Más de 30 empleados han sido despedidos de Activision Blizzard debido a las investigaciones por acoso y discriminación al interior de la compañía

Un reporte además sostiene que el CEO de la empresa, Bobby Kotick, no habría querido compartir los resultados de las investigaciones internas para evitar mayores problemas.


Durante los últimos meses Activision Blizzard habría despedido a más de tres decenas de personas en el contexto de las las investigaciones por acoso y discriminación al interior de la compañía.

De acuerdo a un reporte de The Wall Street Journal (vía GamesIndustry.biz) Activision Blizzard ha “despedido o expulsado” a 37 empleados y ha aplicado medidas disciplinarias a otros 44 trabajadores desde julio del año pasado. Si bien no se ha detallado la causa de desvinculación de cada una de esas personas Helaine Klasky, una vocera de Activision Blizzard, confirmó estas medidas a The Wall Street Journal y precisó que 44 personas fueron sancionadas en relación con denuncias de mala conducta en el lugar de trabajo.

No obstante, Klasky negó la información de The Wall Street Journal respecto a que las investigaciones internas que están en curso al interior de la compañía habrían acumulado alrededor de 700 quejas de empleados que estarían preocupados por las conductas inapropiadas en su lugar de trabajo.

En ese sentido, cabe recordar que estos despidos e indagaciones no son parte de una iniciativa de Activision Blizzard y responden a toda la polémica en torno a la compañía que arrancó después de que el Departamento de Vivienda y Empleo Justo de California (DFEH por sus siglas en inglés) entablara una demanda contra la empresa por su ambiente laboral que no solo fomentaría una inequidad entre trabajadores y trabajadoras, sino que también propiciaría una cultura de discriminación y acoso contra las mujeres.

Desde que surgió aquella demanda a mediados de 2021, Activision Blizzard ha estado en el centro de la controversia e incluso meses después un reportaje del propio Wall Street Journal acusó que Bobby Kotick, el CEO de la compañía, habría estado al tanto de las denuncias de conducta sexual inapropiada y eligió no informar al respecto a la Junta Directiva.

En ese sentido, según recoge Kotaku, este nuevo reporte de The Wall Street Journal también indica que Kotick no habría querido divulgar un informe que resumía los resultados de la investigación sobre el ambiente laboral en Activision Blizzard porque, según señalaron las fuentes de ese medio, “podría hacer que los problemas laborales de la empresa parezcan mayores de lo que ya se sabe”.

Evidentemente desde Activision Blizzard negaron aquella información sobre Kotick argumentando que “nuestro enfoque es asegurarnos de tener datos y análisis precisos para compartir”. Pero claro, las dudas entorno a la compañía persisten y todo apunta a que tarde o temprano tendrán que hacer algo para calmar a sus inversionistas y revitalizar sus relaciones con otras empresas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.