Viva el aperitivo

Fotos: Agradecimiento marcas.

Del 2020 y pegadito al nuevo conteo que ya empezó en los descuentos. Los rituales de estas fiestas llevan como protagonistas botellas y tablas de aperitivo que se han consolidado como una alternativa para comer y tomar rico, sin salir, compartir y ensuciar poco. Alzamos copas con novedades y clásicos para carnívoros, veganos y dulceros, y todo a la puerta de la casa.




1. Valdivieso

Sello de celebración. El broche de oro que corona cualquier fiesta y que, en diciembre, son los reyes de la escena. Los espumantes siguen pasando por subidones que dejaron atrás las dulzuras para entrar en sabores secos, de elegantes burbujas y de largo descorche. Su nuevo Limited Brut Rosé Cinsault, de rosa coqueto que grita celebración diurna. 90% Cinsault, 10% Pinot Gris, bien frutal, fresco, algo de frambuesa y cítricos. Perfecto para copa con las mismas frutas y varios brindis. @valdiviesochile

2. El debut de La Fiambrería

Marcos Somana es especialista en tecnología de alimentos y su fuerte, las carnes. Llegó desde Venezuela hace tres años y en poco tiempo se hizo conocido por sus jamones, prosciutto y longanizas artesanales, los que vende a connotados restoranes como 99 Restaurante, Salvador Cocina y De Patio. Hace un par de meses abrió un local de ventas en Franklin desde donde además hace repartos de tablas listas para consumir, con quesos y lo mejor de su charcutería. “Todos los ingredientes vienen sellados, listos para armar la tabla a su gusto”. Pedidos hasta las 15 horas llegan el mismo día, desde $33 mil. lafiambreria.cl

Las tablas a la casa llegan en distintos formatos: listas para llevar a la mesa o con todos los ingredientes sellados para presentar a gusto de cada persona. La clave es que tengan varios colores y que no haya espacios vacíos.

3. Mondavin

Desde Lombardía con amor y un placer que acaba de llegar a Chile, instalando venta con espumantes y frizzantes fiesteros aunque sea en solitario. Buenos precios y grandes botellas en cinco versiones y, además, con máximo tres días de entrega en casa. Bravo por el Brut Pinot Nero, elegante, ligero, preciso en dulzor, aunque más bien seco. Fantástico solo o en cócteles.

4. Ritual, cola de mono

No hay tarde de diciembre ni pan de pascua que perdone su ausencia. Así lo dicta la costumbre nacional y así también lo entendió Happy Lemon, marca que durante el año ha conquistado con sus excelentes piscos sours y que ahora deleita con un cola de mono a base de café de grano y aguardiente de Chillán –de evidente sabor y distinción–, más leche condensada y especias. Llega congelado y así se debe mantener hasta servir, bien heladito y perfecto para las temperaturas que nos abrazan. Advertencia: es de alta adicción. @happylemon.cl

5. ¿Vegana o veggie?

Hummus, pesto de semillas y tomates secos, mayonesa vegana de cúrcuma, frutos secos asados con especias además de un mix de panes artesanales, entre otros, trae la caja Reina Pichanga de Realmente Veggie. Elaboradas a mano por las hermanas Fernanda y Gabriela Nash, son un verdadero festival de sabores y su presentación es impecable. Para los veganos el queso se cambia por champiñones y la miel por agave. Mención aparte para los dulces, que también incluyen: galletas veganas, barrita de chocolate y unas adictivas bolitas de coco y plátano cacao. $28 mil para dos personas, se le puede agregar cerveza o espumante. @realmenteveggie / @Ilmerkato.cl

6. Un buen sour

El bartender peruano Manolo Villavicencio llegó a Chile para abrir la barra de La Mar en donde con su pisco sour se consagró. Desde hace tres meses vende su brebaje a domicilio, el que lleva una mezcla de dos cepas de piscos peruanos, jugo de limón de Piura y jarabe de goma de elaboración propia. ¿Su receta? Hacerlo el mismo día de la entrega en dos turnos: almuerzo y noche. “Se puede servir directo o pasarlo por la juguera siete segundos, sin hielo. Queda igual que el de un restorán”, dice. Hay tradicional y el recién estrenado mango sour. $6.900 los 475 cc y $11.900 el de litro, despacho incluido sector oriente. @kerosour

7. Bienestar, kombucha

Bebida fermentada a partir de un hongo del té que fortalece y equilibra la flora intestinal, ergo, regula todo el organismo. Bebida que además el cocinero Vicente Infante ha estado haciendo y enseñando durante la pandemia. Junto a Macarena Francia crearon “Cultivando Oficios”, una caja colaborativa de emprendimientos 100% nacionales, artesanales y de conciencia ambiental, con todas las herramientas para hacer la propia kombucha. Desde el scoby (hongo) hecho por Vicente al frasco fermentador, cuchara de raulí, filtro y paño de algodón crudo con elástico, 4 botellas para segunda fermentación y otros frascos con té, azúcar de caña orgánica, pétalos de rosa, cedrón más el necesario instructivo ultradetallado. Perfecto para regalar y empezar en el universo del tomar bienestar. @eats.santiago

8. Prender, cócteles

Sorprender con ricos cócteles hechos por expertos, pero en tu casa. Son la edición que sacó Siete Negronis, el premiado bar timoneado por Matías Supán, especializado en negronis de alta calidad, en lindas botellas perfectamente selladas, así que de larga duración. Son 180 cc en cada una, suficiente para dos vasos cortos, hielo y disfrutar, es lo único que hay que hacer. Son siete versiones de tendencia más fresca o piscineables. Desde el Barrel Negroni (con Tanqueray añejado dos meses en barrica de carmenere (insignia del local) a Xocolat; Fortunella –toque de maracuyá–; Hazel de avellanas, otros con espresso, bourbon, y así harta sorpresa rica a un destape de distancia. @sietenegronis

9. Martini

Hace tiempo deleitando con un Prosecco destacable y de buena relación precio-calidad. Ideal para los brindis de mediodía o la siempre bienvenida Mimosa, aquella estrella italiana que junta estas burbujas provenientes de uvas 100% Glera (de ahí su aroma) y jugo de naranja recién exprimido. Ahora, si lo quiere a secas, créanos que no necesita nada más. En supermercados.

10. Novedad, vermú

Recién nacido, producto de la pandemia y de la pasión gozadora, comilona y brindadora de Jaime Lavín, que en medio del encierro se puso a destilar, investigar y mezclar distintas hierbas y demases para dar con un vermú Luther, el trago que tomaba su abuelo (de ahí el apellido que lo bautiza) y ahora tan amigo de piscinas y tardes de tragos livianos pero con personalidad. El resultado son dos versiones de más de 30 botánicos: Rosso (más dulce y cargado al cardamomo, canela, naranja) y Bianco (más cítrico, con cedrón, limón, naranja). Ambos a base de vino moscatel de Alejandría orgánico del valle del Itata. De bella etiqueta y en botella de 750 cc con 16° de alcohol, resulta regio para tomarlo solo con hielo o con agua mineral con gas y hasta un estupendo gin. @vermutluther

11. Tablas dulces

Una de sus promotoras es la cocinera Claudia Varleta, quien siempre saca aplausos con su “postre para compartir”. ¿Cómo armarlas? Claudia propone partir distribuyendo fruta de la estación, luego agregar postres en vasos pequeños (comprados o caseros) y completar hasta que no quede ningún espacio con galletas, chocolates en trozos, alfajores o lo que queramos según la ocasión y el presupuesto. “Imaginación, cariño y mucho color son la clave. En verano refrigerar antes de servir”, dice. @clauvarleta

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.