La batalla por el trono del atletismo

Juan Luis Carter y Víctor Martínez.

En medio de acusaciones por fraude, una crisis interna, la histórica pelea por el Maratón de Santiago y hasta una imputación por usurpación de morada, dos candidatos pugnan por gobernar el recortán chileno. En las elecciones de este sábado al mediodía, 11 de las 16 asociaciones regionales votarán vía Zoom quién presidirá la Fedachi los dos próximos años.




Juan Luis Carter (60 años), presidente saliente y candidato a la Fedachi: “Me voy con los bolsillos más vacíos que antes”

Cuatro años en el cargo y pretende seguir. ¿Cuál es su legado?

La modernización de la Federación. Y la descentralización. Las medallas ya no son exclusivas de Santiago, ni los seleccionadores, las capacitaciones se realizan fundamentalmente en regiones. Hacemos concentraciones para cada especialidad, un poco como los polacos. Tuvimos la visión de hacerlo y pasamos de formar 50 a 700 entrenadores al año. Para Santiago 2023 se verá reflejado en los resultados, los mejores de la historia.

Pero los resultados atléticos vienen a la baja ¿Cómo espera eso?

Si logramos salir luego de la pandemia y ordenamos pronto la federación, sí podremos conseguirlo. Fuimos segundos en el Sudamericano Sub 23 de Uruguay, en 2018, y esos atletas van a llegar con 27 años a los Juegos. Uno de ellos fue campeón nacional de lanzamiento de disco y tenemos a los martilleros. La mezcla de nuevas generaciones y atletas de experiencia nos dará buenos resultados.

Sus mandatos se caracterizaron por la lucha contra la Corporación Maratón de Santiago. Los amigos de su rival electoral.

Hice lo que todo presidente honesto debería hacer: defender los intereses de la institución que lo elige. No es una pelea personal, no lo hice solo. Podrán decir muchas cosas, pero la mayor evidencia es que el Maratón de Santiago y sus recursos hoy no le pertenecen a la Federación, sino que está en manos de los ex directores. El tema aquí es ético, no podemos transformar el deporte en moneda de cambio para negocios oscuros.

Usted está imputado por usurpación de morada. Una denuncia de su rival electoral por la casona que compartían su asociación y la Fedachi.

Había muchos robos en el sector. Entonces, decidimos cambiar las chapas por seguridad. Las llaves quedaron a disposición de la Asociación Metropolitana, pero a las dos horas teníamos una denuncia interpuesta. Lo hacen para que no salga elegido, porque los estatutos impiden ser director a quien sea condenado a más de tres años. Por eso siempre han pospuesto el juicio.

¿Cómo tiene las finanzas de la Fedachi?

Sin deudas. No tiene recursos de sobra, pero hemos tenido un buen pasar. El balance está en la página web e incluso tenemos un superávit.

¿Y si tienen superávit, por qué no paga a los trabajadores?

Porque ese superávit depende de los proyectos que rindamos al Estado. Este proceso se hacía en diciembre, pero como estábamos sin directorio, no alcanzamos. Tenemos todo ordenado para responder, pero llevamos ocho meses sin recursos. Los primeros tres meses se le pagó al personal, con dinero de nuestro bolsillo incluso.

¿Cómo evalúa el combate al dopaje en su período?

Durante el período de Álvaro González, el anterior presidente de la Fedecahi (y candidato ahora a vicepresidencia) se instaló una cultura del doping, porque no había control ni nada. Cuando llegué, comenzamos a trabajar en un protocolo con los entrenadores, para que cuando un atleta marque positivo, se vea dónde estuvo la falla.

¿Se iría con las manos limpias?

Absolutamente. Sé que hasta un ladrón puede decirlo, pero yo tengo la tranquilidad de decir que hasta me voy con los bolsillos más vacíos que antes.


Víctor Martínez (73 años), candidato a la presidencia de la Fedachi: “Los éxitos han sido una burbuja, casos aislados”

¿En qué momento está el atletismo chileno?

En un período de baja en relación a los últimos resultados. En los Odesur, que son un parámetro importante, bajamos mucho, más abajo del sexto lugar. Hay muchos clubes y muy pocos atletas compitiendo por esos clubes. El desarrollo del atletismo en regiones no ha funcionado. A eso hay que ponerle énfasis, inclusive en la Región Metropolitana.

Su rival destaca precisamente lo contrario.

Porque su visión es distinta a la mía. Puede que en algún momento hayamos tenido éxitos en alguna categoría, pero la verdad es que eso es una burbuja. En los últimos sudamericanos no nos ha ido bien. Hay que desarrollar un proyecto en todas las categorías y no solo en unas pocas, que es lo que pasa.

¿Las medallas en Lima fueron un milagro?

Para nada. Fueron muestra del buen trabajo que algunos entrenadores están haciendo y eso hay que reconocerlo, pero no es una regla, sino más bien casos aislados.

¿Cómo es que su asociación denunció a su rival y actual presidente de la Fedachi?

Un día llegó la secretaria a la oficina y no pudo entrar, me llamó y me explicó que habían cambiado la chapa de la llave por orden del presidente. Fui a ver y realmente era así. En el fondo, nos quisieron echar de ahí. Él dice que lo hizo por ayudarnos, porque estaban robando, lo que es un chiste. Ya está formalizado, y se sabía de antemano que nos querían sacar. Dicen que mandaron cartas certificadas, lo cual es falso. Nos quería echar y punto. Siempre se respetó compartir la casona, hasta que llegó el actual presidente, que nos hostigó hasta que finalmente nos dejó en la calle.

¿Por qué? ¿Por el apoyo de su asociación al Maratón de Santiago?

Nosotros jamás hubiésemos entregado el patrocinio a un maratón si la Fedachi no hubiese entrado en un litigio con la Corporación. Lo hicimos con la idea de que el Maratón de Santiago se mantuviera aquí, pensando en las 33.000 personas que participan año a año y no dejar botados a los corredores. Así partieron los hostigamientos. Además, todas las asociaciones estuvieron de acuerdo en hacer el traspaso del Maratón a la Corporación; no fue un robo, como lo han planteado.

¿Cuál será su proyecto?

Todo proyecto debe tomar 12 años, como el remo. Hay que partir con los menores. Mi proyecto va en apoyo a los clubes, sobre todo los de regiones. En el atletismo, pese a algunos triunfos, no se está llegando realmente a los frutos porque no se han detectado los talentos.

¿Y cómo pretende detectarlos?

El alto rendimiento no es solo entrenar, competir y obtener recursos, sino también tener a los profesionales idóneos que nos ayuden a futuro. Pretendo incluir a un trabajador social, además de crear becas similares a las Proddar, para los atletas en formación, que hoy no reciben nada.

Si recibe a la Federación mañana ¿parte de cero?

No, no. Lo que haría es crear una escuela formativa de desarrollo, dependiente de la Federación. De lo que está hecho, es mandar a gente a competir al extranjero.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.