Primera dama de Perú podría recibir una pena entre ocho y diez años de cárcel por el presunto delito de organización criminal

El Ministerio Público peruano pidió que Lilia Paredes, esposa del Presidente Pedro Castillo, no pudiera salir del país por 36 meses, con el fin de evitar una posible fuga. Por otro lado, y como su cargo es “honorario” y sin “funciones específicas”, correspondería aplicarle el primer tercio de la pena, por ser reo primario.


El fiscal Jorge García, miembro del Equipo Especial contra la Corrupción del Poder de Perú, manifestó que la primera dama peruana Lilia Paredes Navarro podría recibir entre ocho y diez años de pena privativa de la libertad por el presunto delito de organización criminal.

El representante del Ministerio Público peruano sustentó el pedido de impedimento de salida del país por 36 meses contra la acusada y argumentó que, pese a que la acusada había asistido a todas las citaciones, ello podría cambiar ante una posible pena, lo que podría verse reflejado en la evasión a la justicia.

Además, afirmó que Paredes Navarro no cuenta con un trabajo, pues su rol como primera dama es “honorario” y no tiene “funciones específicas”.

“En el caso de la investigada Lilia Paredes Navarro corresponde aplicarse el primer tercio de la pena, por ser reo primario, esto es entre ocho años y diez años de cárcel, por lo que incluso en la pena mínima hace que esto sea un elemento a considerar por parte de su despacho”, afirmó el fiscal.

El persecutor alegó que la medida que impediría la salida de Paredes del territorio peruano durante un periodo de tres años es necesaria y justificada. Asimismo, requirió que se le impongan ciertas reglas de conducta.

Frente a ello, el abogado Benji Espinoza señaló que su defendida ya ha salido del país en medio de las investigaciones y que aun así ha regresado a Perú, razón por lo que no existiría ningún peligro de fuga.

Lee más de Mundo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..