Un timonel salido del tablón: el perfil de Edmundo Valladares, el llamado a suplir a Mosa al mando de Blanco y Negro

Edmundo Valladares, el inminente presidente de Blanco y Negro

Edmundo Valladares, el inminente presidente de Blanco y Negro (Foto: Agenciauno)

El presidente del Club Social y Deportivo Colo Colo cristaliza una idea que comenzó a analizarse cuatro años antes, con su ingreso al directorio de la concesionaria. Amigo de los acuerdos, intentará darle gobernabilidad a una firma marcada por los desencuentros.




Cuenta un asistente al matrimonio de Edmundo Valladares que en plena fiesta llegó a sus manos una chaqueta bastante particular. Era blanca, lo que marcaba un contraste evidente con el impecable traje oscuro que lucía, pero ya evocaba al otro gran amor de su vida. Sin embargo, el otro detalle lo hacía aún más evidente: estaba decorada como si se tratara de la camiseta que Colo Colo vistió en la Copa Libertadores de 1991. “Con las líneas de Adidas en las mangas y, por supuesto, el escudo del club en el corazón”, relata el testigo de la escena. Valladares no se la sacó más. Contó con la complicidad de su flamante esposa, a quien conoció precisamente gracias al club de sus amores.

La vida del inminente presidente de Blanco y Negro está marcada a fuego por el Cacique. Se trata, literalmente, de un timonel salido del tablón. No precisamente del sector más radical. “Habrá ido a la Garra Blanca un par de veces, pero no era barrista ni mucho menos”, explica el mismo amigo. Lo que sí estuvo claro desde siempre era su irrestricto apego a los valores del club. Sobre todo a los más relacionados con su fundación. “Colocolino desde la cuna, arellanista. Di mis primeros pasos en Chiloé, pero crecí en Ñuñoa. Socio 101.045 y presidente del @CSDColoColo”, consigna su biografía en Twitter.

No es casual que la descripción del periodista de 37 años, titulado en la Uniacc y con un magister en periodismo escrito en la Universidad Católica, incluya exclusivamente alusiones a la pasión de su vida. Desde los siete años, de la mano de su padre, comenzó a ir al estadio. En torno a Colo Colo ha formado buena parte de sus afectos y la aspiración de devolverles el protagonismo a los socios le ha quitado buena parte de su tiempo. De hecho, le ha quedado escaso margen para ejercer su profesión. Fue parte de la dirección de Deportes de Recoleta hasta marzo de 2017, pero el edil Daniel Jadue no le renovó contrato. “Ahí queda claro que comunista no es”, dicen en su entorno.

Edmundo Valladares, en una conferencia en el estadio Monumental.
Edmundo Valladares, en una conferencia en el estadio Monumental. (Foto: Agenciauno)

El ascenso

Valladares fue uno de los principales articuladores de la filial Ñuñoa, uno de los colectivos organizados más numerosos y activos en el Club Social y Deportivo Colo Colo junto con los de Maipú y Santiago Centro. Ese rol le permitió ir creciendo paulatinamente en importancia dentro de la entidad matriz del Cacique. A mediados de 2015 ingresó al directorio del CSyD y en apenas dos años había sido comisionado para representarlo en una de las dos sillas con que la corporación cuenta en Blanco y Negro.

La designación para representar a la entidad histórica en la firma tenía, según cuentan directores de la época, un horizonte definido: era el primer paso para posicionarlo en la presidencia de Blanco y Negro. “Era una forma de visibilizarlo”, explican. Valladares calzaba perfecto con el perfil que requería una firma permanentemente convulsionada: es descrito por sus pares como un buscador de consensos, un conciliador. Precisamente lo que requiere un directorio permanentemente marcado por las disputas internas. Han pasado cuatro años desde entonces y la realidad es, virtualmente, la misma.

Sin embargo, no han sido pocas las ocasiones en las que el comunicador ha alzado la voz para criticar la gestión de la concesionaria. “No es serio que Colo Colo tenga tres técnicos en un año”, disparó en 2018, cuando asumía la presidencia del Club Social. Desde ese momento, ha evaluado cada controversia que ha involucrado a Blanco y Negro con dureza. “De ser verdad que el creador de ByN busca salir 15 años antes del término del contrato, sería la confirmación definitiva del fracaso de un modelo que no cumplió sus promesas de desarrollo deportivo y económico. De concretarse, nos parece una muy buena noticia para Colo Colo y su gente”, declaró en noviembre de año pasado, cuando el entorno de Leonidas Vial, cuyo sector terminó apoyándolo, daba las primeras señales de querer desprenderse de su participación en Blanco y Negro.

Un club para los socios

“Creemos que la solución definitiva debe apuntar a una nueva forma de administración, que devuelva el fútbol profesional al Club Social y Deportivo Colo Colo, a sus socios, socias e hinchas”, declaró en noviembre de 2020, cuando ya se vislumbraban movimientos accionarios entre los bloques económicos que controlan Blanco y Negro. En ese sentido, Valladares encabezó la elaboración de un plan estratégico que contiene los lineamientos para dirigir al club popular con miras al Centenario.

En ese decálogo es evidente el cambio de enfoque en la administración de Blanco y Negro que podría producirse con el nuevo timonel a la cabeza: además del potenciamiento del fútbol, en todo su espectro, hay una marcada presencia del rol social que debe asumir la entidad y de la necesidad de potenciar otras ramas deportivas.

Aunque la presidencia del Club Social y la presencia en el directorio de Blanco y Negro resultan dos actividades demandantes, hay otro aspecto que retrata a quien asumirá la responsabilidad de conducir al club albo: Valladares ha devuelto íntegramente los ingresos que debería percibir por integrar la mesa de la concesionaria. O, más precisamente, los ha aportado como cuotas extraordinarias a la gestión del CSyD, una muestra más de su alta identificación con el club.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.