Bienes Nacionales lanza campaña y advierte del peligro de remoción de áridos como causa de inundaciones

Un hombre intenta cruzar en la bajada del río San Jose, este es un río que se crea por las lluvias del interior que baja hasta la playa Chinchorro en Arica contaminando las aguas del mar con basura, escombros, animales muertos, y varias enfermedades. Foto: Agencia Uno.

“Suelo de todos” es el nombre de la campaña que busca concientizar sobre el correcto uso de los denominados áridos, que lanzará mañana martes el ministerio de Bienes Nacionales.

¿Cuál es uno de sus principales propósitos? Dar cuenta de que la remoción de este tipo de tierra puede alterar los cauces de ríos y provocar inundaciones como las que ha estado viviendo el país en los últimos días.

No solo se puede generar un impacto ambiental negativo, sino que también se puede prestar para hacer negocios exentos de impuestos, de acuerdo a las autoridades.

Según información que pudo recopilar la cartera, en el país existen al menos mil hectáreas donde existen ocupaciones ilegales o irregulares de extracción de áridos.

Las regiones que tienen mayor cantidad de terrenos bajo esta situación son la Metropolitana, seguida de las de Antofagasta y Tarapacá. Estas dos últimas son parte de la zona que se ha visto afectada a causa de las inundaciones provocadas por lluvias en las últimas semanas.

Junto con la campaña que anuncia una mayor fiscalización por parte de las diferentes seremías y la instalación de canales de denuncia para la ciudadanía, desde el ministerio informaron que presentarán un proyecto de ley de siete artículos que busca regularizar la extracción de este material para su correcta venta y explotación.

“Tal como no aceptaremos la ocupación ilegal e irregular, no aceptaremos que el robo de áridos siga proliferando, por eso estamos lanzando esta campaña llamada “Suelo de Todos”. Según los antecedentes que recabamos, hay poco más de 1.000 hectáreas de extracción ilegal de áridos en todo el país, una infracción que genera desastres naturales y perjuicio económico porque se explota un bien que pertenece a todos los chilenos”, afirmó a La Tercera el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward. 

Seguir leyendo