Columna de Patricio Mardones: Casi todo por el estadio



Por Patricio Mardones, ex jugador de Universidad de Chile

Cambiaría cualquier cosa por ver a la U con un estadio. Cedería hasta una Copa Libertadores y los últimos títulos conseguidos por tener una casa propia. Cambiaría casi todo, menos la copa que conseguimos en 1994. Ese trofeo no lo cambio por ningún motivo por lo que significó para el futuro del club. El resto sí, lo cambiaría todo.

Como futbolista resentí no tener una cancha para jugar de local. Nosotros teníamos la costumbre de jugar en el Nacional los domingos a las cuatro de la tarde, pero no es lo mismo que jugar en tu estadio. Uno como jugador siempre quiso tener un lugar que fuese tuyo, del que pudieras decir con orgullo que esa era tu casa. El sentido de pertenencia.

En la calle el tema siempre te lo recuerdan. En mi tiempo como futbolista no eran tantas las burlas porque nos iba bien en la cancha. Nos decían más cosas buenas que malas, pero igual era tema. Ganamos campeonatos con mucha gente, con mucho público. Pero en el Nacional, no en nuestro estadio.

Tener un estadio te da un plus. Llegar al lugar y conocer a toda la gente, saber el espacio que hay desde el córner al lugar en el que lo pateas. O poder usarlo durante la semana las veces que quieras es algo impagable. Estoy seguro de que el estadio de la U pasaría lleno, sin importar la campaña del club. Con pocos o muchos puntos, no habría espacio para meter más gente. Sería todo un fenómeno lo que se daría.

Como director en la época de Heller, sé que siempre estuvo la opción de poder levantar un reducto. Pero siempre aparecía algún problema económico o de terreno que frenaba todo. Ahora existe la posibilidad de hacer alianzas con empresas, pero es clave mantener la pertenencia de la U. Si bien quizás es la única forma de levantarlo, no hay que olvidar que somos Universidad de Chile.

Ahora con la aparición de la opción de Cerrillos nos volvimos a ilusionar. La gente me paraba y me preguntaba si podía tener fe en que esta vez sí tendríamos estadio. El lugar es espectacular. Tiene buenos accesos, está bien ubicado. Pero nuevamente se sumó un obstáculo: el béisbol. Siempre pasa algo. Habrá que seguir esperando. La ilusión, como buen hincha de la U, seguirá estando por siempre.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.