El día 2 de Siches: un Congreso tenso y su llamado a un acuerdo para afrontar la crisis migratoria y la violencia en el sur

16 DE MARZO DE 2022/VALPARAISO El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson (i) y la ministra del Interior, Izkia Siches (d), durante la Sesión de Sala de la Cámara de Diputados, en donde se analiza la extensión del Estado de Excepción Constitucional en la zona norte por la situación migratoria FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Un día después del grave incidente que sufrió en la comuna de Ercilla -por el que el gobierno definió no querellarse luego de que la fiscalía abriera una investigación de oficio-, un ambiente tenso recibió a la ministra en la mañana cuando llegó a la Cámara. Sin embargo, terminó aplaudida y logró que al menos se extendiera el estado de emergencia en el norte por 15 días más, pese a la resistencia inicial del PC y el voto en contra de la senadora Campillai.




Al verla ingresar por primera vez a la sala de la Cámara de Diputadas y Diputados, el vicepresidente de la corporación, Alexis Sepúlveda (PR), quien se encontraba en ese instante dirigiendo el debate, pidió darle la bienvenida a la ministra del Interior, Izkia Siches.

Sin embargo, desde las bancadas no se escuchó ningún aplauso. La mayoría presente en la Sala más bien observaba en silencio. Tampoco hubo gestos de desaprobación. Solamente los pupitres de los diputados del Partido Republicano lucían hojas con la frase: “Estado de Excepción para Biobío-Arauco”.

La titular del Interior iba acompañada por el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson. El objetivo de ambos era defender la prórroga del estado de excepción constitucional de emergencia por 15 días más en el norte.

No obstante, el ambiente estaba tenso no solo por parte de la oposición, sino también por el oficialismo.

El inicidente que sufrió la ministra en su fallida visita a la comunidad mapuche de Temucuicui, donde su comitiva fue recibida con disparos al aire y barricadas -y por el cual el gobierno definió no querellarse-, había generado una fuerte presión para que el gobierno de Gabriel Boric también prolongara el estado de emergencia en el Biobío y La Araucanía. Las exigencias no solo venían de la derecha, también el diputado socialista Leonardo Soto había instado al Ejecutivo a reconsiderar su negativa de no extender la presencia militar en la Macrozona Sur.

El hecho también fue remarcado al inicio de la sesión por el diputado RN y representante de La Araucanía, Miguel Mellado, quien le reprochó a la ministra el uso del concepto Wallmapu y la improvisación de la visita a Temucuicui. “Ellos no son amigos de ustedes... Ahí asesinaron a un PDI”, le dijo, mientras Siches escuchaba en silencio.

Por otra parte, las aguas dentro Apruebo Dignidad tampoco estaban tranquilas. El martes la bancada del PC, FREVS e independientes le hicieron ver al ministro Jackson su reparo a que la primera acción del gobierno de Boric frente al Congreso fuera una solicitud de un estado de excepción, independientemente de que -a juicio de La Moneda- la disposición para el norte por la crisis migratoria tuviera una justificación distinta a la del sur.

De hecho, antes de la votación, la bancada integrada por comunistas, FREVS e independientes se retiró de la Sala para sostener una reunión y acordar una postura colectiva.

Y a pesar de que algunos integrantes de ese comité estaban molestos con el Ejecutivo al verse obligados a votar un tema simbólicamente complejo para la izquierda -como visar la presencia militar en tareas de seguridad interna-, finalmente se resolvió que la apoyarían mayoritariamente, pero dejando en claro su crítica.

Además, se acordó que se dispensaría a las diputadas PC Lorena Pizarro y María Candelaria Acevedo, víctimas de la represión de la dictadura, para que pudieran votar en contra de la medida.

La postura de la bancada fue remarcada en la Sala por el diputado comunista y representante de Tarapacá, Matías Ramírez. “Acá tenemos compañeras que han sufrido el flagelo de la dictadura cívico-militar y que se les pone en una situación imposible. Eso nos tiene que llamar a la reflexión, porque estas comunicaciones son necesarias para que esto no vuelva a ocurrir”, dijo el parlamentario en una crítica frontal a los ministros de La Moneda, a los que se les advirtió que no habría una nueva votación a favor para el estado de emergencia en el norte.

Al hacer uso de la palabra, la titular del Interior, que escuchó atentamente todo el debate, se hizo cargo de las críticas. “Obviamente me toca liderar una cartera que no es sencilla”, dijo al abrir su discurso.

Quiero hacer una invitación a todas y todos, que en materia de inmigración y de seguridad y del conflicto en nuestro sur, en nuestro Wallmapu, Araucanía o Biobío, como quieran señalar en su nombre, tenemos que ponernos de acuerdo. Si no logramos ponernos de acuerdo, quienes estamos en esta Sala, es muy difícil darle señales claras a la ciudadanía”, dijo, al tiempo que recalcó que ninguna solución es “sencilla” y que tampoco habrá respuestas “mágicas”.

Respecto de la crítica del PC, Siches también dijo que había un factor de temporalidad, pues la vigencia del estado de emergencia en el norte vencía el jueves en la noche, lo que obligó a que este tema fuera la primera acción del gobierno del Presidente Gabriel Boric ante el Congreso. Además expresó sus respetos a las diputadas Pizarro y Acevedo, entendiendo su voto en contra.

