Marcha atrás: Las nuevas disposiciones tras alza de contagios en el mundo

Trabajadores de la salud toman muestras para detectar posibles infecciones por coronavirus después de la aparición de un grupo de casos debido a la apertura ilegal del club nocturno en Quiberon, Francia, el 29 de julio.

Obligación de usar mascarillas en Francia, postergación de aperturas en Reino Unido y en Buenos Aires, y el debut de los cines en Rusia pero solo con películas "ligeras y sencillas", son las medidas que han tenido que adoptar algunos países.




Luego de iniciar gradualmente fases de desconfinamiento, son varios los países que han tenido que volver a adoptar nuevas medidas para evitar una mayor propagación del Covid-19. Con 17,5 millones de contagiados en el mundo y más de 678 mil fallecidos, el virus no da tregua, ni siquiera en los países que ya pasaron por su peor momento.

Francia, por ejemplo, comenzó a flexibilizar sus medidas el 11 de mayo y, sin embargo, las autoridades sanitarias del país han confirmado un “aumento marcado” del 54% en el número de casos de coronavirus desde la semana pasada. El promedio de siete días de nuevas infecciones ha superado las 1.000 por día por primera vez desde la primera mitad de mayo. El país registra 186.573 contagios y 30.254 muertes.

Ante el sostenido aumento de los casos en este territorio, las autoridades decretaron que desde el 20 de julio, y hasta nuevo aviso, el uso de mascarilla es obligatorio en todos los lugares públicos cerrados. Este viernes, el Ejecutivo dio a los gobiernos locales el poder para ordenar el uso de mascarillas en los espacios públicos al aire libre. La ciudad de Lille ya impuso que las mascarillas sean obligatorias desde el lunes en zonas peatonales y parques. Desde el miércoles Francia inició una “distribución masiva” de mascarillas a 8,2 millones de personas vulnerables frente al coronavirus.

Foto: Christophe Archambault/AFP/dpa

El aumento de casos en Reino Unido también ha obligado al primer ministro Boris Johnson a dar marcha atrás en sus planes de reapertura. Una siguiente fase de desconfinamiento debía llegar este fin de semana a Inglaterra, sin embargo, esto ya no será así al menos hasta unas cuantas semanas más.

En una conferencia de prensa hoy, Johnson informó las últimas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales e indicó que “es probable que la prevalencia del virus en la comunidad, en Inglaterra, aumente por primera vez desde mayo”. Así, el mandatario recalcó que la reapertura de la sociedad estaba “condicionada” al “progreso continuo contra el virus” y que “no dudaría en frenar” si fuera necesario.

Por eso, lugares como casinos, bowling, pistas de patinaje y servicios de contacto cercano que debían abrir este 1 de agosto deberán permanecer cerrados hasta el 15 de agosto. Los espectáculos en interiores tampoco se reanudarán, no se realizarán grandes eventos deportivos y no se permitirá la extensión planificada de recepciones de bodas con hasta 30 personas.

Miembros del personal del Grosvenor Casino en St James 'Blvd trabajan antes de la reapertura programada inicialmente para el 1 de agosto.

Este viernes unas 300 personas debían acudir a ver en directo el inicio del Mundial de snooker, que terminó por ser pospuesto, al igual que partidos de cricket y carreras de caballos.

Según los datos oficiales, los casos diarios han aumentado de un estimado de 2.800 a 4.200 desde la semana pasada. Reino Unido registra 302.301 casos y 45.999 muertes por Covid-19.

Cines con películas “ligeras y sencillas”

Rusia, por el contrario, ha ido evidenciando leves descensos en sus casos diarios lo que ha permitido que el país pueda reabrir actividades de entretenimiento. El gobierno levantó la prohibición de estas actividades el 13 de julio, aunque la decisión final corresponde a las autoridades de cada región. Se trata del cuarto país con más casos en el mundo, con 839.981 infectados y 13.963 fallecidos por el virus.

Una de las actividades que se comenzó a permitir en esta etapa de desescalada son los cines, que desde la semana pasada ya reabrieron en 10 de las 85 regiones rusas. El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, concedió permiso para que la reapertura de los cines sea desde mañana, 1 de agosto. En Moscú se previó que la reapertura de los cines se produjera el 15 de julio, sin embargo, la fecha tuvo que ser retrasada ante el alto número de contagios en la ciudad.

Pero hay una condición que los cines deben cumplir. El gobierno recomendó que por el momento las salas de cine solo programen películas alegres o “películas ligeras y sencillas”. El motivo es que con tantos meses en cuarentena, no sería ideal agregar más drama a la vida de los rusos mediante películas. De hecho, una de las primeras cintas que se estrenará en los cines de Moscú mañana será Happy-End, una comedia rusa.

Y más cerca en el mapa, en Buenos Aires la fase de reapertura, que anunció a mediados de julio el gobierno local, ha debido tomarse con más calma de lo que se esperaba. El gobierno de ese país informó hoy que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) mantendrá la cuarentena que rige actualmente, sin cambios, ni mayor apertura ni nuevas restricciones por otras dos semanas, es decir, hasta el 16 de agosto.

Una mujer pasa por una publicidad del gobierno, en Buenos Aires, el 17 de julio.

Desde el próximo lunes 3 de agosto se esperaba que se pasara a la fase dos del plan de seis etapas para la ciudad, sin embargo, aquello tendrá que esperar.

El aumento de casos y fallecidos mantiene preocupados al Presidente Alberto Fernández y a los jefes de la provincia y ciudad de Buenos Aires. Este jueves se registró un récord de muertes, con 153 en todo el país. Según las autoridades, los brotes de coronavirus que se han detectado surgen de reuniones sociales, entre familiares o amigos.

El diario La Nación explica que la decisión de mantener la fase actual de la cuarentena sin cambios se debe a que si bien el número de casos diarios es mayor al registrado al inicio de esta etapa del aislamiento, el nivel de ocupación de las unidades de terapia intensiva no aumenta al mismo ritmo. En el área metropolitana de Buenos Aires, ese indicador alcanzó hoy solo medio punto porcentual más que hace dos semanas (64,5%).

Esa evolución en el nivel de ocupación permite evitar una marcha atrás, pero no permite habilitar una apertura mayor, como se pretendía. En estas condiciones, el gobierno ha optado por apelar a la “responsabilidad individual”.

Comenta