Estado de excepción en la Macrozona Sur: Ejército envía tres helicópteros, 10 carros Mowag y dobla contingente militar

Las labores de las Fuerzas Armadas en la zona estarán enfocadas en cuatro áreas: disuasión, vigilancia, transporte y logística. Para cubrir las necesidades del gobierno en la zona, a las cinco unidades Fundamental de Apoyo a la Comunidad que operan ya en La Araucanía -que cuentan con 90 uniformados cada una- se les redoblará la dotación. Por lo tanto, serán 900 los efectivos que participarán de las labores de apoyo a Carabineros y la PDI, tras decretarse la emergencia.




A cargo del general de Ejército Lionel Curtis, en La Araucanía, y el almirante Jorge Parga, en el Biobío, estarán a partir de ahora los funcionarios de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) encargados de apoyar las labores de orden público de Carabineros y la PDI en la denominada Macrozona Sur. Esto, luego de que el Presidente Sebastián Piñera anunciara el decreto de estado de excepción para las provincias de Biobío, Arauco, Cautín y Malleco.

Las labores de los uniformados en la zona estarán enfocadas en cuatro áreas: Disuasión, Vigilancia, Transporte y Logística. Así, por ejemplo, en el caso de la “Disuasión” se asignará patrullaje aéreo, tanto en la provincia de Arauco como en la Región de La Araucanía, a cargo de tres helicópteros del Ejército.

Según explicaron fuentes que son parte de estas coordinaciones, en el caso de La Araucanía, el helicóptero que patrullará la zona cuenta con medidas de seguridad que permiten vigilar durante la noche y, además, está fabricado con material blindado. Este dispositivo, hasta ahora, no había operado en la zona.

En cuanto a la “Vigilancia”, las FF.AA. reforzarán los patrullajes mixtos, que se estaban realizando desde febrero, en las carreteras que unen las zonas rurales del Biobío y IX Región. Acá se contará con personal castrense y policial para evitar bloqueos de ruta y asaltos a camiones.

En tanto, en lo que tiene que ver con “Transporte” se despacharon 10 carros blindados Mowag y cinco vehículos militares, Humvee (4×4 desarrollados en la década de 1980 por Estados Unidos). Estos dispositivos se utilizarán para apoyar las labores de las policías, en caso de que necesiten entrar en terrenos boscosos y de difícil acceso.

Para la “Logística” se envió desde la capital más personal táctico para capacitar a los policías que están en la Macrozona Sur e interiorizarlos en el uso de los vehículos. Además, se les entregarán herramientas teóricas para preparar intervenciones y movimientos en lugares de riesgo.

Es para eso que se necesitará de más contingente militar en las provincias que estarán bajo estado de emergencia. Por lo mismo, a las cinco Unidades Fundamentales de Apoyo a la Comunidad (UFAC) que operan en La Araucanía -que cuentan con 90 uniformados cada una- se les redoblará la dotación.

Por lo tanto, a los 450 uniformados del Ejército que ya están en la Macrozona Sur, se les sumarán otros 450 efectivos que participarán de las labores de apoyo a Carabineros y la PDI. En total se aumentará, entonces, a 900 los soldados en apoyo al orden público en esa zona.

Combatir el terrorismo

El delegado presidencial en la zona, Pablo Urquízar, explicó que “la importancia del estado de excepción dice relación con el terrorismo, crimen organizado y narcotráfico que hay en las provincias de Biobío, Cautín, Arauco y Malleco. Se necesita de todos los elementos para combatir esto y las Fuerzas Armadas cumplen un rol fundamental para colaborar con las policías en favor de las víctimas”.

En ese sentido, la autoridad agregó que “las Fuerzas Armadas no van a reemplazar ni a Carabineros ni a la PDI, sino que van a complementarse y colaborar en apoyo logístico para que en conjunto puedan enfrentar lo que dice relación con el terrorismo y el narcotráfico”.

A diferencia del estado de excepción que aplicaba en La Araucanía y el Biobío por el Covid-19, esta vez los efectivos de las FF.AA. estarán desplazados en las zonas rurales de las provincias, donde correrá la disposición del gobierno.

Esto correrá por 15 días y una vez vencido este plazo se podrá renovar por facultad del Presidente. Ante un tercer intento por aplazar este decreto, entonces deberá ser votado en el Congreso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.