Tesla mantiene abierta su fábrica de Fremont pese a la cuarentena

En su calidad de 'negocio esencial', la firma de Silicon Valley tiene luz verde para seguir produciendo. No obstante, los trabajadores pueden quedarse en sus casas, si así lo desean.


La planta de ensamblaje de Tesla en Fremont se mantendrá abierta a pesar del llamado a cuarentena anunciado por seis condados del área de la Bahía de San Francisco. El condado de Alameda, declaró a la compañía como un ‘negocio esencial’, permitiéndole continuar operativa.

El medio Los Ángeles Times consultó al vocero del condado de Alameda, Ray Kelly, qué es lo esencial con respecto a la fabricación de automóviles en medio de una pandemia. Este señaló que "era una buena pregunta”, prometiendo ofrecer más información en el futuro cercano. “Estamos en aguas desconocidas en este momento”, sentenció, dando cuenta del incierto futuro que enfrenta el mercado automotor.

Por su parte, Elon Musk avisó a sus empleados a través de un correo electrónico que la fábrica continuaría operando. En la misiva, dio la opción de quedarse en su casa a quienes lo desearan. “Si te sientes un poco enfermo o incluso incómodo, no te sientas obligado a venir a trabajar”, estableció.

La compañía de autos eléctricos instruyó a empleados que no se sintieran bien, o hubieran estado en peligro de exposición a alertar a la compañía y a mantenerse en casa. Musk le avisó a sus empleados que él estaría en el trabajo, pero que era solo su decisión y no emplazaba a nadie más a presentarse. “Totalmente bien si quieres quedarte en casa por cualquier motivo”, estableció el magnate nacido en Sudáfrica.

En el mail, el cabecilla de Tesla declaró que él no estaba al tanto sobre algún empleado de la compañía que estuviese infectado con el COVID-19. Aprovechó el espacio para decir que según su opinión, el miedo generado por el coronavirus podría ser contraproducente al desviar muchos recursos de aquellos más necesitados.

“Mi opinión sincera sigue siendo que el daño del pánico del coronavirus supera con creces al del virus en sí”, señaló Musk. “Si hay una redirección masiva de los recursos médicos fuera de proporción con el peligro, resultará en menos atención disponible para aquellos con necesidades médicas críticas, lo que no sirve al bien mayor”, concluyó.

Comenta