Salud inicia plan para terminar con sociedades médicas

Interior de hospital en la Región Metropolitana.

La idea es disolver las casi 400 firmas que se desempeñan en los hospitales, contratando a honorarios a sus profesionales. Ello, para optimizar recursos y reducir la deuda del sector.


Disolver y poner término a las sociedades médicas que funcionan en los hospitales, es una de las estrategias que está implementando el Ministerio de Salud para optimizar el gasto y reducir la deuda del sector, que en junio llegó a $ 321 mil millones.

Estas asociaciones de médicos, mayoritariamente especialistas, prestan servicios en horario inhábil o en los espacios donde existen brechas asistenciales, por falta de profesionales, a partir de contratos suscritos con las direcciones de los centros de salud.

Hasta el año pasado, Salud registraba 440 sociedades médicas, en hospitales de los 29 servicios de salud.

Según Mauricio Verdejo, jefe de Presupuestos del Minsal, para terminar con estas asociaciones se buscará traspasar a los médicos que las conforman a las plantas de cada establecimiento, como funcionarios a honorarios. “El pago que se hace a la prestación entregada por una sociedad es similar al que se hace al hospital. Lo que encarece el valor son los gastos de administración de la sociedad y el IVA, que encarecen un 26% el funcionamiento de la sociedad”, explicó Verdejo, quien agregó que “el objetivo es optimizar los recursos que se pagan en horas clínicas, por la modalidad de sociedades médicas”.

Para lograrlo se revisará cada sociedad, para identificar a quienes la integran y definir si están en condiciones de ser contratados. Eso, considerando que algunos profesionales de estas agrupaciones no han rendido el Eunacom -habilitante para trabajar en la red- y no cuentan con el permiso provisorio de las Seremi de Salud.

Además, en caso de que los médicos rechacen los contratos, se determinará si existen otros profesionales dispuestos a ocupar dichos puestos y si es posible reemplazarlos, lo cual dependerá de la oferta de cada región, lo que podría dificultar el plan en las zonas extremas del país, por el déficit de facultativos.

Control

A la fecha, numerosas auditorías del Minsal y de Contraloría han detectado irregularidades en el funcionamiento de las sociedades médicas, junto con anomalías en la reducción de las jornadas funcionarias de los hospitales, tendientes a favorecer la externalización de los servicios, en jornadas donde las tarifas son más altas.

Los esfuerzos por terminar con estas asociaciones no son nuevos. En el primer gobierno del Presidente Piñera, cuando se conoció su existencia, se hicieron los primeros intentos por normarlas. En la administración pasada de Bachelet, en tanto, se instruyó una auditoría a 64 establecimientos, que identificó el funcionamiento de 440 asociaciones y que derivó en 41 sumarios, por incompatibilidad horaria y faltas a la probidad, entre otras materias. Además, se pusieron restricciones a los pagos de estas firmas en las glosas presupuestarias y se establecieron mecanismos de control, junto con un plan integral de mejoramiento y control de conductas inadecuadas, según explicó la exsubsecretaria de Redes Asistenciales Gisela Alarcón.

Matías Goyenechea, presidente de la Fundación Creando Salud, explicó que “las prestaciones que se compran mediante sociedades son entre tres a 20 veces más cara que una prestación institucional comprada. Sin embargo, la modalidad de pago a honorarios no resuelve el problema, hay que avanzar hacia una Ley Médica Única, hacia la carrera funcionaria y la retención de los profesionales, asegurando su permanencia en el sistema público”

La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, dijo que la presencia de las sociedades médicas es un tema que debe abordarse. “Esperamos conocer el detalle de la propuesta para poder colaborar. Una opción es contratar médicos vía honorarios, pero lo más relevante es seguir fortaleciendo la contratación pública y que esto sea un complemento”.

Contención

Junto con esto, el plan del Minsal para contener la deuda incluye la compra conjunta a nivel nacional de insumos clínicos, artículos de aseo, escritorio e impresión, que significaron en 2017 un gasto de $ 54 mil millones y con lo cual Salud espera ahorrar, al menos, un 15%.

Además, se amplió la canasta básica de medicamentos de 223 a 500, para que los hospitales puedan optar en mayor medida a los beneficios de la compra masiva mediante Cenabast. En materia de gasto energético, se realizará la migración de cliente regulado a cliente libre de los hospitales que superan 5.000 KWA de potencia de uso, lo cual llevaría a una disminución estimada en el precio de un 15%. Cabe considerar que en 2017 el gasto por consumo eléctrico fue de $ 31.074 millones.

Seguir leyendo