Además, reiteró que los estados de excepción no habían dado los resultados esperados en el caso del sur, por lo que reiteró que la respuesta del Estado para violencia en La Araucanía y el Biobío debe provenir desde la política. “El rumbo por el cual hemos caminado no nos ha dado los mejores resultados. Desde ya me pongo a disposición, con el ministro Jackson, para reunirnos con distintas bancadas para poderles mostrar qué tenemos en mente para estos problemas, que no son del gobierno, son de todo nuestro país. Los requiere a ustedes involucrados. No los vamos a solucionar solos ni en cuatro años”, agregó la ministra.

Al término de su discurso, los diputados aplaudieron por primera vez a la secretaria de Estado, quien también en la votación logró el respaldo mayoritario del hemiciclo para prorrogar el estado de emergencia en el norte. La solicitud presidencial, que en la tarde se votaría en el Senado, logró 142 votos a favor, una abstención (René Alinco) y tres en contra (Lorena Pizarro, María Candelaria Acevedo y Pamela Jiles).

Tras la sesión, Siches almorzó con la bancada del Frente Amplio y luego se reunió con las mesas de la Cámara y el Senado, encabezadas por el diputado Raúl Soto (PPD) y el senador Álvaro Elizalde (PS).

En la tarde, en el Senado, si bien su ingreso al hemiciclo fue igualmente sigiloso, la recepción fue menos hostil que en la Cámara. Varios legisladores se acercaron a saludarla. Uno de ellos, el senador Felipe Kast (Evópoli), representante de La Araucanía, se sentó incluso al lado de ella para conversar.

En los discursos, algunos personeros de oposición solidarizaron con la titular del Interior por el incidente que sufrió, sin embargo, también reiteraron algunas de las críticas que habían hecho los diputados más temprano. Por ejemplo, el senador RN Francisco Chahuán le expresó su respaldo, pero también repitió el cuestionamiento al uso del concepto Wallmapu.

En tanto, la senadora independiente Fabiola Campillai anunció su voto en contra, al tiempo que expresó su solidaridad con los inmigrantes. “No puedo aceptar que un problema de humanidad se militarice. No a la militarización en el norte y el Wallmapu. Sí a una mesa de diálogo latinoamericana para darle solución a este problema”, dijo.

En respuesta, la ministra dijo que respetaba la opinión de la senadora, pero que la medida buscaba precisamente atender los requerimientos humanitarios de inmigrantes con el refuerzo del personal militar.

Además, en línea con lo expresado en la mañana, manifestó la disposición de reunirse con todos los sectores políticos para exponer y escuchar propuestas para temas que requieren un acuerdo amplio como La Araucanía y la crisis migratoria.

Comité policial extraordinario en La Moneda

El paso en falso de Siches en La Araucanía siguió resonando esta mañana en La Moneda. A primera hora llegó el subsecretario de la cartera, Manuel Monsalve, para liderar un encuentro con el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez -quien acompañó a la ministra a la zona- y con el prefecto general de la PDI, Lautaro Arias.

En la cita, según quienes conocieron del intercambio, ambas partes abordaron los protocolos que se siguieron en el fallido ingreso de Siches a la zona de Temucuicui y las alertas que personal policial había hecho a la titular de Interior y que, según transmitieron desde esa institución, no fueron escuchadas. Dicha versión, en todo caso, fue descartada desde la cartera desde donde recalcaron ayer que Carabineros sí participó de la avanzada y de la preparación de la visita.

Tras casi dos horas, Monsalve encabezó una vocería desde la entrada del Ministerio del Interior para agradecer a ambas instituciones por haber resguardado en todo momento la seguridad de la comitiva y detalló que “hemos conversado respecto a buscar mejoras en los protocolos y respecto al desplazamiento de las autoridades”.

Asimismo, la autoridad aseguró que se estaba evaluando interponer una denuncia por parte del Ministerio del Interior, algo que finalmente se desechó.

El traspié fue monitoreado durante la jornada, además, por personeros de la Secom, liderada por Pablo Paredes, quien sostuvo diversas reuniones en que se analizó el tema.

A su vez, según fuentes de La Moneda, el Presidente Gabriel Boric ha estado “muy atento” a los efectos de la visita de Siches a La Araucanía, la que la ministra ha defendido y cuya avanzada planificó días antes del cambio de mando. De hecho, el propio Mandatario lideró ayer -a primera hora- una reunión con su comité político en medio de la crisis.

En la coalición de gobierno han surgido voces críticas del accionar de Siches. En algunos partidos no son pocas las voces que aseguran que se pecó de exceso de confianza por parte de la titular de Interior. De hecho, la incomodidad incluso se ha dejado ver en el propio gabinete. Por ejemplo, la ministra de Defensa, Maya Fernández, no estaba en conocimiento de que en la agenda de Siches estaba contemplada la visita a Temucuicui, pese a que viajó junto a su par para planificar lo que han denominado como la “desescalada” de la militarización de la zona.

No obstante, el subsecretario Monsalve señaló que sí estaba en conocimiento y que, de hecho, él y su equipo siempre participaron de la planificación de la visita.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.