Qué es ser comunista hoy, según tres generaciones

comunistas 3

En la semana que una mala jugada del alcalde de Daniel Jadue desordenó un poco las espartanamente disciplinadas filas rojas, la concejal Irací Hassler (28), el diputado Daniel Núñez (48) y la diputada Carmen Hertz (74) cuentan qué significa hoy, en el 2019, llevar la hoz y el martillo en sus corazones.




Irací Hassler Jacob, concejal comunista por Santiago, nació en 1991. Entonces, la hoy diputada Carmen Hertz Cádiz tenía 46 años y se conocía el Informe de la Comisión Verdad y Reconciliación -más conocido como el Informe Rettig-, que entre los casos de crímenes contra los derechos humanos listaba el de Carlos Berger, su esposo. Entre sus compañeros en la bancada de diputados comunistas se encuentra Daniel Núñez Arancibia, quien hoy tiene 48 años, milita desde 1985 y viene de una familia orgullosamente roja, donde su abuelo también "era comunista, estuvo relegado en Pisagua con Gabriel González Videla, y mi tío preso político con Pinochet".

Hertz recuerda que "entré al PC a los 23 años", y al contrario que Núñez, dice que "viene de una familia de derecha, muy conservadora". Hassler tampoco viene de familia comunista, y relata que ingresó al partido "al calor del movimiento estudiantil y social por la educación del año 2011", es decir, hace ocho años.  Cuenta que "al entrar a la universidad participábamos en espacios amplios de izquierda primero, en la Facultad de Economía, donde discutíamos mucho para cambiar la formación académica, sustento del neoliberalismo, e incorporamos varios cursos alternativos. Ahí conocimos a Manuel Riesco y estudiamos El Capital".

La joven concejal (28) rememora que "para mí fue un momento decisivo" cuando "en el curso pudimos incluso calcular el trabajo ajeno del que se apropiaban quienes tienen los recursos naturales y el capital en Chile, a costa de los trabajadores y trabajadoras", porque "se volvió imposible darme cuenta y no aportar, de la mejor forma que pudiera, a cambiarlo". Entonces, "entré a la Jota (Juventudes Comunistas)".

Edades, vidas y estilos distintos. Matices en su visión política, también. Como dijera hace cuatro días el también comunista ex ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza Gómez, el PC "nunca ha sido un regimiento" y sus militantes, "no somos autómatas". Pero sus filas sí son históricamente famosas por su casi espartana disciplina. Bien raro es hallar disensos públicos y menos riñas de callejón como las de sus primos socialistas. Así que en la semana que una mala jugada de otro comunista, el alcalde de Recoleta Daniel Jadue, desordenó un poco la testudo política que es el discurso del PC, La Tercera PM le consultó a tres generaciones (a través de la concejal, la diputada y el diputado) qué es llevar hoy en el corazón la hoz y el martillo. Y otras preguntas.

Mal que mal, el presidente PC Guillermo Teillier ya ha reconocido que en torno al remezón del informe de Michelle Bachelet sobre la Venezuela de Nicolás Maduro, "puede que existan cosas generacionales. Hay gente que ha pasado por la tortura, hay otros que tienen familiares muertos, hay otros que no, otros saben lo que es un golpe de Estado en carne propia, otros no lo han vivido. Y no quiero decir con eso que yo cuestiono las opiniones que tengan o las descalifique. Claro que puede haber matices, es normal".

¿Qué es ser comunista hoy?

Irací Hassler (IH):  "Ser parte de una lucha colectiva y organizada para transformar radicalmente la sociedad injusta en que vivimos. Actuar día a día para revertir el orden de privilegios y acumulación de riquezas a costa del tiempo y del trabajo de las mayorías, en un mundo que tiene perfectamente las condiciones para que todas y todos vivamos bien. Es confiar en la humanidad, luchar por una sociedad donde todas y todos nos desarrollemos libre y plenamente, con todas nuestras potencialidades, en igualdad en dignidad y derechos".

Daniel Núñez (DN): " Es soñar con una sociedad verdaderamente humana, donde no existe explotación de ningún tipo y somos libres para vivir de nuestro trabajo creador".

Carmen Hertz (CH): "Es estar sensibilizado y luchar frente a injusticias estructurales, como la desigualdad creciente, los abusos crecientes, el destrozo del medio ambiente, la opresión sobre la mujer, la impunidad de los crímenes de exterminio, el ignorar y reprimir a los pueblos indígenas, ser comunista es creer en una sociedad alternativa al neoliberalismo feroz y dogmático,un sistema amoral regido solo por la ganancia y el lucro, que produce una elite rentista, que no crea un ápice de valor agregado,un sistema financiero que solo especula".

¿Qué diferencia a un comunista del resto de la izquierda chilena?

Hassler: "Siempre me ha gustado la disposición a la lucha de las y los militantes, de ser activista permanente, y con alegría, esa alegría de quienes no van a ceder ante quienes promueven el odio y la precariedad de la vida. El PC se distingue también en su forma de organización, que genera síntesis a partir de argumentos en la discusión colectiva, para tomar mejores decisiones, e implica unidad en el actuar, con lo que nuestra acción política es más fuerte. Se destaca en la responsabilidad, que creo tiene que ver con nuestra historia, somos herederos y herederas de luchas y resistencias".

