Condenan a prisión efectiva a comuneros por asaltos a conductores de vehículos forestales en Carahue

Las cámaras de seguridad de una de las camionetas grabaron la participación de los condenados que aceptaron su culpabilidad en un procedimiento abreviado.


La Fiscalía de Alta Complejidad de La Araucanía obtuvo la condena de dos personas por su participación en dos asaltos con armas de fuego que en marzo de 2021 afectaron a trabajadores forestales, en un predio de en Carahue.

Se trata de Juan Carlos Rodríguez Huenupil y Nicolás Huilita Vega. Ambos admitieron los hechos de la acusación y fueron condenados en un procedimiento abreviado a penas de cinco años y un día de presidio, por dos robos con violencia e intimidación.

“Cada imputado recibió una pena de cinco años y un día de presidio efectivo, vale decir no podrán tener algún beneficio alternativo. Importante tener en consideración la opinión de las víctimas, que fue consultada por parte de la fiscalía, manifestaron su acuerdo, su conformidad, por lo tanto, nosotros estamos satisfechos desde esa perspectiva”, valoró el persecutor jefe de Alta Complejidad de La Araucanía, César Schibar.

Los asaltos

Los delitos ocurrieron el 22 de marzo de 2021, en el interior del fundo Aguas Blancas II, de Forestal Mininco. En el lugar, los condenados, junto a otros sujetos, intentaron detener una camioneta que presta servicios a la forestal y al no conseguir su propósito le quebraron los vidrios y focos de un costado.

Horas después, asaltaron una segunda camioneta, esta vez intimidando con armas de fuego a los trabajadores, que fueron obligados a descender, arrojados al suelo y golpeados. Todo fue registrado por las cámaras de seguridad del vehículo.

El comisario Héctor Bravo, de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales Antisecuestro (Bipe) Temuco, que estuvo a cargo de las diligencias, detalló que esas cámaras estaban tanto en el interior como en el exterior de la camioneta y “eran de buena calidad, por lo que, junto al aporte de información por parte de vecinos del sector, permitió identificarlos y establecer fehacientemente la participación de ellos en el delito investigado”.

Una de las víctimas, de iniciales U.A.R.R., fue golpeada con pies y puños y resultó con distintas lesiones. Después de robarles las especies de valor -celulares equipos de comunicación y un chaleco antibalas- los sujetos les permitieron marcharse en el vehículo, pero cuando partían les arrojaron piedras, destruyendo los vidrios traseros y laterales.

Las diligencias investigativas incluyeron medidas intrusivas como vigilancias, seguimientos e interceptaciones telefónicas a los imputados, que fueron reconocidos por las víctimas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.