Científicos y ambientalistas nacionales en shock: Chile se queda sin su esperado "Mundial verde"

cop1

Un triste anuncio, con el que se pierde, dicen, una oportunidad única para la historia del país. Reconocen que no estaban las condiciones de seguridad, logística y políticas, para una conferencia mundial. Llaman a no perder lo desarrollado previo al evento y que la acción climática debe continuar.


El anuncio de la cancelación de la COP25 en la ciudad de Santiago, realizado hoy por el Presidente Sebastián Piñera, fue un duro golpe para la comunidad científica y ambiental del país.

Una decisión que se informó a primera hora a la ONU. Tal cómo escribió en su cuenta de twitter Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde señaló que "temprano, fui informada de la decisión del Gobierno de #Chile no alojar #COP25 en vista de la difícil situación que atraviesa el país".

De inmediato los actores científicos y ambientales del país comenzaron a indicar sus apreciaciones al respecto. En la Plataforma Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC), indicaron que lamentan la decisión. "Esta es la segunda vez que Chile no se hace cargo de sus compromisos relacionados a sus relaciones exteriores, la primera fue el absurdo rechazo a la firma del acuerdo de Escazú y ahora cancelar la COP25 demuestra la incapacidad de Chile de asumir estos compromisos".

El director nacional de Greenpeace, Matías Asún, dice que esto es un "fracaso". "Hemos perdido una oportunidad única para la historia del país. Se trataba del evento que asumiría los compromisos y desafíos de la emergencia climática que enfrenta el mundo y de manera especial Chile, en una decisión que fue tomada a puertas cerradas y sin atender lo que las organizaciones civiles le traspasamos al gobierno".

Cancelar la COP, señala Asún, no puede ser sinónimo de despreocupación por la grave emergencia climática que vive el país. "No hacer la COP25 no puede impedir discutir las gravísimas injusticias ambientales que enfrenta nuestro país".

A nivel internacional, dice Greenpeace, existe consternación por el anuncio ya que es visto como una muestra de aislamiento, precisamente cuando se requiere de la compañía y apoyo de comunidad internacional. "No será fácil superar este fracaso que se acerca a un verdadero papelón internacional", insiste Asún.

Aníbal Pauchard, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y académico de la Universidad de Concepción, señala que es una decisión difícil, ya que estos eventos tienen implicancias globales, pero es entendible dada la situación del país. "Para Chile, era una oportunidad única de posicionarse en el liderazgo de los temas ambientales. Lo bueno es que los preparativos para la COP ya generaron un cambio en Chile importante, un cambio en la manera en que pensamos el tema del cambio climático y otros problemas ambientales asociados", destaca.

Viudos del evento

Raúl Cordero, climatólogo y académico de la U. de Santiago se declara "un viudo de la COP", pero dice que dadas las condiciones de seguridad, se comprende la decisión del gobierno. Sí lamenta la decisión, "porque al igual que la lucha por la equidad, la acción climática se justifica en el anhelo de justicia. Es una lástima que se haya tenido que alejar la COP de un país en el que justamente la inequidad está en el centro del debate", dice.

Agrega que la acción climática implica también avances en justicia climática, "lo que en términos concretos implica cerrar brechas en la capacidad de adaptación al cambio climático de la población más vulnerable. Esos eran temas incluidos en la agenda de la próxima COP25 y lo serán también en las próximas".

"Lamentable", coincide Ezio Costa, de la ONG Fima. A su juicio, esta cancelación tiene varios efectos negativos para Chile y no solo desde la organización ni lo económico, sino también efectos perjudiciales en cuanto a que de las declaraciones del Presidente Piñera se puede establecer que "el Gobierno cree que un mes más esto va a seguir de la misma manera, entonces no hay una disposición a resolver los conflictos que nos tienen en las movilizaciones actuales. Además, dice Costa, el que no se realicen las cumbres, también invisibiliza el conflicto chileno, sobre todo respecto de la violación de los derechos humanos.

Solos en el cumpleaños

Manuel Baquedano, presidente del Instituto Ecología Política, es de los pocos que está de acuerdo con la cancelación del evento. "No estaban las condiciones, primero de seguridad, segundo de logística y tercero, políticas para poder asegurar que esta conferencia mundial pudiera ser normal", señala.

