Fiesta ruletera: Everton se queda con el clásico porteño y hunde más a Wanderers

Cristian Menéndez celebra el 1-0 definitivo de Everton ante Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.

Cristian Menéndez celebra el 1-0 definitivo de Everton ante Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.

Con gol de Cristian Menéndez, los viñamarinos vencieron por la mínima a los caturros y volvieron a celebrar tras cuatro clásicos porteños. Los dirigidos por Víctor Rivero siguen sin levantar cabeza y solo suman un punto en ocho encuentros disputados.



Everton se quedó con el clásico porteño y hundió más a Santiago Wanderers en el Torneo Nacional. Los ruleteros se impusieron por la cuenta mínima en Sausalito y dejaron atrás una negativa racha ante los caturros, rival al que no conseguían vencer hace cuatro encuentros.

Fue un friccionado primer lapso el que se vivió en Viña del Mar. Las faltas cometidas por ambos equipos perjudicaron la fluidez del juego, sumándose, además, a dos propuestas muy distintas que estuvieron lejos de aportar intensidad al partido. Prácticamente no se le exigió a ninguno de los dos arqueros. Ni tampoco hubo una escuadra superior a la otra. Defender el cero fue lo más importante.

Los dueños de casa se apoderaron de la posesión, pero carecieron de profundidad para aproximarse a la portería de Mauricio Viana. Mientras que los forasteros se dedicaron a esperar para así generarse salidas rápidas, recurriendo principalmente a los pelotazos largos con dirección a Maicol Cabrera y Sebastián Ubilla, sus dos hombres más movedizos en ofensiva.

El primer aviso en un apagado arranque llegó en los 12′. Alex Ibacache agarró la moto por el sector medio y dejó a Cecilio Waterman en buena posición. El panameño, no obstante, no le dio bien a la pelota, que se fue por sobre el horizontal visitante. Fue la más clara que tuvo el cuadro Oro y Cielo antes del descanso.

Cecilio Waterman enfrenta la marca de un jugador de Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.
Cecilio Waterman enfrenta la marca de un jugador de Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.

Los de Valparaíso tomaron las riendas y terminaron mejor los primeros 45′. Néstor Canelón asumió el protagonismo y fue de lo más dinámico que mostró el conjunto que adiestra Víctor Rivero. De hecho, fue clave en la fabricación de las jugadas que estuvieron cerca de significar la apertura de la cuenta a favor de los caturros. Ubilla tuvo dos cabezazos que pudieron perfectamente concluir con festejos, sin embargo, no pudo darle la precisión necesaria a ninguno.

Los papeles se invirtieron y los viñamarinos encontraron el premio. Wanderers adelantó sus líneas con el fin de abrir el marcador y aquello fue aprovechado por los pupilos de Roberto Sensini para sorprender. Benjamín Rivera se lució con un notable pase bombeado para Cristian Menéndez, quien quedó en solitario para, en los 59′, amortiguar de pecho y derrotar a Viana con un derechazo rasante. Pese a que el juez anuló la conquista en principio por una supuesta posición de adelanto, el VAR, finalmente, le otorgó el festejo.

Cristian Menéndez vence a Mauricio Viana en el 1-0 de Everton ante Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.
Cristian Menéndez vence a Mauricio Viana en el 1-0 de Everton ante Santiago Wanderers. FOTO: Agencia Uno.

A los verdes (que este domingo vistieron de blanco) se les complicó el panorama. Su contrincante se les había adelantado en el marcador y, además, debieron reajustar su ataque debido a la salida por lesión de Ubilla. Fue en ese momento que los locales comenzaron a verse más cómodos sobre la cancha. Y, de hecho, estuvieron cerca de ampliar su ventaja a través de Waterman, quien desperdició otra gran opción en los 69′.

La visita, en tanto, no lograba superar a una sólida zaga ruletera, que a esa altura cuidaba el 1-0 a toda costa. Los caturros se instalaron en suelo contrario y buscaron por todos los medios, pero sin éxito en los toques finales. Matías Marín se animó probando de distancia, no obstante, su tiro se fue por sobre la portería de Franco Torgnascioli. Los auriazules, eso sí, tampoco renunciaron a jugar y por poco logran el segundo en un carrerón de Christian Bravo, quien decidió mal ante Viana.

Everton supo administrar el resultado a su favor frente a un oponente que cayó en la desesperación en el cierre, y que rozó la paridad en los descuentos, con un cabezazo de Luis García que se fue pegado al vertical derecho de Torgnascioli. La frustración del Decano se reflejó en la expulsión de Aldrix Jara, quien vio la roja por una dura infracción sobre Cristian Díaz. Al final, la victoria ruletera fue lo más justo, para dejar más colista a su archirrival, que suma apenas un punto en el campeonato. La fiesta fue viñamarina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.