Ezzati se despide acusando críticas infundadas y Aós pide “reformas profundas”

Celestino Aós asumió el cargo a los 73 años.

El recién nombrado administrador apostólico de Santiago también calificó como “intolerables” e “injustificables” los casos de abusos cometidos por clérigos.


Con “sorpresa” y “susto”, según sus palabras, llegó la noche del sábado Celestino Aós a Santiago. Hoy, el otrora obispo de Copiapó y perteneciente a la Orden de Hermanos Menores Capuchinos asumió como administrador apostólico de Santiago, en una ceremonia en la Catedral de la capital. Allí fue el “cambio de mando” con el cardenal Ricardo Ezzati. Entre los asistentes se encontraba el rector de la UC, Ignacio Sánchez.

Durante la mañana, el Presidente Sebastián Piñera se refirió al esperado cambio en la arquidiócesis santiaguina: “Cuando hay un hecho que se repite por tanto tiempo, abusos tan graves de manera tan extensa, la persona que está cargo de la Iglesia tiene una responsabilidad”, dijo en Mesa Central de Canal 13.

Al inicio de la ceremonia, cerca del mediodía, Ezzati inició su discurso de despedida agradeciendo, también, a quienes lo han criticado: “Gracias a aquellos que seguramente, por desconocimiento, o por una búsqueda que considero honesta, han querido prestarme el servicio del aguijón de su crítica, a veces amarga y, tengo que decirlo, a veces no fundada”.

Más tarde, en su homilía, Celestino Aós señaló que “atenderemos y serviremos a los que sufren el atropello a su dignidad de persona, resultado de los abusos y delitos absolutamente injustificables y absolutamente intolerables por parte de clérigos. No bastan retoques de maquillaje, necesitamos reformas y cambios profundos”. Añadió que “la invitación es a no esconder nuestras propias llagas, a no ser autorreferenciales ni juzgarnos superiores”.

El nuevo estilo de Aós también se sintió luego de que al finalizar la eucaristía una feligresa, Elizabeth Vega, se manifestó con un cartel que decía “Exigimos pastores, no patrones de fundo”. Mientras los religiosos se retiraban, un diácono de la arquidiócesis se lo quitó de un manotazo, lo que obligó a que más tarde, y por encargo del propio Aós, el Arzobispado de Santiago ofreciera disculpas públicas por la “actitud irrespetuosa y agresiva”.

Carta del Papa

El sábado, cuando se hizo pública la aceptación de renuncia de Ezzati, este divulgó la carta que el Papa Francisco le envió el martes para anunciar su salida. El cardenal buscaba evitar que esto se asociara con el rechazo de la solicitud de sobreseimiento del viernes en la Corte de Apelaciones, en la causa por presunto encubrimiento de abusos de Ezzati. En la misiva, el Pontífice le daba las gracias “por tu ejemplo de fortaleza” y “por mantenerte en este tiempo de desolación esperando el relevo”.

La correspondencia dio para múltiples interpretaciones en redes sociales. Entre ellas, algunos acusaban al Papa de respaldar la gestión del cardenal.

José Andrés Murillo, víctima del exsacerdote Fernando Karadima, señaló que “creo que es una carta más bien política y que Ezzati se aprovecha para sacar cuentas a su favor”. En tanto, Juan Carlos Cruz, también víctima del expárroco, afirmó que “las palabras del Papa con los cardenales son siempre protocolares”.

#Tags


Seguir leyendo