Desde antes de este estallido social de los últimos 13 días, Baquedano era partidario de no realizarla. "Mi posición siempre ha sido que el proceso de la COP es un proceso fracasado, lo mostrado en la reunión de Nueva York fue solo ambición, si finalmente firmaron 67 países que representan solo el 7% de la generación de la contaminación. Es evidente el naufragio del Acuerdo de París", recalca.

Baquedano dice que extraoficialmente, e incluso antes que el presidente ruso Vladimir Putin anunciara que no vendría a la cumbre APEC, él ya tenía información que habían otros países que también estaban evaluando no venir a la COP25. "Eran varios los países que estaban con reserva, por lo que la cancelación puede que no solo haya sido una decisión del presidente Piñera sino que también de Cancillería que debe haber tenido los antecedentes de quienes no vendrían. Íbamos a estar solo en el cumpleaños", dice Baquedano.

Lo que sí lamenta el presidente del Instituto de Ecología Política, es la oportunidad de realizar la COP alternativa, reunión en la que ya estaban trabajando. De todas maneras, adelanta que intentarán salvar algunas reuniones y realizarlas igual.

Aprovechar lo adelantado

En todo caso, Costa señala que pese a que no se realice la reunión, nuestro país sigue presidiendo la COP25 hasta la realización de la próxima reunión, por lo que deberá seguir liderando las conversaciones. "La COP transciende por mucho los problemas que los chilenos podamos tener, es un problema global que no afecta solo ahora sino también a futuro. Hay una responsabilidad de Estado de mantener esas negociaciones y que ojalá, éstas sean lo más exitosas posible. No se ha dicho cómo se abordará".

Chile perdió una oportunidad, agrega Cordero, de exhibir sus logros a nivel internacional en materia de mitigación (acelerada y ejemplar transición a energías renovables) pero al menos dice que quedan como herencia los avances en términos de compromisos por la acción climática (como la carbono neutralidad al 2050 y calendario de cierre de termoeléctricas).

Adriana Bastías, directora de la Red de Investigadoras, señala que se pierde una oportunidad para conversar sobre el cambio climático, sobre cómo las personas hemos acelerado este cambio climático, y cómo en Chile se ha depredado una gran cantidad de recursos naturales. Tópicos relevantes que se debatirían en el encuentro, dice Bastías, eran la biodiversidad de especies, el uso del agua y cómo las personas se enferman en las zonas de sacrificio. "Todos son temas en que se pierde la oportunidad de discutir, de mostrarnos unidos como sociedad en asuntos que afectan la calidad de vida de todas las personas"

Para Pauchard, evidentemente se debe aprovechar lo que se desarrolló durante estos meses preparando la COP. "Desde la academia, hubo una contribución muy importante en distintas mesas de trabajo que debe ahora reflejarse en las políticas públicas. Lo más importante es que la solución a la crisis social debe considerar que los temas sociales y ambientales están intrínsicamente ligados, cualquier solución social debe considerar la sustentabilidad ambiental y viceversa, cualquier solución ambiental requiere considerar el componente social. Tenemos una oportunidad de compatibilizar ambas demandas de la sociedad, hay que tomarla".

Ahora es cuando se debe reforzar la necesidad de ubicar los temas medioambientales entre las prioridades del gobierno, dice el director nacional de Greenpeace. "En eso no se puede equivocar el presidente Piñera ya que se trata de demandas que tienen que ver con el corazón de las injusticia y desigualdades a las que han estado sometidos miles de chilenos, por ejemplo, en las zonas de sacrificio".

Pese a la cancelación, en SCAC señalan que la acción climática debe seguir. "Por eso desde la Sociedad Civil por la Acción Climatica desarrollaremos igualmente nuestra cumbre en la Comuna de Cerrillos. Esperamos que aunque no se realice la COP25 en nuestro país los compromisos de acción climática no se detengan y de hecho se aumenten debido a que las crisis sociales también tienen un origen medioambiental. Hacemos un llamado al gobierno de Chile de asegurar la ambición climática de la mejor forma una vez se aclare el futuro de la Cop25".

Comenta