La confesión de Fernanda Pinilla, delantera de la Roja femenina: "Ser mujer en Chile es difícil y ser lesbiana es peor"

pinilla

La futbolista revela su inclinación sexual y las dificultades que ha debido enfrentar a propósito de ella.




Fernanda Pinilla, la goleadora de la selección femenina de fútbol, confiesa con naturalidad su condición sexual. Se asume lesbiana. "Cuando era chica sí, pensé que estaba mal, que estaba pésimo lo que estaba haciendo pero por las cosas que me decían mis papás, por las cosas que veía en el día a día, que está heteronormado. Afortunadamente, no fue un período tan largo, no fue algo que yo recuerde como un episodio tan tormentoso en mi vida, pero sí lo pensé y sí me cuestioné muchas cosas. Nunca mi existencia, pero sí que yo estaba haciendo algo mal, que tal vez tenía que alejarme un poco del fútbol, que tal vez era el fútbol el responsable", dice la candidata al doctorado en Física de la Universidad de Chile a Palabra Pública.

También recuerda los temores que experimentó. "Algo que no era lo que tenía que ser, que estaba actuando mal, todo lo que piensan los papás y fue algo que yo resguardé bastante. Tuve que fingir que ya no pasaba nada y aguantarme eso durante cinco, seis años. Todo mi otro círculo lejano sabía, amigos, amigas, pero no mi familia", rememora respecto de la época en que decidió confesárselo a su familia. Tenía quince años. "Soy lesbiana, me gustan las mujeres. En este momento estoy soltera, pero esa es la realidad", les dijo a sus padres. Ellos le respondieron que ya lo sabían.

Dice que con el tiempo encontró comprensión y respaldo. "Ya es algo muy natural y afortunadamente si en algún momento llegué a pensar que mi familia me dio la espalda, que estaban siendo injustos y me pude haber sentido mal, creo que por toda la educación que ellos recibieron y también por la que recibí yo, es entendible. Es muy entendible, no los culpo por nada y hoy me siento muy agradecida de tener los papás que tengo. Que se hayan dado cuenta, tener el poder de haberlos reeducado y que ellos lo reconozcan es algo que te engrandece", enfatiza.

Pinilla no le teme a eventuales consecuencias de su confesión a nivel público. "Lo he pensado bastante, pero la verdad es que no me da miedo. Siento que no daña nada mi imagen que yo haga esas cosas. Si por ejemplo subiera alguna foto tomándome una chela siento que dañaría mucho más mi imagen de deportista. Una puede pensar que no te van a invitar a eventos sociales, canales televisivos, empresas donde necesiten figuras públicas, pero poco me importa eso", asegura.

Lo que sí lamenta es que las reflexiones e incluso la promulgación de leyes se asocie a tragedias evitables. "Me molesta de Chile que siempre tenemos que estar esperando tragedias para poder actuar. La Ley Zamudio, Ley Cholito, Ley Sofía, son leyes que a mí no me enorgullecen en nada de que se estén tratando porque no deberían estarse tratando ahora. Lo mismo que pasó ahora con Nicole Saavedra, tienen que pasar tragedias gigantescas para que podamos recapacitar de las cosas que estamos haciendo... Sí es riesgoso vivir en Chile y creo que nos falta una eternidad para poder cambiar la mentalidad en varios ámbitos. El movimiento feminista que se está llevando a cabo se relaciona con esto, pero aún así ser mujer en Chile es difícil y ser lesbiana es peor", concluye.

Comenta