La arenga de Siches a carabineros que prestarán servicios en el Día del Joven Combatiente: “Estaremos apoyándolos y acompañándolos en cada una de esas acciones”

La ministra del Interior llegó hasta la Escuela de Suboficiales, en Macul, para reunirse con el uniformado que utilizó su arma de servicio el viernes durante una marcha de la Confech y para entregar un mensaje de apoyo a los efectivos policiales que estarán en la calle esta jornada. "Es muy importante para nosotros como ministerio del Interior y como gobierno estar acompañándoles y deseándoles que puedan cumplir con sus funciones, de manera prudente, manteniendo el irrestricto respeto a los derechos humanos, pero también reiterar el respaldo de nuestro gobierno a cada una de las funciones", agregó la jefa de gabinete.




Un nuevo gesto hacia Carabineros -el segundo en menos de 12 horas- realizo el mediodía de este martes la ministra del Interior, Izkia Siches, en el marco de la conmemoración de Día del Joven Combatiente, jornada tradicionalmente compleja en cuanto a orden público

Hasta la Escuela de Suboficiales, ubicada en la comuna de Macul, llegó la jefa de gabinete acompañada del subsecretario del Interior, Manuel Monsalve. Allí fue recibida por el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, para concretar una señal de apoyo a la institución.

Siches se reunió por 15 minutos con el funcionario policial atacado por decenas de personas en las manifestaciones del viernes en Santiago Centro y quien posteriormente usó su arma de servicio hiriendo a un repartidor que transitaba en el lugar.

Cuando ocurrió el hecho, tras conocerse los primeros antecedentes, la jefa de gabinete lo calificó como “gravísimo”. Además, desde el gobierno se le pidió a la institución abrir un sumario para esclarecer la situación, mientras que la ministra de Bienes Nacionales, Javiera Toro, habló de “refundar” Carabineros.

Luego, el fin de semana, se dio a conocer un video donde se apreciaba que el funcionario policial -que realizaba labores de tránsito- era golpeado por un grupo de manifestantes minutos antes de usar su arma de servicio.

El lunes, en el marco del comité político de los lunes en La Moneda, los partidos oficialistas hicieron una evaluación crítica de la forma en que reaccionaron algunas autoridades del gobierno. Específicamente, se cuestionó que se saliera a enjuiciar a Carabineros antes de que se conocieran todos los antecedentes.

Finalmente, este martes, en momentos en que en el gobierno admiten internamente que hubo “descoordinaciones” al tratar los eventos del viernes y en el marco de una jornada tildada por algunos como una “prueba de fuego” en orden público para el Ejecutivo, Siches realizó diversos gestos a la institución uniformada.

Así, desde la Escuela de Suboficiales, entregó unas palabras a los carabineros formados en el lugar, que más tarde cumplirán labores preventivas en el marco del Día del Joven Combatiente.

“Es muy importante para nosotros como Ministerio del Interior y como gobierno estar acompañándoles y deseándoles que puedan cumplir con sus funciones, de manera prudente, manteniendo el irrestricto respeto a los derechos humanos, pero también reiterar el respaldo de nuestro gobierno a cada una de las funciones”, comenzó diciendo la secretaria de Estado.

La titular de Interior agregó frente a las tropas que “una sociedad en la que vivimos y construimos el acompañamiento de todas las personas que habitan este país, requieren mantener el orden publico, y por eso la función que ustedes desarrollan, en especial en un día tan complejo como este, es fundamental”.

“Es para nosotros necesario reiterar el respaldo de nuestro gobierno a sus funciones y que se sientan, en cada uno de los roles que les toca desempeñar, confiados en que estaremos apoyándolos y acompañándolos en cada una de esas acciones”, anadió Siches.

La ministra afirmó también que “esperamos que la ciudadanía comprenda que el buen vivir de este país consiste en mantener el orden público y el respeto de las personas, sus comercios, sus espacios de encuentro civil y en eso es importantísima su labor. Todo el respeto y nuestro saludo del Ministerio del Interior y, por intermedio de nuestro gobierno, para el desempeño”.

“Que sea una gran jornada. Cuídense mucho y obviamente cuidemos a todos los habitantes de nuestro país. Muchas gracias por sus funciones y compromiso”, cerró.

El gesto se transformó en el segundo del día. Durante la mañana, en el marco de una reunión de seguridad por las protestas en la denominada “zona cero” de Santiago, la ministra había asegurado que el gobierno respaldaba el trabajo de la policía.

“Carabineros cuenta con todo nuestro respaldo para seguir con su trabajo y proteger a los chilenos y chilenas, siempre con respeto a los derechos humanos”, dijo. Y agregó: “No vamos a tolerar ataques violentos, ya sea un intento de quemar un local comercial o más grave, la golpiza a nuestros funcionarios de Carabineros”.

En La Moneda reconocen el giro discursivo liderado por la jefa de gabinete. Las mismas fuentes admiten que, tras las descoordinaciones comunicacionales con que el gobierno enfrentó la información preliminar conocida el viernes, sin tener a la vista la agresión sufrida por el uniformado, no podía permitirse otro curso de acción, menos en una jornada compleja y en la que saben que se medirá su capacidad ante el control del orden público.

Esto, sumado al hecho de que en el oficialismo habían acusado, precisamente, una reacción apresurada de La Moneda ante la situación del pasado viernes. La posibilidad de que tras el incidente del joven de 19 años que fue herido ese día azuzara la violencia en contra de Carabineros era una preocupación latente en Palacio. Por lo mismo, los gestos a la policía uniformada no fueron casuales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.