Jacline Mouraud, fundadora del movimiento de "chalecos amarillos" franceses: "En Chile desgraciadamente traicionan la esencia del movimiento"

jacline

Jacline Mouraud. Foto: AFP

La activista francesa aseguró a La Tercera PM que ha seguido con atención las manifestaciones en Chile y que entiende el despertar que originó el movimiento. A diferencia de lo que pasó acá, asegura, en Francia el chaleco amarillo de las protestas se convirtió en el uniforme de todas las personas que sufren.




El 18 de octubre de 2018, Jacline Mouraud publicó un video en Facebook para denunciar los aumentos en el precio del combustible en Francia. Ese video tuvo seis millones de visitas y fue enmarcado como el origen del movimiento que justo un mes después comenzó a desatarse en las calles de París para protestar en contra de las políticas del gobierno.

Jacline Mouraud (51 años) es de clase media, tiene tres hijos y hasta ese entonces vivía en el departamento francés de Morbihan. Hasta poco antes de viralizar su denuncia en redes sociales trabajaba como bombero ocasional y de vez en cuando tocaba el acordeón. Hoy, sin embargo, un año después, es recordada como la inspiradora de la agrupación que creció en Francia -y avanzó sin vuelta atrás por el mundo- para reivindicar los derechos de la clase trabajadora: los chalecos amarillos.

Los chalecos amarillos, o gilets jaunes, pusieron en jaque la administración de Emmanuel Macron y le crearon al gobierno galo una de las peores crisis institucionales que había vivido. Pero aunque a poco de haberse desplegado en las calles, principalmente en los Campos Elíseos, lograron frenar las alzas que se habían prometido, las manifestaciones continuaron ya con otras demandas.

Ese mismo 18 de octubre, pero de 2019, Chile comenzó a vivir su propio estallido social con miles de jóvenes evadiendo el metro, con infinitas agrupaciones desplegadas en Plaza Italia y levantando carteles con un sinfín de demandas históricas. Caída la tarde, sin embargo, la violencia hizo lo suyo: los saqueos, incendios en el Metro y enfrentamientos con carabineros se apropiaron de parte de las protestas.

Con el correr de los días, con manifestaciones a lo largo del país y ante el miedo de nuevos robos en sectores residenciales, un grupo de personas comenzó a utilizar la misma vestimenta que en Francia, pero con un fin distinto. En comunas como Renca o La Florida, los vecinos se vistieron con chalecos amarillos para identificarse y organizaron turnos para no dar paso a los violentistas. Después de eso, la idea llegó a otros sectores de la ciudad. Ahora, el fenómeno podía ser visto en Vitacura, Las Condes o Reñaca. 

Pero el fin comenzó a cambiar. Conocidos fueron los casos del hombre que, usando un chaleco amarillo en Viña del Mar, golpeó con un bate en la cabeza a una mujer que esperaba sumarse a una marcha en Reñaca; o también los disparos de John Cobin, el estadounidense que disparó en la Av. Borgoño en contra de los manifestantes.

[caption id="attachment_902955" align="aligncenter" width="600"]

Chalecos amarillos en Viña del Mar. Foto: AgenciaUno[/caption]

Para Jacline Mouraud, estos hechos "desgraciadamente traicionan la esencia misma del movimiento de los chalecos amarillos". Así lo plantea en conversación con La Tercera PM, donde además dice que aunque en Chile no se use con el mismo propósito, el chaleco amarillo "se ha convertido en un símbolo mundial, en un uniforme de protesta. Es el instrumento por el que las personas explican que desde un momento dado, ya no están de acuerdo con el sistema".

Lo que ocurre, dice, es que en su país los chalecos amarillos -donde ese color se transformó en el de "todas las personas que sufren- "no atacaron a los manifestantes, ya que ellos son los manifestantes".

Sobre las protestas chilenas, Mouraud cuenta que vistas desde afuera son "impresionantes", pero que entienden con claridad el despertar que provocó el movimiento que nació el 2018 en Francia, aunque asume que en su país están "lejos de la precariedad que pueden tener ustedes".

-En un inicio fue un fuerte símbolo de unión, que tuvo el apoyo del 80% de los franceses. Un año después, el movimiento ha producido más rechazo, porque fue y es todavía es demasiado violento.

-Las personas que salieron a las calles lo hicieron como último recurso. En cierto modo, buscaban decir que las cosas no estaban bien, que estaban muriendo. Es un movimiento que partió desde el campo francés. Todos han abierto sus ojos frente a la precariedad francesa, que antes estaba oculta.

-Vista de Francia, la protesta chilena es comprensible. Es normal que todos los ciudadanos del mundo puedan desear vivir normalmente. Lo que es común a todos los levantamientos populares que el planeta está experimentando actualmente, es la mala distribución de riqueza. Estamos presenciando el colapso de la sociedad financiera que dará nacimiento a un modelo más virtuoso. Mientras tanto, estamos experimentando un período de caos.

Comenta