Tercera PM

Presenta:

Marisela Santibáñez: “Con Heraldo Muñoz se cerraron puertas para el progresismo”

La diputada Marisela Santibañez (PRO).

La diputada del PRO comunicó durante los últimos días su decisión de abandonar la bancada PPD, de la que es parte desde que asumió en marzo de este año.


Hace meses corren los rumores del descontento de la diputada Marisela Santibáñez (PRO) en la bancada PPD, espacio del que forma parte desde que asumió en marzo de este año.Así lo confirma la parlamentaria, acusando que ha sido excluida de distintas tomas de decisiones y explicando que hay descoordinación entre las directivas de ambos partidos.

“Siempre hay que partir con lo bueno y positivo que uno adquiere. No fue una mala decisión de los progresistas de entrar a la bancada PPD, el balance no es negativo, es un buen balance. Aquello que se dijo fue una conversación privada con algunos compañeros, pero efectivamente no hay una comodidad. Más allá de eso, a muchos los reconozco como grandes progresistas, como Cristina y Guido Girardi, quienes tienen banderas como las nuestras, Loreto Carvajal o mi colega en la parte de cultura Carolina Marzán, trabajar con ellas ha sido fascinante y va a seguir siéndolo.

¿Y qué ha sido lo malo?

Hay otras partes donde uno se pierde. Tiene que ver con algo, que no me corresponde meterme porque es la interna de otros partidos, pero es visible para todos que no hay una votación en bloque respecto de temas súper importantes para quienes representan un sector político. Entonces en eso, siendo la única diputada del PRO, créeme que tengo la seguridad que si fuéramos más militantes del Partido Progresista siempre sería en conjunto. No hay una división en mi partido, incluso no habría división con el senador Navarro y Partido País, sino que una discusión.

¿Esa es la única razón?

El que no hubiese comunicación directa entre las directivas nacionales respecto a un comunicado o respecto o de alguna decisión como bancada a mí me afecta directamente. Yo represento a todo un movimiento, un movimiento que es tan importante como el PPD. Entonces haber luchado meses por que pusieran PRO en la bancada… Esas cosas lo resuelve un buen jefe de bancada.

¿Tiene reparos respecto a la gestión de Ricardo Celis como jefe de bancada?

En ese sentido, con don Ricardo Celis desde un comienzo fue difícil porque no nos conocíamos. Ahí hay evidencias que no hay una comunicación tan fluida dentro de su movimiento, porque yo no iba a llegar a pelear las comisiones, eso ya estaba hablado entre las directivas. Después conociéndonos si hubo un buen manejo de todo tipo de relaciones, pero ya las votaciones que van separadas me parecían muy extraños. O esta organización de sus equipos que no me parece muy de fiato, se volvió un poco difícil.

¿Y qué le parece que Heraldo Muñoz haya llegado a la presidencia del PPD?

Obviamente que con Heraldo Muñoz se cerraron puertas para el progresismo, yo no lo considero a él un progresista. Aquí los militantes del PRO podrán decir lo que quieran, lo mismo por Marco Enríquez-Ominami o Camilo Lagos, el presidente de mi partido a quien no se le tomó la opinión, por ejemplo, respecto al comunicado ante la libertad a los presos de Punta Peuco dictada por la Corte Suprema. Y ponen Pro-PPD… En mi partido, seremos más chicos históricamente, pero tenemos el respecto máximo de nuestras autoridades, no pasamos por encima. Ahí es donde ¡Pum! Crisis.

Cree que la directiva del PPD no es progresista…

Al cerrarle la puerta al progresismo desde la nueva presidencia, es incoherente para mí estar en ese lugar o seguir estando en ese lugar.

Entonces la decisión de dejar la bancada PPD ya está tomada.

Hay una cantidad de compañeros y militantes a los cuales yo sí los pongo en una mesa y nos ponemos a conversar y ponemos las cartas bien claras. Desde mi parte creo que ya llegamos a un lugar, hay que pasar una etapa. Si se cierran las puertas para el progresismo, vamos a esperar que las puertas que estuvieron abiertas antes sigan estando abiertas. Y créeme que hay puertas abiertas por lo que significa una diputada más en otras bancadas.

¿Ya inició conversaciones con otras bancadas, como la del Partido Comunista?

Sin duda todos los cambios que se quieran generar en Chile, incluso desde liderazgos presidenciales, no se logran sin los comunistas. No quiero decir con eso que ellos tengan una candidata o un candidato presidencial potente, pudiendo tenerlo, pero sin los comunistas es muy difícil lograr lo que se logró, por ejemplo, cuando Michelle Bachelet fue la candidata. Con el PC vengo trabajando hace mucho tiempo, por ejemplo con la ELAM. El trabajo social siempre va a hacer que uno se encuentre con los compañeros en distintos lugares, porque muchas de las banderas que tenemos son las mismas que las de ellos. En eso también está el socialismo y el Frente Amplio.

Hablando de eso… ¿Cómo es su relación con el Frente Amplio?

Ellos son distintas fuerzas. Pero creo que trabajar con Claudia Mix, con la diputada Natalia Castillo, con Diego Ibáñez en el tema internacional, como con Gonzalo Winter, con Pablo Vidal o Jorge Brito es excelente. Pamela Jiles para mí es una gran diputada, porque sé lo que le ha costado llegar y sé con lo que carga el hecho de venir desde las comunicaciones. Vamos en un buen camino para la unidad.

Más allá de la relación con diputados en particular, de manera institucional, ¿están en conversaciones con el PC para arribar a esa bancada?

Esa es una respuesta que tiene que dar el PPD como bancada, desde el Partido Progresista o del PC o PS, tienen que informar como corresponde. Yo como militante soy respetuosa, creo que las cosas tienen que hacerse en los tiempos que no agredan a nadie y que se discutan como tienen que discutirse, porque ha sido reciente mi incomodidad máxima en la bancada PPD por el comunicado que no se consultó, independiente de que la línea es la misma.

¿Podría elegir llegar a la bancada del Frente Amplio? ¿Hay ahí una alternativa?

Alternativas hay muchas. Por más que yo sea la única diputada del PRO, es importante para todas las bancadas contar con una miembro más. A todos los partidos de mi sector se les abren puertas conmigo dentro de sus respectivas bancadas, nosotros estamos por la unidad. Sé que en el Frente Amplio hay una alternativa, son una buena noticia para Chile, pero sé también que el mapa político de la centroizquierda desde la oposición se está reconfigurando, y en eso todos los partidos estamos llamados a la unidad.

¿Marco Enríquez-Ominami se involucra en este tipo de decisiones?

Marco es un militante más en el PRO, fue un gran diputado y es un compañero que por supuesto tiene una voz importante en cada decisión que tomo en mi trabajo en el Congreso. Pero toda decisión en cuanto a negociaciones partidarias es llevada por la directiva nacional del partido. Lo importante es legislar para la ciudadanía y devolverle la confianza al ejercicio de la política y a este Parlamento.

¿Cree que sigue siendo un liderazgo potente en la centroizquierda?

No cabe duda que su liderazgo es innato en la oposición. La agenda que impulsó al romper con la Concertación en 2009 fue visionaria, al punto que la mayoría de nuestras banderas son los temas que once años después estamos discutiendo como sociedad.

 

Seguir leyendo