamientos son duros, son intensos. A veces, los resultados no se dan como uno quiere, pero hay que seguir trabajando de buena manera, enfocados. Falta mucho por recorrer, no hay que volverse locos. Hay que seguir mejorando, siendo protagonistas, buscando la mejor versión. Es torneo largo.

8. Las redes sociales

¿Si me afectan? No, porque aprendí de chico, de compañeros, que hay que estar ajeno a eso. Sí hay momentos que veo, que me mandan cosas, pero no me afecta mucho.

9. El factor Cobresal

“Todos sabemos que está en una ciudad que te obliga a enfocarte en lo que haces. Y así se dio. ¿Si me da miedo perder el foco en Santiago? No porque ya aprendí mucho. Ya eso no puede volver a pasar. Sería un estúpido si pasa eso. No tengo miedo. Estoy más tranquilo. Sé cuándo sí y cuándo no”.

10. Su cambio de alimentación

“Sí, bastante. En Cobresal me cuidaba bastante, entrenaba de otra forma. Hacía mucho trabajo de precisión, de fortalecimiento. El enfoque era diferente. No te miento que en ciertos momentos tuve molestias o dolores, pero eso es normal en un jugador. Pero sí se soportaba, sí se podía trabajar”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.