Subsecretaria Fuentes señaló que postura de Bolivia en La Haya demostró “necesidad crítica de un fallo que explique y aplique el derecho internacional”

"Las demandas reconvencionales de Bolivia han extendido innecesariamente la disputa ante esta corte. Se basan en las mismas premisas falsas de las defensas de Bolivia a las demandas de Chile y por lo tanto deben ser desestimadas en su totalidad", aseguró la agente de Chile y subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes. Concluidos los alegatos orales, la CIJ se encuentra en condiciones de dictar sentencia. “Esperamos que se conozca en un plazo de seis a doce meses”, indicó la autoridad.




*Para cambiar el audio hay que hacer clic en el ícono 🌐, y ahí seleccionar el idioma español para la reproducción.

Desde las 15.00 hasta las 16.00 horas (desde las 9.00 hasta las 10.00 horas en Chile) se desarrolló este jueves la última sesión de alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Países Bajos, por el caso del río Silala.

En la ocasión, Chile detalló su respuesta a las contrademandas de Bolivia.

Los alegatos por la demanda interpuesta por Chile en 2016, comenzaron el pasado viernes 1 de abril, con la exposición de la parte chilena. El pasado lunes se llevó a cabo la segunda ronda de alegatos orales por parte de Chile y este 13 de abril, Bolivia llevó a cabo su segunda ronda de alegatos.

La decisión final de la Corte Internacional de Justicia puede tomar meses o hasta años en saberse, pero es vinculante y no admite apelación.

Entre los expositores que presentó Chile este jueves figuró Laurence Boisson de Chazournes, profesora de derecho internacional de la Universidad de Ginebra y directora del programa de Magister en Derecho sobre Resolución de Controversias Internacionales. La experta es doctora en Derecho Internacional del Instituto de Estudios Internacionales y del Desarrollo de Ginebra y doctora Honoris Causa por la Universidad de Aix Marsella.

Expuso también este jueves Stephen McCaffrey, profesor de Derecho Internacional en Mc George School of Law de University of the Pacific, en California, EE.UU. Especialista en recursos hídricos transfronterizos.

“La corte debe denegar la demanda de Bolivia porque no tiene ningún fundamento”, afirmó el experto, señalando que La Paz dice ahora que tiene soberanía sobre las obras artificiales en su territorio.

Desde Bolivia solicitaron este miércoles a la CIJ que declare su derecho soberano sobre las aguas del río. En la ocasión el agente de la parte boliviana, el diplomático Roberto Calzadilla, solicitó que se declare la soberanía boliviana sobre el “flujo artificial” de las aguas en su territorio, apuntando que “Chile no posee derechos adquiridos” sobre ese flujo de agua.

Desde el lado chileno, a su vez, solicitan al organismo internacional que declare al sistema fluvial del río Silala como un “curso de agua internacional”, a la vez que piden que se manifieste sobre el derecho de Chile al uso de “las aguas del sistema del río Silala, de acuerdo con el derecho internacional consuetudinario”.

Bolivia afirma que el Silala tendrá que ser objeto de un futuro acuerdo si Bolivia decide hacer uso de sus aguas, comentó Stephen McCaffrey, señalando que ello corresponde a un malentendido del derecho internacional consuetudinario, debido a que ese acuerdo preliminar en caso de ser negado constituiría una especie de veto.

“Bolivia ha cambiado de posición”

Ximena Fuentes, agente de Chile en el caso y actual subsecretaria de Relaciones Exteriores, expuso también este jueves, explicando que Chile ha apelado al derecho internacional consuetudinario respecto al río.

Fuentes también afirmó que Chile nunca ha objetado a Bolivia la soberanía de los canales en su territorio ni que corresponda a ese país desmantelar los canales en cumplimiento del derecho internacional.

“La sugerencia de Bolivia a efectos de que Chile objetó el desmantelamiento en 2002 y en 2010, o en cualquier otro momento, no está respaldada por los documentos históricos”, aseguró.

