“La Fórmula E garantizó en Roma una burbuja perfectamente a salvo y podríamos hacer lo mismo en Chile”

Stoffel Vandoorne (BEL), Mercedes Benz EQ

Alejandro Agag, fundador de la carrera de autos eléctricos, manifestó su disposición a mantener la fecha en nuestro país.




El destino de la Fórmula E en Chile se decidirá en los próximos días. Antes de que se realice en Valencia, España, la nueva fecha doble los días 25 y 25 de abril, la organización de la carrera de autos eléctricos debería haber entregado la resolución acerca del Santiago e-Prix que está en carpeta para el 5 y 6 de junio, pero que por los problemas derivados de la pandemia aún está en duda.

A pesar de los inconvenientes y del riesgo que puede ser confirmar a nuestro país, considerando los actuales cierres de frontera y la cuarentena que deben hacer las personas que ingresan al país, desde la cúpula de la Fórmula E no bajan los brazos y confían en que puede resolverse de manera positiva.

AGAG
Alejandro Agag

Es lo que comentó Alejandro Agag, fundador de la ABB FIA Fórmula E, tras el e-Prix de Roma, donde refirió a su deseo de visitar la capital chilena, el cual sería un evento seguro, tal como el que se realizó en la histórica capital italiana, gracias al estricto protocolo sanitario que lleva adelante la competencia, el que ha sido puesto en práctica incluso en nuestro país.

“Hemos visto cómo el protocolo de la Fórmula E garantizó en Roma una burbuja perfectamente a salvo y podríamos hacer lo mismo en Chile”, dijo Agag, agregando que “ojalá podamos hablar con las autoridades chilenas y llegar a un acuerdo para que el evento tenga lugar”.

Respecto a la importancia que le ve a la realización de las carreras y al impacto que puede generar en las personas, el ejecutivo español señaló que “estos eventos son importantes, dan un signo de esperanza. No nos paramos, vamos adelante. Y yo creo que eso es importante”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.