Corte no admite carta de cardenal Errázuriz en juicio por Karadima

El arzobispo emérito de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz.

El arzobispo emérito de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz.

Tribunal de alzada suspendió el estado de acuerdo y llamó a conciliación. Víctimas piden anular esa decisión.


Tres novedades determinó este miércoles la Corte de Apelaciones de Santiago en relación a la demanda civil presentada por James Hamilton, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz en contra del Arzobispado de Santiago, en la cual -entre otros puntos- solicitan una indemnización de $ 450 millones por eventual encubrimiento en el caso Karadima.

La primera es que el tribunal de alzada determinó que se "suspenda el estado de acuerdo" en la causa, según indica el fallo, y fijó un comparendo de conciliación para el próximo martes 20 de noviembre, acogiendo así el planteamiento de la Iglesia capitalina, de llegar a un entendimiento.

Ante eso, sin embargo,  el abogado de los demandantes, Juan Pablo Hermosilla, presentó un recurso de reposición, con el fin de dejar sin efecto el llamado a conciliación solicitado "y que se proceda a dictar sentencia en la presente instancia".

El recurso argumenta que "entendiendo que la demandada (la Iglesia de Santiago) ha indicado en estrados como punto central de divergencia la determinación de un posible encubrimiento por parte de miembros de la Iglesia, es que esta parte entiende que la citación a una audiencia de conciliación no solo implicaría un retraso innecesario del pronunciamiento de fallo en la causa (...) y un acto de retraumatización para mis representados, sino que también aparece, a todas luces, como infructuosa".

En segundo lugar, según informó la web del Poder Judicial, la Corte de Apelaciones "no acogió la solicitud de incorporar el documento dejado ad-videndi en la vista de la causa por el abogado de los demandantes, dado que no fue agregado oportuna ni legalmente a la causa".

Es decir, no se aceptó como prueba una carta, exhibida la semana pasada, del arzobispo emérito de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, fechada en 2009, y en la cual el prelado reconoció que en algún momento previo a 2010 cerró la investigación eclesiástica de los eventuales abusos de Karadima sin dictar diligencias, lo que sería un gesto de protección a su entorno.

Más tarde, sin embargo, reabriría la indagatoria, que culminó con la condena canónica del expárroco.

Informe Scicluna

Y, en tercer lugar, el tribunal de alzada capitalino rechazó la solicitud del abogado del Arzobispado de Santiago de requerir vía exhorto internacional al Estado Vaticano todos los antecedentes de la investigación canónica entorno al exsacerdote Fernando Karadima incluidos en el "Informe Scicluna".

Comenta