Minsal cambia medición de rezagados de vacunación y reduce cifra en 2,5 millones de personas

Foto: Agencia Uno.

La nueva cartera sanitaria explicó que se considera una persona retrasada con su esquema cuando pasan seis meses desde su última dosis. Una definición distinta a la que tenía la administración anterior, que estimaba un tiempo más corto, pues ligaba el rezago al calendario de vacunación. La diferencia en estos parámetros provocó una disminución en las cifras.




Un cambio en la definición de los rezagados de la vacunación contra el Covid-19, que disminuyó su número total en 2,5 millones de personas, realizó en las últimas semanas el Ministerio de Salud, el que fue informado este martes por el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado.

El cálculo del número total de personas que no han recibido alguna de las dosis de la vacuna implica una modificación respecto del que utilizaban las autoridades anteriores.

En el gobierno anterior, el Minsal restaba diariamente el número de personas que se habían inoculado del total que según el calendario de vacunación les correspondía hacerlo hasta esa fecha.

Para la nueva administración se considera una persona rezagada cuando ya han pasado más de seis meses de su última dosis.

Así, si según el primer cálculo los rezagados de los refuerzos contra el Covid-19 -tercera y cuarta dosis- suman hoy 5,7 millones de personas, con la nueva medición estos llegan a 3,2 millones, configurando una diferencia de 2,5 millones de personas. Todo eso, según las cifras que maneja el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS).

Salud anunció este martes que la cifra de rezagados será publicada en la página web del DEIS, e informaron que con la nueva definición, a nivel país, hay 900 mil personas rezagadas de la primera dosis de refuerzo (o tercera dosis) contra el Covid-19, mientras que 2,3 millones se encuentran rezagadas de su segunda dosis de refuerzo (o cuarta dosis).

El subsecretario Cuadrado sostiene que “los datos de rezagados nunca habían estado publicados, tampoco existía una definición operativa. Esta definición fue adoptada en concordancia a lo discutido en la Comisión Nacional de Respuesta Pandémica respecto de la cobertura efectiva de la vacuna contra el Covid-19. Siguiendo esta línea, se establece que los rezagados son las personas que no tienen vacunación al día, es decir, que han pasado más de seis meses desde que se inocularon con su esquema primario o última dosis”.

Cuadrado añade que esta definición se adoptó por temas prácticos: “Esto nos parece muy importante en términos de simplificar la comunicación, para que todas las personas entiendan por qué a los seis meses se inhabilitan los Pases de Movilidad, que tiene que ver con la protección que nos dan las vacunas, y para informar con claridad cuáles son las personas que urgentemente deben acercarse a los puntos de vacunación”.

Del cambio en la magnitud de los rezagados habían dado cuenta funcionarios del gobierno anterior a través de redes sociales.

Uno de ellos fue el ingeniero Ignacio Parot, coordinador de políticas públicas del equipo de asesores del Segundo Piso de Sebastián Piñera, quien cuestionó los números informados por el Minsal. “Subsecretario Cuadrado, por favor, no confunda a la ciudadanía. Rezagados son aquellos que han sido convocados a una dosis determinada y no han llegado luego de ser citados. Los datos que está mencionando no son correctos, ni para la dosis de refuerzo ni para la cuarta dosis”, publicó en Twitter el 12 de mayo.

Desde el Ministerio de Salud, el actual director del DEIS, Jorge Pacheco, le contestó por la misma vía que realizaron el cambio para ligar a los rezagados con el Pase de Movilidad. “Con el objetivo de mejorar nuestros indicadores definimos rezagados como aquellas personas que recibieron esquema primario o algún refuerzo hace más de 180 días. Esta definición es la misma que opera para el Pase de Movilidad y está basada en la mejor evidencia”, estampó en la red social.

Respecto del cambio en la metodología, la exsubsecretaria de Salud y actual directora ejecutiva del CIPS, Paula Daza, explica que “la definición de rezagados durante toda la pandemia fue toda persona que pudiendo haberse vacunado con la dosis que le correspondía no lo hizo, independiente del tiempo de retraso. Es decir, aquella persona que fue llamada por el calendario y no fue a vacunarse”.

Frente al cambio en la definición y la diferencia en las cifras, Daza afirma que “desde el CIPS creemos que creará confusión, porque una persona que fue llamada para su dosis de refuerzo después de cuatro meses, pero recién va a ser considerada rezagada después de los seis meses, va a tender a dilatar el proceso de inmunización”.

La mirada de los expertos

El cambio en la manera de determinar si una persona está o no rezagada en alguna de sus dosis de la vacuna contra el Covid-19 también ha volcado un amplio debate entre los expertos de la salud. Algunos consideran que la medida no genera mayores cambios en la forma de entender si un paciente está o no retrasado en su nueva inoculación, mientras otros creen que traerá mayor rezago.

Los rezagados no tienen una definición formal, pero en general una persona lo es cuando no tiene su esquema de vacunación al día, eso puede ser que no tenga ninguna dosis al día o solo le falte una sola”, explica Jaime Rodríguez, presidente del Consejo Asesor de Vacunas e Inmunización (Cavei), quien cree que este cambio no es significativo respecto del proceso.

“Este cambio no debería confundir a la gente, porque va por canales diferente. Los rezagados le interesan al ministerio para poner foco en donde hacer hincapié en la campaña, pero su definición no debería afectar la comunicación de riesgo u otros impactos”, agrega.

Héctor Sánchez, salubrista de la Universidad Andrés Bello, cree que la medida no representa mayores modificaciones. “Esto es un poco lo mismo que ya estaba determinado por el gobierno anterior, porque la fecha que se establecía era casi la misma que los seis meses que ahora se dispusieron”, asegura.

Además, el ex superintendente de Salud cree que con esta nueva decisión los pacientes podrán guiarse mejor para saber cuál es el momento de la nueva vacuna. “Es más transparente, porque ya no debes esperar el aviso del gobierno, sino saber que antes de los seis meses de tu última dosis ya debes tener la nueva”, explica.

Para ambos, una buena medida sería endurecer las restricciones a las personas rezagadas, pues así se motivaría mucho más a las personas que no se han inmunizado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.