La reinvención de la emprendedora María José Urbina y su foodtruck de helados

La emprendedora gastronómica es dueña de un foodtruck de helados que debido a la pandemia no ha podido operar, pero gracias al aporte del plan Impulso Tarapacá, ha logrado mantener y reinventar su negocio.




Para María José Urbina, vecina de la comuna de Alto Hospicio, el emprendimiento es algo que siempre ha llevado en la sangre. Proveniente de una familia de comerciantes, su padre comenzó a hacerse conocido en la zona a través de helados artesanales, idea que más tarde ella convertiría en su propio sueño.

María José tomó la base aprendida de la familia pero le dio un toque más moderno y personal: Alto Oasis sería el nombre de su heladería, la cual creó en el formato de food truck, para así poder moverse a través de la ciudad, asistir a eventos y contar con una mayor flexibilidad que la que ofrece un local tradicional.

Sin embargo, tras declararse la pandemia en la región de Tarapacá, su incipiente negocio se enfrentó con quizás el más grande de los obstáculos que podría tener un emprendimiento que recién comienza. Las restricciones propias de la cuarentena hicieron que el 2020, María José Urbina tuviera una gran baja en sus ingresos, ya que sus ventas bajaron drásticamente, teniendo que reducir costos y desvincular personal solo para mantener en pie su negocio.

Ante esta situación, no quedó otra opción más que reinventarse, utilizando la misma creatividad que la llevó en primera instancia a diseñar su foodtruck. “La pandemia ha sido un duro golpe para mi negocio, así es que nos hemos reinventado, sacando productos nuevos y apostando por el servicio de delivery, además de potenciar la promoción y venta a través de las redes sociales”, sostiene.

Fue esta nueva etapa de Alto Oasis la que la motivó a participar en el proceso de postulación del fondo del “Plan Impulso Tarapacá” de Collahuasi, fondo creado para ayudar a emprendedores y Mipymes de la región que, tal como María José, necesitaban de una ayuda extra para poder mantener sus negocios a flote.

Con la adjudicación de los fondos esta emprendedora se aventuró en dar un siguiente paso: la apertura de un primer establecimiento para exhibir y comercializar sus productos, cumpliendo con todas las normativas que establece la autoridad sanitaria en esta pandemia por el Covid-19.

“El aporte de Collahuasi es una gran ayuda para el emprendimiento porque vamos a abrir un local, aplicando todos los protocolos sanitarios. Además, mejoraremos nuestras gráficas publicitarias y compraremos más materias primas e insumos para seguir fabricando nuestros helados. ¡Que nada detenga tus sueños!”, recalca.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.