De fiscal a imputada

fiscalía o'hIGGINS

La expersecutora Teresa Gaete perteneció a la Fiscalía de San Fernando, que depende de la Fiscalía Regional de O'Higgins.

La abogada Teresa Gaete está en prisión desde el jueves. Fue formalizada por inventar tres declaraciones de testigos en un caso de abuso sexual.


"Respecto a su consulta, ella me contó que estaba siendo abusada por P.A.S., quien es la pareja de nuestra madre. Esto consistía en realizar tocaciones en su cuerpo". Esta declaración judicial, atribuida a Michel Castillo, es parte de los antecedentes que se recopilaron durante la investigación por un presunto abuso sexual a una menor de edad en la comuna de San Fernando, Región de O'Higgins, en 2017. Si bien esta diligencia pudo haber sido un antecedente clave en la causa, finalmente no se utilizó por el Ministerio Público. ¿Por qué? El testimonio, según las pruebas que se recopilaron con posterioridad, nunca existió y fue un invento de la fiscal que llevaba la indagatoria.

Esta situación no fue aislada. La propia fiscalía determinó, en su sumario administrativo a la que accedió La Tercera, que en total fueron tres las declaraciones que fueron falseadas en dicha indagatoria. Esto significó que la persecutora Teresa Gaete fuera expulsada del Ministerio Público a fines del año pasado y que este jueves fuera formalizada por el delito de falsificación de instrumento público y quedara en prisión preventiva.

La situación fue descubierta por el propio acusado cuando, antes de que se realizara la audiencia de preparación de juicio oral, se enteró de tres posibles testigos que habían declarado en su contra. Dudando de la certeza de las diligencias, increpó a estas personas y estos le respondieron que nunca habían prestado declaración ante la fiscal.

Esto fue relatado por Paula Páez, la defensora penal pública de P.A.S., el hombre al que la fiscal Teresa Gaete acusaba de cometer abuso sexual. La abogada prestó testimonio el 12 de octubre de 2017 en el sumario administrativo que se hizo a la persecutora: "En la reunión le nombré al imputado las tres personas que podrían declarar en su contra y que correspondían a Michel Castillo, Luisa Sánchez y Luz Sánchez. Ahí el imputado me señala que dudaba de que esas personas hubieran venido a declarar a la fiscalía, ya que como el imputado mantenía contacto con la madre de la menor, esta le había dicho que esos parientes no habían declarado ante la fiscal".

Luego de que el 2 de octubre de 2017 se realizara la audiencia de preparación de juicio oral, dijo Páez, su representado acudió a su oficina y le volvió a insistir que esos individuos no declararon en la fiscalía. "Yo le dije que si las personas querían podrían venir a hablar conmigo. El mismo día el imputado llegó con el testigo Michel (...) Este señor nos dice que él nunca declaró en fiscalía. Nos dice que se parece a su firma, pero que él no había firmado ese documento", detalló la abogada de P.A.S. en el sumario.

Contó que al día siguiente, el 5 de octubre de ese año, "vine con Carolina Alvarado (defensora local jefe de San Fernando) a conversar con Teresa (Gaete). Le explicamos lo que pasaba, que teníamos un problema con un testigo que afirmaba que no había declarado".

La defensora indicó que la primera reacción de Gaete fue decirles que ella personalmente le había tomado declaración a Michel Castillo. "Nosotros le dijimos que ella no había firmado la declaración y ella nos respondió que era raro, porque siempre firmaba las declaraciones. Le exhibimos la declaración y le mostramos los detalles. Ahí Teresa nos dice que para solucionar el asunto ella no presentaba al testigo. Nosotras agregamos que había otras dos personas en una situación similar, es decir, que afirmaban no haber declarado en la fiscalía. Ahí Teresa se preocupó y nos pidió reserva", sostuvo Páez. Le explicaron, además, que esto era imposible, porque ya se había informado a sus superiores.

"Ella nos dijo que tendría problemas (...) Siento que su relato fue incriminatorio", dijo la defensora. Días después, declaró Páez, Gaete fue al trabajo de Castillo, uno de los supuestos testigos, y le dijo "que por favor lo ayudara a que viniera a declarar Luz Mónica (otra testigo), ya que si no, se quedaría sin pega".

A esto se suma un informe que la fiscal jefa de San Fernando, Claudia Riobo, le envío al fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias, en octubre de 2017: "La fiscal (Gaete) me dijo que no podía mentir, que había inventado tales declaraciones (...) Luego, señaló que lo hizo porque en un principio tenía un acuerdo con la defensora Páez en llegar a un procedimiento abreviado, sin embargo, esta se desistió". Así, dijo Riobo, Gaete justificó su actuar porque le faltaban "las diligencias mínimas" para llegar a juicio.

El procedimiento administrativo también cuenta con la declaración de la propia fiscal. Ahí, Gaete indica que no dio cuenta de esta situación de forma inmediata a sus superiores porque estaba con problemas familiares y que "en los 14 años que me encuentro trabajando en la fiscalía, nunca había ocurrido una situación similar. Siempre ha sido reconocida mi objetividad".

El fiscal nacional (s), Xavier Armendáriz, indicó que situaciones como estas "no serán toleradas" y que la Fiscalía Sur será la encargada de establecer si existen otras irregularidades en causas que haya llevado esta expersecutora.

Comenta