La tensión en el camarín de Colo Colo crece al máximo por la repartición de dineros

Carlos Carmona se retiró molestó de la práctica de ayer, mientras que el miércoles Barroso y Mouche protagonizaron un fuerte cruce. El resto del plantel también está inquieto por la situación.




Mientras Gualberto Jara repetía en la conferencia de prensa de ayer que el ambiente del vestuario de Colo Colo era muy bueno, lo concreto es que las relaciones están tirantes producto de los dineros que recibirán seis jugadores del Cacique por concepto de derechos de imagen y cuota de pase. Los cerca de $ 500 millones adeudados por Blanco y Negro a Esteban Paredes, Carlos Carmona, Pablo Mouche, Nicolás Blandi, Juan Manuel Insaurralde y Matías Zaldivia generan ruido.

La propuesta de repartir esos ingresos con el plantel liderada por Paredes, Carmona e, incluso, Julio Barroso, quien tiene un régimen especial y apunta a seguir un año más, no tuvo acogida en el grupo de argentinos beneficiados, que lidera Mouche. Eso derivó en una dura discusión el miércoles entre el Almirante y el exdelantero de Boca, lo que tensionó bastante el ambiente, según cuentan desde el Monumental. El defensa recriminó a su compañero por no estar dispuesto a compartir parte de esa suma, dando inicio a un intercambio de palabras bastante áspero y que no pasó a mayores por la intervención de sus compañeros.

Por otra parte, Carmona fue protagonista en la jornada de ayer, donde las discusiones continuaron, al punto que el exvolante del Atalanta se retiró hastiado por la situación y también con parte del plantel, que todavía cree que apoya a los transandinos -en su momento, muy cercanos a él- en su decisión de no compartir los ingresos.

El resto del grupo también está desconcertado y desilusionado, pues la mayoría se enteró por la prensa de que los seis beneficiados, cuyo grueso formó parte de la comisión que negoció con Blanco y Negro un ajuste salarial, iban a recibir estos dineros. Y, además, no están contentos con la propuesta del directorio de compensarlos con dos partidos amistosos en 2021 y 2022, tomando en cuenta que ni siquiera se sabe a ciencia cierta cuándo podra volver el público al fútbol y que, más encima, las ganancias serían lo que quede de la ecuación entre los gastos operacionales y la recaudación.

Para colmo, los albos siguen sumando lesionados. Es el caso de Williams Alarcón, quien fue operado de meniscos, y se suma a los desgarrados Carlo Villanueva, Javier Parraguez y Nicolás Maturana, y a Iván Morales, recuperándose de una rotura de ligamentos.

Comenta