Ordenar la casa: La dificultad de La Moneda para cerrar el capítulo por migración

Piñera

Foto: AgenciaUno.

Un día después de que el canciller Ampuero contradijera al subsecretario Ubilla sobre si migrar es o no un derecho humano, el gobierno hizo tres vocerías en 20 minutos para tratar de despejar el desorden comunicacional. Ni el Presidente, ni Ampuero ni la ministra vocera volvieron a pronunciar las palabras mágicas.




En menos de 20 minutos, tres autoridades distintas salieron abordar en el Palacio de La Moneda la polémica que ha generado la decisión del gobierno de restarse del Pacto Mundial para la Migración de la ONU. Primero fue el Presidente Sebastián Piñera, luego el canciller Roberto Ampuero y, finalmente, la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez.

La puesta en escena de los dos primeros fue improvisada y se suscitó a raíz de las diferencias que quedaron en evidencia entre el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla -quien dio a conocer el domingo la decisión de La Moneda sobre la materia- y Ampuero. Mientras el primero aseguró, como uno de los argumentos para restarse del acuerdo, que "nuestra posición es clara. Nosotros decimos que la migración no es un derecho humano", el titular de Relaciones Exteriores, ayer en el marco de una sesión en la comisión de RR.EE. de la Cámara, afirmó que "yo pienso que es un derecho humano migrar".

Los dichos del canciller generaron una complicación adicional para argumentar la postura de La Moneda, debido a que mostró una diferencia entre dos carteras y hoy generó "un desorden" a la hora de comunicar. En el Ejecutivo, ayer en la tarde y algunos hoy en la mañana, transmitían que la postura de Ampuero era la correcta y que los dichos de Ubilla fueron "desafortunados" debido a que migrar es un derecho humano que está consagrado en la declaración universal de la ONU.

Pero también se hizo ver que existían resquemores hacia la Cancillería por no haber prevenido oportunamente al Presidente sobre los antecedentes que precipitaron la negativa a suscribir el pacto.

Pese a eso, La Moneda apostó en la mañana por bajar el perfil, entregar un mensaje conciliador para referirse al tema y no atarse ni a los dichos de Ampuero, ni con los de Ubilla. En ninguna de las tres vocerías de esta mañana figuró la expresión "derecho humano".

Así, el Mandatario estuvo en la mañana junto Ampuero, participando en La Moneda del lanzamiento del año APEC Chile 2019. Luego de eso, Piñera salió al patio Los Naranjos a tomarse unas fotografías con los asistentes de la actividad. Caminó entre medio de la prensa y a los minutos, pasadas las 10.15, volvió -de manera improvisada- a realizar un punto de prensa para referirse al tema en disputa.

"En el tema de migración, la posición de Chile es simple y clara: toda persona tiene derecho a dejar o abandonar su país, pero también, todo país tiene derecho a decidir quién ingresa a su territorio. Y esos dos derechos a veces coinciden y a veces se contraponen", manifestó Piñera, en una declaración que duró dos minutos y donde no aceptó preguntas.

Con sus dichos, el Jefe de Estado dejó entrever la postura que en Palacio transmitían en privado. Que si bien "migrar", es decir, la acción de salir movilizarse de un país está consagrado como un derecho humano, el "inmigrar", que es llegarse a establecer en otro lugar, depende de cada país cómo lo regula.

En ese sentido, en el gobierno afirmaban que el "error" de Ubilla radicó principalmente en "el uso del lenguaje" y no "en el fondo".

El Mandatario, además, insistió en que "nuestro Gobierno, este Presidente, y con el apoyo de la inmensa mayoría de los chilenos, estamos promoviendo una política de migración para poner orden en nuestra casa, porque hubo mucho desorden en tiempos recientes, cuando ingresaron cientos de miles de inmigrantes en forma irregular o ilegal".

Diez minutos después de la intervención de Piñera salió a hablar Ampuero. En el mismo Patio de Los Naranjos, el canciller hizo un punto de prensa formal en el que sí aceptó preguntas.

"¿Se equivocó el subsecretario Ubilla al decir que migrar no es un derecho humano?", fue una de ellas. Ampuero optó por no responderla ni tampoco repetir sus dichos de ayer en el Congreso. En lugar de eso, contestó -en la misma línea que el Presidente- que "en el caso mío, quiero decirlo con mucha claridad: usted tiene y puede la libertad de irse del país donde vive, donde nació, donde reside. Es un derecho que usted tiene. Y otra cosa distinta es que los Estados tienen la facultad de decidir a quiénes dejan entrar entre quienes no son sus ciudadanos".

Después se le consultó si acaso "se aprendió una lección" respecto que los temas internacionales han de ser dados a conocer por la Cancillería -cuestión que no pasó en este caso- y si Ubilla había errado en usar el lenguaje.

"De este tema preciso va a ser la portavoz de Gobierno quien va a manifestar la opinión (…). Aquí existe una postura del gobierno", manifestó, mientras recalcaba que ya se tenía que retirar del lugar.

Y a los minutos después, terminada la alocución del canciller, apareció la ministra Cecilia Pérez. Tampoco precisó si la migración es o no para el gobierno un "derecho humano". Y pese a los públicos dichos, manifestó: "Insisto: no existe ninguna contradicción".

Agregó que "existe la mirada del Ministerio del Interior, que está llevando a cabo adelante en el Parlamento la política migratoria (…). Y existen las declaraciones por parte de Cancillería en lo que consiste el derecho de una persona en lo que consiste la entrada y salida de una persona desde su país de origen".

En vista de este cuadro, La Tercera PM solicitó a Interior contactar al subsecretario Rodrigo Ubilla para chequear si reafirmaba o no sus dichos del domingo. Al momento de publicar esta nota no se había recibido respuesta.

Diagnóstico

En La Moneda reconocieron, previo al cierre de esta edición, que la puesta en escena de las tres autoridades hablando "fue desordenada", sin embargo, intentaron justificarla argumentando que "cada uno cumplió un rol con la vocería".

Además, respecto a la intervención directa de Piñera, quien por segunda vez sale a "contener" diferencias entre Interior y Cancillería, en Palacio aseguran que es porque "quiso dejar clara" cuál es la postura chilena en un tema que al gobierno y al Mandatario le trae réditos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.