Salud ha reubicado a 1.923 pacientes para abrir cupos UCI desde inicio de la pandemia

Foto: Andrés Pérez

Mientras, 63 personas han sido trasladadas fuera de la capital, principalmente a recintos del Biobío, O’Higgins y el Maule. Hospitales regionales comienzan a copar sus cupos críticos producto de brotes locales o pacientes ingresados desde la RM.




Los hospitales y clínicas en Santiago están trabajando al máximo. Según la Sociedad de Medicina Intensiva, la noche del jueves había solo 42 camas críticas disponibles, con lo que, virtualmente, la red ya está copada.

Ante esto, la autoridad sanitaria ha desplegado una agresiva estrategia de reconversión, traslado y apertura de camas que, a la fecha, ha implicado reubicar a 1.923 pacientes de todo el país -de los cuales 773 estaban en áreas intensivas- para generar cupos adicionales en las unidades de cuidado crítico destinados a pacientes de coronavirus.

Y solo durante mayo, 63 enfermos han sido trasladados desde Santiago a regiones, para aliviar la red sanitaria y asegurarles atención. Para esto, los destinos más recurrentes han sido hospitales de Biobío, O’Higgins y el Maule.

“(Esos 63 traslados) han sumado un parque adicional a disposición, como si esos cupos críticos pertenecieran a la RM. Estamos tratando de no ocupar Valparaíso, y el grueso de la redistribución es dentro de la RM”, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Pero la “descarga” de enfermos hacia otras ciudades está copando también a esos hospitales, que además deben resistir el alza en la hospitalización de sus propios habitantes.

Ese es el caso del Maule, donde el uso de camas UCI aumentó de 63% a 84% en un mes. Ahí, el principal centro es el Hospital de Talca, que en la última semana recibió a 23 pacientes desde Santiago y Valparaíso, saturando su capacidad. Eduardo Barría, dirigente de la Fenpruss del hospital, dice que la situación aún no es crítica, pero que sí podría serlo “en dos semanas y media más, porque acá se repite lo mismo que ocurre epidemiológicamente en Santiago”.

Patricio Fuentealba, también de la Fenpruss, cuenta que en el Maule “hemos tenido reportes de hospitales que ya están llenando su capacidad. Por ejemplo, en el Hospital de Linares las camas UPC ya están casi 100% ocupadas y en Talca los ventiladores casi todos ocupados, principalmente por el traslado de pacientes, pero también por el brote propio. En una semana más, la situación será dramática”.

Algo similar ocurre en O’Higgins. Valeria Altamirano, funcionaria del Hospital de Rancagua, dice que la “descarga” de enfermos desde Santiago “ha ido creciendo desde la semana pasada”, lo que los obliga a compensar ese flujo de enfermos con el brote propio. Altamirano también cree que en dos semanas podrían saturarse los cupos, aunque se podrían tomar medidas. “Las camas UCI ya se expandieron a la sala UTI, pero aún queda disponibilidad de expansión”,.

También ha habido un flujo importante de pacientes desde Santiago a Concepción, donde está el Hospital Guillermo Grant Benavente. Ya se han hecho 10 vuelos hacia esa ciudad, donde han sido trasladadas 30 personas. Este viernes fue el último, con cuatro pacientes.

En la región, el 59% de las camas UCI está ocupado, pero el problema más grave es con el recurso humano: casi 300 trabajadores están contagiados o en cuarentena.

La segunda región más saturada es Valparaíso, principalmente por el brote local, por lo que se ha evitado el envío de pacientes desde la RM. Aun así, el seremi (s) de Salud de la región, Jaime Jamett, dice que han recibido a dos santiaguinos en los hospitales públicos, mientras que la red privada ha internado a 22. “La situación de agotamiento de recursos, de que no haya disponibilidad, siempre existe y depende de los pacientes que ingresan día a día”, dice Jamett, quien afirma que este viernes había 59 camas críticas ocupadas de 159, pero que esto “es una fotografía que se modifica día a día, hora a hora”.

Mientras, una región que se ha mantenido estable es La Araucanía, que casi no ha aumentado su uso de camas críticas, lo que se debería a las cuarentenas y cordones sanitarios aplicados para reducir el brote de coronavirus que, a la fecha, ha significado la muerte a 47 personas. En ese contexto, han sido mínimos los traslados de pacientes desde Santiago, al igual que desde La Araucanía a otras regiones cercanas.

Comenta