“Fuerza mayor”: Por qué tras dos años y medio de pandemia aún hay establecimientos con clases virtuales

La puerta a lo telemático que la pandemia abrió parece quedarse así por un buen tiempo. En Santiago y Providencia, por nombrar algunos ejemplos, hay establecimientos que mantienen esta modalidad. Sus sostenedores aducen motivos de seguridad y continuidad de estudios con motivo de las manifestaciones estudiantiles.


A partir de 2020, la pandemia del Covid-19 cambió muchas cosas de la vida cotidiana, entre ellas, las clases en colegios del país. En un primer momento, cuando los encierros eran la norma, las autoridades del Ministerio de Educación permitieron, con el afán de darle continuidad a los aprendizajes, las jornadas telemáticas.

Con el correr de los meses y el retroceso de la crisis sanitaria, las restricciones se fueron relajando. Primero, se hizo obligatorio que los establecimientos abrieran, sin libre arbitrio. Y luego, desde 2022, ya comenzó a ser ineludible nuevamente la asistencia para los alumnos. De a poco, lo virtual comenzó a dejarse atrás.

Sin embargo, a dos años y medio del arribo del coronavirus a Chile y con la normalidad como regla, la puerta de la virtualidad sigue abierta. En algunos casos, ni siquiera por motivos sanitarios. Aun cuando este viernes ese tipo de restricciones llegarán a su fin, habrá establecimentos que mantendrán la idea de lo telemático.

Así, por ejemplo, a la comunidad educativa del Liceo Carmela Carvajal de Providencia se le informó el 16 de septiembre lo siguiente: “Junto con saludar, informamos a ustedes el comienzo del receso pedagógico por el período de Fiestas Patrias, a partir del 16 al 23 de septiembre, retornando a clases el día 26 de septiembre, en modalidad virtual, mediante la plataforma Classroom (Meet)”.

En el mismo escrito firmado por Makarenna Bustos, directora del establecimiento, se comunicaba que los talleres extraescolares también se realizarían de manera virtual y que en caso de que algún estudiante requiriera el préstamo de una tablet para el trabajo en sus hogares, podría solicitarlo presencialmente junto a su apoderado. Asimismo, el Consejo Escolar también era citado para este 26 de septiembre vía Meet “para dar a conocer el proceso académico de las clases virtuales correspondientes al retorno de la continuidad escolar”.

Pero, ¿qué llevó a la Corporación de Desarrollo Social de Providencia, sostenedora del liceo, a tomar esta decisión? Sonia Moreno, su secretaria general, lo explica: “Tras el plebiscito, algunos estudiantes de nuestros liceos, junto a otros de Santiago, comenzaron una serie de movilizaciones por demandas de índole nacional”. Estas movilizaciones, dice, “han derivado en suspensión de clases, siendo la situación del Liceo Carmela Carvajal la más repetida, generándose ahí la suspensión más periódica de la jornada escolar, sin poder realizarse clases de manera normal”.

Y argumenta: “Para resguardar la seguridad de las y los estudiantes, además de poder retomar las clases, es que se determinó que las próximas dos semanas se realizarán clases de manera online”. Para esto, añade, ya se solicitó la autorización correspondiente a la seremi de Educación. “Esperemos que muy pronto podamos regresar a las clases presenciales, en un ambiente tranquilo y seguro para la comunidad”, cierra.

El Carmela Carvajal es la única institución en dicha comuna bajo esa modalidad, aunque en otros establecimientos, como el Liceo Lastarria, han ocurrido hechos que también han derivado en suspensión de clases, aunque en todo caso ahí tiene separados a estudiantes de básica y de media y son estos quienes generalmente se unen a las movilizaciones. La suspensión, por tanto, no afecta a todos.

En Santiago ocurre algo similar en el caso del Instituto Nacional, donde ya estuvieron varios días en esa modalidad y este lunes retornaron a clases de manera híbrida, es decir, con presencialidad, pero también con una cuota importante de virtualidad entre las jornadas de mañana y de tarde de las y los alumnos. “La entrega de almuerzo Junaeb se realizará entre las 12:30 y 14:30 horas para estudiantes en modalidad presencial y online”, decía el comunicado interno del 22 de septiembre.

