Ex Concertación y RN buscarán impulsar un “nuevo pacto social”

Imagen-A_UNO_1080586

Presidentes de partidos de oposición y oficialismo en la última cuenta pública, en junio de 2019. Foto: Agenciauno

Presidentes del PPD, PS, PR, DC y RN sostuvieron ayer un encuentro en el Congreso. En la cita acordaron empujar proyectos sociales y enfrentar la “campaña del terror” de cara al plebiscito de abril.


La idea surgió la semana pasada, en una conversación telefónica entre el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, y su par de RN, Mario Desbordes (RN), y este lunes se concretó. En el cuarto piso del Senado, en la oficina de la presidencia de esa corporación, Desbordes se reunió con Muñoz y los timoneles del PS, Álvaro Elizalde; del PR, Carlos Maldonado, y de la DC, Fuad Chahin.

La cita se dio mientras en la sala del Senado los parlamentarios argumentaban su voto sobre la acusación constitucional contra el intendente Felipe Guevara, pero testigos del encuentro comentan que no hubo recriminaciones al respecto. Es que el objetivo de la conversación fue otro: los líderes de la ex Concertación y RN abordaron la preocupación compartida por los hechos de violencia que han ocurrido en las últimas horas y el temor de que, en marzo, estos puedan aumentar, poniendo en riesgo el plebiscito de abril.

Además, abordaron la necesidad de impulsar con urgencia una serie de iniciativas que permitan responder a las demandas sociales, principalmente en materia de pensiones y salud, entre otras. De esta forma, y a propuesta de Muñoz, se conversó sobre la posibilidad de promover lo que se denominó como un "nuevo pacto social", que comprometa a los partidos firmantes del acuerdo constitucional del 15 de noviembre, esta vez en torno a los proyectos sociales.

En esa línea, compartieron la importancia de "avanzar hacia un profundo y gran pacto social", siguiendo el ejemplo de una iniciativa similar que impulsa un grupo de alcaldes, para lo que -dijeron- deben ser "ambiciosos y realistas".

"Sin miedo y sin violencia"

Los dirigentes hicieron un diagnóstico de lo que está ocurriendo en el país y de la necesidad de unir fuerzas en torno al proceso constituyente, para que se desarrolle con normalidad.

La máxima para ello fue avanzar "sin miedo y sin violencia". Así, desde la oposición remarcaron que han sido enfáticos en condenar los hechos de violencia -pese a que el oficialismo ha insistido en sus llamados a la centroizquierda en esta materia- y que esperan que, al mismo tiempo, haya una condena más enérgica desde Chile Vamos y el gobierno por las violaciones a los DD.HH. que han ocurrido en los últimos meses.

En referencia a quienes han optado por el "rechazo" a una nueva Constitución y acusan que el proceso está en riesgo por la falta de control del orden público, o que dicen que se trata de un "salto al vacío", coincidieron en que esa "campaña del terror" debe ser enfrentada y neutralizada con un trabajo propositivo y un esfuerzo común.

Al respecto, Muñoz sostuvo que "estuvimos de acuerdo en que hay que desechar la campaña del terror, del miedo, de que ir al plebiscito es caer en la incertidumbre, un salto al vacío. Eso no es así. Tenemos que ir con tranquilidad, con esperanza en el futuro, que por primera vez podemos tener la posibilidad de una nueva Constitución".

"Si nos sentamos a conversar reformas sociales, tienen que estar todos los partidos políticos con representación parlamentaria que estén dispuestos a avanzar fuera de las trincheras, y estoy seguro de que la UDI está dispuesta a eso", dijo Desbordes. Y agregó: "Se viene un mes de marzo difícil y lo que tenemos que hacer es estar todos unidos para entender que la gente nos pide reformas sociales, que hay que abordarlas lo más pronto posible, y al mismo tiempo nos pide paz".

En el mismo sentido, Elizalde dijo a La Tercera que "se requiere una respuesta social sustantiva que se haga cargo del malestar ciudadano. No bastan medidas parche o aisladas, se necesitan cambios estructurales para enfrentar los abusos y las desigualdades".

Para avanzar en este nuevo pacto, Chahin subrayó que también se requiere el compromiso del gobierno. "Sería inconducente un pacto si es que el gobierno no tiene disposición a suscribirlo y a respaldarlo, pero por eso es importante impulsarlo desde los partidos", afirmó.

Comenta