La ANFP va por bandos

Dos grandes alianzas de clubes miden fuerzas en Quilín. El primer capítulo de esta lucha de poder se vivirá el lunes, cuando se vote un directorio de transición. El episodio final está agendado para el 30 de julio, en las elecciones.




“Vamos a dar la sorpresa”, advierte el presidente de un club de la rebelión. “No tienen cómo ganarnos”, sentencia otro ligado al bloque de la gobernabilidad. Se trata solo de la elección de un directorio de transición, que durará apenas hasta el 31 de julio, pero eso no disminuye ni un ápice el entusiasmo de los dirigentes del fútbol chileno. Como siempre, se lo toman muy en serio. Todos quieren ganar. Tanto, que se la pasan entre reuniones por Zoom, llamados telefónicos, ofrecimientos secretos, conversaciones sigilosas y mensajes privados. El lobby no se detiene. La votación es el lunes, pero como suele suceder en la ANFP, esta comenzó con bastante anticipación.

¿Qué grupos de clubes se disputan el poder? Por ahora se pueden distinguir tres conglomerados principales. Por un lado está la Rebelión, que aglutina a los elencos que impulsaron la candidatura de Sebastián Moreno al sillón de Quilín y que luego se volvieron en su contra, acusando falta de liderazgo y desapego a las normas. Ricardo Pini (Unión La Calera) y Leonardo Zúñiga (Melipilla) son los negociadores de este sector, que agrupa a 14 clubes según la carta que enviaron la semana pasada a Quilín para llamar a consejo. Ellos quieren al timonel fuera cuanto antes y sin facultades hasta el fin de su período (ver infografía, más abajo).


Sus principales contrincantes son los clubes grandes, defensores de la gobernabilidad. Al igual que los opositores, también quieren al mandamás fuera de la ANFP, pero con facultades y representatividad hasta el final de su mandato. Darle una salida digna. Los líderes del bloque son Juan Tagle (Universidad Católica) y Rafael González (Santiago Wanderers).

El tercer conjunto es liderado por el empresario Felipe Muñoz, controlador de Rangers de Talca, quien logró juntar a nueve equipos. Su poder es tal que puede decidir una elección. De hecho, bajaron a Jorge Yunge de la candidatura a director, cuando Moreno aún tenía esperanzas de sobrevivir. Así, ayudaron a pavimentar su salida. El mismo Muñoz y Jorge Contador (Coquimbo) son sus representantes. Este grupo tuvo afinidad con la rebelión en un principio, pero tras la caída del acuerdo unánime se acopló definitivamente a los tres grandes.


Todos están de acuerdo en que Moreno tiene que dejar su cargo, pero chocan las facultades que debe tener hasta el fin de su período. “Lo importante el lunes será confirmar el alejamiento de Moreno y el llamado a elecciones. La disputa por colocar directores es significativa de la búsqueda de poder de todos los grupos, por sobre el bien de la industria. Hay muchos presentados que son desconocidos y jamás estuvieron en un Consejo de Presidentes”, dice Raúl Delgado, presidente de Unión San Felipe, uno de los líderes de la Rebelión.

“Siempre aposté por la salida de Moreno, pero en julio. El camino que quiero es de una transición segura para que esté todo en orden en estas elecciones que se aproximan. Como grupo hemos tenido diferencias, pero siempre las hemos discutido para buscar un punto en común que vaya en beneficio de la industria del fútbol”, señala Contador.

Mientras que González, timonel caturro, asegura que la búsqueda de gobernabilidad es más que propaganda: “Nosotros hemos estado buscando soluciones ante un problema que existe en la dirección de la ANFP para encontrar gobernabilidad, que es más que un slogan, es algo concreto. Queremos que la dirección de la ANFP le dé sustentabilidad a la industria, porque estamos en una situación compleja”.

Para el consejo virtual del lunes (11.00) hay nueve candidatos para cinco vacantes. Cuatro de esos postulantes los propuso la Gobernabilidad. El resto es de la Rebelión. La ANFP informó que serán elegidos aquellos que sumen 25 o más votos, es decir, la mitad más uno de los votos del consejo. Si hay empate entre uno o más candidatos para una vacante se hará nueva votación entre ellos. Quienes no alcancen esa cantidad no serán electos, aunque queden vacantes por llenar. Los elegidos se sumarán a Moreno, que ratificará su renuncia ese día, y Marcos Kaplún. El empresario es una opción a vicepresidente.

A Contador no le gustó el sistema de votación. “No estoy de acuerdo con la forma en la que se están eligiendo los directores. De esa lista de nueve, Moreno debió haber elegido tres o cuatro, o los necesarios para terminar su mandato, no siendo superior a cinco. Acá no se están respetando los estatutos y las bases. Nosotros tenemos la mayoría de votos, pero no corresponde la forma en que se está llevando adelante”, critica.

El del lunes será apenas el primer capítulo de la lucha por dominar la ANFP, la que tendrá su gran final el 30 de julio, cuando se eliga presidente y directorio hasta 2022.

Comenta