Además, precisó que “Chile ha dejado claro en sus escritos que si el desmantelamiento de las canalizaciones da lugar a una reducción del caudal superficial o al deterioro en la calidad del agua esto no será considerado de por sí una violación del derecho internacional consuetudinario”.

“Chile ya ha confirmado en numerosas ocasiones que no tiene ningún interés en el mantenimiento de estas canalizaciones en Bolivia y de hecho alienta su desmantelamiento”, dijo.

Además enfatizó que Santiago “ha confirmado en todo momento la condición internacional de las aguas del Silala y los derechos y obligaciones de Bolivia y de Chile como copartícipes ribereños del sistema del río Silala acuerdo con el derecho internacional consuetudinario y por el contrario Bolivia ha cambiado de posición y argumentos de su caso jurídico, yendo y viniendo desde su postura en 1999 cuando reconocían el carácter compartido del río hasta la negación total de su condición internacional”.

Fuentes sostuvo que “las demandas reconvencionales de Bolivia han extendido innecesariamente la disputa ante esta corte. Se basan en las mismas premisas falsas de las defensas de Bolivia a las demandas de Chile y por lo tanto deben ser desestimadas en su totalidad y los cambios en la posición de Bolivia y su retirada constante en sus alegatos escritos no indican de alguna manera la ausencia de un diferendo, identifican la necesidad crítica de un fallo que explique y aplique el derecho internacional consuetudinario de aplicación e introduzca claridad en las relaciones jurídicas entre las partes en lo que respecta al Silala”.

Disputa de más de dos décadas

El caso comenzó en el año 2016, luego de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, acusara a Chile de robar las aguas del río Silala. Por este motivo, Chile presentó una demanda en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en la cual se solicita que se declare que es un curso de agua internacional, y por tanto existe derecho al uso equitativo del mismo.

Un año después de la presentación de la demanda, el 3 de julio de 2017, el equipo jurídico nacional, liderado por la actual subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes, entregó la Memoria de Chile a la Corte Internacional de Justicia.

Tras casi seis años desde la presentación de la demanda este jueves Chile cerró la última jornada de alegatos orales.

“Esta ha sido una instancia judicial muy relevante ya que permitirá poner fin, a través de un medio de solución pacífica, a una disputa que se ha extendido por más de 20 años”, afirmó la subsecretaria Fuentes.

La autoridad señaló que “el objeto principal de la controversia es que la Corte declare que el río Silala es un curso de agua internacional y que, por ende, ambos estados ribereños, Chile y Bolivia, tienen derecho a un uso razonable y equitativo de sus aguas, conforme a lo establecido por el derecho internacional consuetudinario, debiendo cumplir con la obligación de cooperación y de no causar daño significativo al otro Estado”.

“En el curso del procedimiento ha quedado demostrado que Bolivia reconoce que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, ambos estados tienen derecho a su uso equitativo y razonable”, explicó. Por ende, agregó la agente, que “el caso quedó reducido solamente a un último reclamo de Bolivia sobre su derecho a desmantelar la canalización localizada en su territorio, cuestión a la que Chile ciertamente jamás se ha opuesto, requiriendo solamente que Bolivia cumpla con sus obligaciones de debido cuidado y de cooperación propias del derecho internacional”.

Concluidos los alegatos orales, la CIJ se encuentra en condiciones de dictar sentencia. “Esperamos que se conozca en un plazo de seis a doce meses”, indicó la subsecretaria.

Agradecimiento a anteriores gobiernos

Además la autoridad agradeció a la expresidenta Michelle Bachelet, al expresidente Sebastián Piñera y al Presidente Gabriel Boric “por la confianza depositada en mí y en mi equipo, y su apoyo constante durante todo el curso de este procedimiento”.

También, expresó a nombre de Chile, “un especial agradecimiento a la labor la Corte Internacional de Justicia, particularmente al secretario, su equipo y los intérpretes”.

Igualmente reconoció el trabajo de todo el equipo legal, diplomático y técnico de Chile, destacando la conformación paritaria de la delegación de Chile, compuesta por 15 mujeres y 14 hombres.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.