Núñez: "En su historia y presente siempre está íntimamente ligado a las luchas de la clase trabajadora y eso le da un sello propio en su actuar político, que lo distingue de otras fuerzas de izquierda".

Hertz: "Somos tributarios de las luchas históricas de la clase obrera desde fines del s. XIX, de las del campesinado por dejar de ser inquilinos, y las luchas estudiantiles que las han acompañado. Ese es nuestro sello distintivo, inspirado en lo mejor del pensamiento ilustrado y científico. Hemos impulsado los mejores avances democratizadores de nuestra sociedad".

¿Quiénes son sus referentes?

Hassler: "El ejemplo de fuerza y convicción de Gladys Marín está muy presente. Admiro profundamente su capacidad política y humana, destaco la importancia principal que otorga al movimiento social, así como la capacidad que tuvo de entender las luchas de las mujeres y de las disidencias sexuales como luchas centrales contra la opresión a los seres humanos, en momentos que eso implicaba ser muy rupturista. Angela Davis también me marcó mucho, mujer, negra, pobre, comunista estadounidense, encarcelada injustamente, que releva la lucha contra una articulación de las formas de opresión que ejerce el sistema capitalista, heteropatriarcal y colonial actuando sobre los sujetos y sujetas. Y hoy me parece muy potente la iniciativa política de Karol Cariola y Camila Vallejo".

Núñez: "Gladys Marín. Atilio Borón, sociólogo Argentino. Y un amor de juventud que rejuvenece gracias a mis hijos: el Che Guevara".

Hertz: "Nelson Mandela, Salvador Allende y Gladys Marín".

¿Tiene el PC que renovar sus ideas? ¿Por qué?

Hassler: "Debe estar en permanente reflexión, acción y transformación. Pero más aún en nuestro colectivo humano, el PC es un partido marxista, revolucionario, que busca hacer síntesis permanente, y eso requiere un debate permanente de las ideas. Estudiar en cada momento la realidad, las condiciones materiales y subjetivas que van cambiando, y analizar nuestra propia acción, nuestras capacidades, nuestras debilidades, para influir más en la conquista de derechos sociales y de condiciones de vida dignas. Si algún partido que se considera de izquierda creyera que no tiene que cambiar, creo que no sería sincero".

Núñez: "El PC está en permanente debate y sus ideas están en constante renovación. Nuestro desafío es comprender a la luz de la teoría marxista contemporánea los cambios y nuevas realidades del siglo XXI".

Hertz: "Claro, como todos los partidos. 2019 no es 1968 ni 1970, ni 1990. Tienes que pensar y repensar la forma en que el PC sea una herramienta de transformación social. La hegemonía política en el sentido gramsciano no se hace con discursos, ni solo en el Parlamento, sino en el tejido social, en la cohesión social de la que siempre hemos sido parte y nos ha permitido ver la realidad de los más desprotegidos y abusados. El comunismo no es un catecismo, sino una rica tradición política".

¿Quién es para usted Michelle Bachelet?

Hassler: "Cuando nací, las niñas no teníamos en nuestros imaginarios la posibilidad de que una mujer fuera Presidenta. Ahora sabemos que sí. Y que lo puede hacer con valentía, que puede conquistar un gran capital político y ponerlo a disposición de transformaciones relevantes. Eso lo valoro mucho".

Núñez: "Una líder que encabezó un gobierno -de la Nueva Mayoría- que avanzó en reformas estructurales contrarias al neoliberalismo y se atrevió a hacer cambios verdaderos en Chile".

Hertz: "Una gran dirigente política, un gran ser humano, una luchadora social y una mujer resiliente y ejemplar".

¿Quién es para usted Ricardo Lagos?

Hassler: "Lagos representa para mí el acuerdo entre la élite, entendido como un compromiso de mantener las cosas como están, de no incomodar a quienes ostentan el poder. Una política del consenso con connotación negativa".

Núñez: "Una figura que representa a la Concertación y que está superada por la Historia. Valoro que se enfrentara a la dictadura de Pinochet".

Hertz: "Un gran político, a quien respeto y con quien no comparto lo que fue su concepción de la transición y del movimiento popular".

¿Qué rol histórico le asigna al Frente Patriótico Manuel Rodríguez?

Hassler: "Su aporte fue fundamental en la desestabilización del régimen, promoviendo una creciente movilización social, para que el pueblo masivamente ejerciera el derecho de rebelión ante la tiranía y generando condiciones que culminaron con el plebiscito. La salida de la dictadura fue un triunfo popular, en ningún caso solo de un lápiz y un papel. Con el plebiscito y el retorno a la democracia, las condiciones habían cambiado y así lo deben hacer también las políticas y las formas de lucha, como lo hizo el PC. Es lamentable que eso no haya sido comprendido así por algunas personas, que continuaron con una línea que si bien fue correcta y heroica en dictadura, ya no lo era en democracia".

Núñez: "Representó la lucha mas decidida y combativa contra la más brutal dictadura en la historia de Chile. Tienen toda mi admiración por su entrega y creo que el país le debe un homenaje a todos quienes lucharon contra la dictadura empleando las armas y arriesgando su vida".

Hertz: "Durante la dictadura representó el derecho a la rebelión contra la opresión de que fuimos víctima como sociedad, equivalen a la resistencia europea frente al nazismo, surgieron en los '80, después que cientos de militantes de la izquierda chilena fueron encarcelados, asesinados o hechos desaparecer completamente indefensos".

Comenta