A partir del 13 de febrero los locales de comida no entregarán más bombillas, revolvedores, cubiertos y palillos plásticos

Ministro subrogante del Medio Ambiente Marcelo Fernández junto a Verónica Anguita de Green Hearts Solutions

Norma comenzará a regir este domingo, pero su implementación será gradual. Establecimientos como fuentes de soda o cafeterías deberán contar con utensilios de materiales reciclables. Además, todas las botellas plásticas desechables de bebidas que se comercialicen en Chile tendrán que ser elaboradas con un porcentaje de plástico recolectado y reciclado en el país. Mientras que los supermercados tendrán la obligación de contar con una oferta de bebidas en formato retornable, así como el deber de recibir este tipo de botellas por parte de los consumidores.


Este domingo 13 de febrero entrará en vigencia la Ley de Plásticos de un solo uso, que prohíbe la entrega de bombillas, revolvedores, cubiertos y palillos plásticos, además de cualquier contenedor de plumavit, en los locales de expendio de alimentos como restaurantes, cafeterías o fuentes de soda.

En ese sentido, este jueves el ministro (s) del Medio Ambiente, Marcelo Fernández, entregó detalles de su implementación y de cómo serán las fiscalizaciones.

“La puesta en marcha de esta ley, una de las más ambiciosas del mundo para combatir la contaminación por el uso indiscriminado de plásticos, es un hito en el cuidado y protección del medio ambiente de Chile. Esta legislación implica un profundo cambio de hábitos, tanto para los locales que venden comida como para la ciudadanía, pero que nos permitirá reducir las más de 23 mil toneladas de plástico de un solo uso que se generan anualmente en Chile”, mencionó Fernández.

Si bien la nueva norma comienza regir este domingo, su implementación será gradual. Así, desde agosto de 2024 estará prohibido entregar plásticos de un solo uso para consumo dentro y fuera de los establecimientos. Según se señaló, en lugar de estos utensilios plásticos los locales deberán contar con implementos de materiales reciclados.

En tanto, los supermercados -desde este domingo- deberán ofrecer obligatoriamente botellas retornables y tendrán el deber de recibir este tipo de botellas por parte de los clientes.

Adicionalmente, el secretario de Estado dijo que “todas las botellas plásticas desechables de bebidas que se comercialicen en Chile tendrán que ser elaboradas con un porcentaje de plástico recolectado y reciclado en Chile, promoviendo el reciclaje y generando un profundo cambio en nuestro país, en la lucha para enfrentar la contaminación por plásticos”.

En dos años más, la obligación de ofrecer y recibir botellas retornables se hará extensible a tiendas de conveniencia y almacenes.

Para el caso de los servicios de delivery, a partir de 2024 solamente podrán utilizar utensilios y envases de plásticos certificados; es decir que estén elaborados a partir de recursos renovables, y que puedan ser compostados. La entrega de los alimentos de forma presencial también deberá realizarse con estos envases biodegradables.

Mientras que “en agosto de 2024 ningún local de comida podrá utilizar productos que no sean reutilizables, es decir, no solo queda prohibido al interior del local el uso de cualquier producto plástico, sino que también de cualquier otro material que no sea reutilizable”, explicó Fernández.

Las fiscalizaciones estarán a cargo de las municipalidades. Además, los mismos ciudadanos pueden denunciar a todos aquellos locales que no cumplan con la nueva norma.

La ley contempla sanciones que varían entre una y veinte Unidades Tributarias Mensuales (UTM) dependiendo del tipo de infracción y del producto comercializado.

Por su parte, la fundadora de Green Heart Solutions, Verónica Anguita, agregó que “esta ley en el fondo nos obliga a educarnos. Ya vemos en los colegios todos nuestros niños, como les están enseñando acerca del correcto manejo de los residuos, así que viene un largo camino por recorrer”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.