Desde la Dirección de Educación de la Municipalidad de Santiago (DEM), su jefe Rodrigo Roco detalla: “Efectivamente, la dirección del establecimiento, consultando además al Consejo de Profesores, y en coordinación y con apoyo de la DEM, definió el regreso a clases para este lunes 26 de septiembre en modalidad mixta, es decir, combinando clases presenciales con remotas e ir rotando los niveles (cursos) de forma 2 por 1 (dos niveles en presencialidad y uno en línea)”.

Esto, dice, “se trata de una medida de emergencia a la que nos hemos visto obligados y que queremos superar lo más rápido posible. A pesar de sus desventajas, esta modalidad mixta permite, durante días de emergencia, asegurar la cobertura de las clases y a su vez, posibilita que las y los estudiantes -en diferentes turnos- puedan ejercer presencialidad, que es lo fundamental”.

Y cierra: “Por eso asumimos esta medida como parte de una transición a la presencialidad total y que permite evitar estar interrumpiendo las clases constantemente, que es justamente lo que quieren los grupos descolgados que delinquen y llevan violencia hacia el interior de la comunidad”.

En Santiago, además, el Internado Nacional Barros Arana (Inba) también estuvo con jornadas de virtualidad hasta el miércoles de la semana pasada, cuando retornaron a la presencialidad todos los cursos.

Pero, ¿está permitido por el Ministerio de Educación esto que hacen en Providencia y Santiago? Desde la cartera exponen que la realización de clases remotas “es una excepcionalidad que responde a razones sanitarias o a hechos de caso fortuito o fuerza mayor”. Este último es el caso, agregan, “de los establecimientos educacionales que se han visto obligados a optar por esta modalidad a causa de deterioros graves que se hayan producido en su infraestructura”, para lo cual se aplican dos normativas.

La primera de ellas es el artículo 22 del Decreto N°67 de 2018 del Mineduc, que señala que frente a hechos fortuitos o de fuerza mayor que impidan al establecimiento dar continuidad a la prestación del servicio, pudiendo ocasionar serios perjuicios a los alumnos, el Departamento Provincial de Educación “arbitrará todas las medidas que fueran necesarias con el objetivo de llevar a buen término el año escolar”.

La otra es la resolución exenta N°3107 de 2022 del Mineduc, que clarifica cómo aplicar el artículo 22 del Decreto N°67, donde se establece que los establecimientos educacionales que por un caso fortuito o de fuerza mayor requieran optar por las clases remotas deben presentar una solicitud al Departamento Provincial de Educación para realizar este tipo de actividades “debido a que se ha producido un deterioro grave de la infraestructura y/o del mobiliario, que imposibilita la realización de clases presenciales, acompañado de un plan de clases telemáticas y de la información a la comunidad escolar”.

En simple, en la medida en que fue dañada la infraestructura de los establecimientos, esos hechos califican como “fuerza mayor”. No lo fue, por ejemplo, para los colegios sede de las pasadas elecciones.

Tanto en Providencia como en Santiago, cuentan desde ambos municipios, han tomado las decisiones tendientes a la virtualidad con el fin de darle continuidad a los aprendizajes, considerando que han sido de los establecimientos que más jornadas han pausado producto de las manifestaciones estudiantiles y los actos de violencia derivados de éstas, lo que ha llevado a que quede poco margen de acción para cumplir con las actividades académicas fijadas a inicios de año.

Y es que, a medida que ha ido avanzando 2022, las suspensiones de clases han obligado a los establecimientos que se han visto afectados a ajustar sus calendarios, que están cada vez más apretados y que llevó, por ejemplo, a que varios liceos capitalinos no tuvieran receso por Fiestas Patrias la semana pasada y sí jornadas recuperativas.

¿Y otros municipios? En La Florida, Quinta Normal e Independencia, todos sus establecimientos están sin virtualidad actualmente. “Todas nuestras unidades educativas están trabajando de manera presencial desde el inicio del año escolar. Las únicas situaciones en que hemos realizado algún tipo de clase online ha sido cuando hemos tenido alguna situación súper puntual, como un brote de Covid al interior de los establecimientos, lo que ha sido sumamente marginal. La asistencia, por ejemplo, ha vuelto a los niveles que teníamos antes del estallido”, señala Claudia Carillo, directora de educación de Independencia.

Asimismo, desde Estación Central exponen que los colegios y liceos de la comuna han vuelto a clases normales presenciales este lunes 26, “a excepción de la Escuela Arnaldo Falabella que retorna mañana martes 27 a clases presenciales por estar finalizando una reparación sanitaria”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.