Error de fábrica



SEÑOR DIRECTOR:

La Convención Constitucional presentó el borrador de la nueva Carta Fundamental dando inicio al trabajo de las comisiones de Preámbulo, Normas Transitorias y Armonización.

Se me viene a la memoria la imagen de la sesión de apertura, con peleas, insultos y un tema arbitrariamente definido para trabajar: la liberación de los presos del estallido social. Desde ese momento quedó clarísimo que para la mayoría de los convencionales la voluntad de diálogo no iba a ser bienvenida en las salas del ex Congreso Nacional. Abandonarla en circunstancias donde las elecciones han mostrado que los chilenos parecen premiar la moderación y los acuerdos ha generado que pierdan progresivamente el respaldo ciudadano.

Aunque no sabemos lo que pasará en septiembre, podemos afirmar que, más allá de su contenido, la nueva Constitución tiene un error de fábrica. Y, como decía Aristóteles, “un pequeño error en los principios se hace grande al final”.

M. Teresa Cordero B.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.