Los pasos tras la ofensiva opositora para defender la admisibilidad del posnatal de emergencia en su trámite final

Por primera vez partidos de la Convergencia Progresista y el Frente Amplio coordinaron una declaración para alinearse detrás de una iniciativa concreta. A la ofensiva también se sumó la DC. En el sector lo leen como un hito relevante para el acercamiento entre los dos bloques.




Una seguidilla de reuniones sostuvieron ayer los presidentes del Frente Amplio con sus pares de la ex Nueva Mayoría. En un margen de tres horas, los timoneles de los cuatro partidos frenteamplistas -Convergencia Social (CS), Revolución Democrática (RD), Partido Liberal (PL) y Comunes- se reunieron, en primer lugar, con su par de la DC, Fuad Chahin y luego con los líderes de la Convergencia Progresista, Heraldo Muñoz (PPD), Álvaro Elizalde (PS) y Carlos Maldonado (PR).

Y pese a que las citas fueron separadas, el objetivo fue el mismo: coordinar una estrategia común para hacer frente a la iniciativa anunciada ayer por el Presidente Sebastián Piñera, que busca beneficiar a madres cuyo posnatal expire durante la emergencia y a cuidadores de niños con edad preescolar. Ese proyecto se contrapone al posnatal de emergencia que ha defendido la oposición y también algunas parlamentarias oficialistas.

En ese sentido, el sector buscó, además, el alinearse para defender en conjunto la admisibilidad de la moción parlamentaria que este viernes será revisada por una comisión mixta.

Así, los dirigentes de la centroizquierda acordaron que impulsarán que el posnatal de emergencia supere el trámite en esa instancia, la que deberá zanjar su futuro luego de que la oposición sufriera una derrota y el Senado declarara como inadmisible la iniciativa.

La idea se venía conversando hace unos días al interior del Frente Amplio, desde donde si bien creen que tendrán la mayoría para que la mixta revierta la inadmisibilidad de la moción, advierten que si no están garantizados los votos en la sala de la Cámara Alta, todos los esfuerzos serán en vano. En ese sentido, los dirigentes del sector buscaron articular un respaldo desde las directivas y pidieron alinear a sus legisladores detrás de la iniciativa.

De hecho, en la cita entre Chahin y los frenteamplistas, la Democracia Cristiana, partido que tuvo dos senadores que votaron en contra de la admisibilidad de la iniciativa (Jorge Pizarro y Carolina Goic), se comprometió a hacer gestiones para contar con el mayor respaldo posible en ese comité.

Sin embargo, los democratacristianos habrían advertido que no podían asegurar que todos sus parlamentarios en la Cámara Alta terminen por aprobar la iniciativa. En ese sentido, habrían apuntando a que la postura de la senadora Goic es “compleja”, debido a que ella defendió su voto bajo el argumento de que si bien apoyaba el proyecto, se debía respetar las atribuciones que entrega la Constitución a los legisladores, apuntando a que la iniciativa se trataba de una materia de seguridad social e irrogaba gasto fiscal.

Otro punto que se abordó en las reuniones del sector fue el plan de emergencia que suscribieron la DC, el PS y el PPD con el oficialismo el 14 de junio pasado. Dicho pacto contempló, justamente, los alcances del proyecto de ley enviado ayer por el Mandatario. En ese sentido, dichas colectividades aclararon que el acuerdo no contempló nunca que se desistiera de la moción parlamentaria y que, por tanto, serían materias que se verían en “carriles separados” en el Congreso. De hecho, varios manifestaron la necesidad de mejorar la iniciativa de La Moneda e, incluso, destacaron que respecto a las madres que tienen trabajos informales algunos aspectos de la iniciativa podrían ser complementarios al posnatal de emergencia.

Así, esta mañana, se dio a conocer una declaración entre las colectividades del FA y la Convergencia Progresista, en la critican la alternativa del Ejecutivo y se detallan los alcances de la estrategia.

“La propuesta anunciada ayer por el Presidente Sebastián Piñera, en la parte referida a madres que actualmente gozan de permiso postnatal, no cumple el mismo objetivo, ni se acerca a los beneficios contenidos en la moción parlamentaria, pues llevaría inestabilidad laboral y disminución de sus ingresos a un gran porcentaje de dichas madres”, se lee en el documento.

Asimismo, reiteraron “su convicción de que el proyecto es admisible” y anunciaron que pedirán un informe técnico a “destacados juristas” para defender esa postura, a la vez que llamaron al gobierno a “patrocinar y apoyar esta medida, por ser de suma urgencia, y existir amplio consenso social sobre su justicia y necesidad”.

Por su parte, desde el FA aseguraron que en el caso de la DC no se logró levantar una declaración conjunta, debido a que desde esa colectividad sostuvieron que primero debían discutirlo internamente.

Comenta