Las intensas agendas que marcaron la antesala del cambio de mando

bachelet

La Presidenta Michelle Bachelet en una de sus últimas actividades realizadas en La Moneda. Foto: Aton

Una docena de reuniones bilaterales realizó el sábado el mandatario electo con autoridades que también visitaron a Bachelet. La Presidenta, además, promulgó su última ley.




En una maratónica jornada, realizada el sábado ad portas de asumir la Presidencia, Sebastián Piñera -junto a su futuro canciller, Roberto Ampuero- sostuvo una docena de reuniones bilaterales con distintos líderes extranjeros.

Las citas más esperadas ocurrieron entre las 17.00 y las 17.30, con el Presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y con el mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski. Este último enfrenta una nueva moción de destitución, debido a sus presuntos vínculos con el caso Odebrecht.

A las 11.35 Piñera llegó a la Academia Diplomática, en calle Catedral, 10 minutos antes de lo presupuestado. Saludó con un gesto a la prensa que lo esperaba en el lugar y, sin dar declaraciones, ingresó al edificio para iniciar su primera reunión con el Rey de España, Juan Carlos I, quien llegó cerca del mediodía.

La ronda de reuniones bilaterales, sin embargo, empezó más temprano, ya que Ampuero se reunió con el ministro de Estado del Reino Unido, Alan Duncan, y los cancilleres de República Dominicana y de Palestina cerca de las 9.30.

Siguiendo puntualmente la agenda, a las 12.30 Piñera se reunió con el Presidente reelecto de Honduras, Juan Orlando Hernández. Luego mantuvo encuentros con la vicepresidenta de Asuntos Legales de Irán, Laaya Joneidi, y Youg Chin, parlamentario de Corea del Sur. Posteriormente ingresó el vicepresidente de la Conferencia Consultiva del pueblo chino, Ma Peihua.

Fue a eso de las 14.25 cuando Piñera se trasladó a una sala contigua del salón de audiencia para almorzar con Ampuero y Alfonso Silva, quien desde hoy será el subsecretario de RR.EE. Tras la comida se entrevistó con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

A su salida, Moreno rompió con el silencio que marcó la jornada: "(Piñera) tiene un enfoque muy importante en toda el área de innovación", comentó.

Poco después, Lenín Moreno ingresó y salió del edificio por una puerta lateral, sin dar declaraciones. Pero la llegada más esperada fue la de Kuczynski, quien se reunió con Piñera por casi una hora. A su salida, saludó a las decenas de peruanos que llegaron al lugar.

En el encuentro, Piñera les obsequió a todos los invitados un libro con imágenes de paisajes de Chile.

En paralelo a las actividades del mandatario electo, la Presidenta Michelle Bachelet promulgaba en el Salón O'Higgins de La Moneda -a las tres de la tarde- su última ley como jefa de Estado: aquella que crea el Fondo de Infraestructura.

Al respecto, la Mandataria dijo que "trabajamos tanto en esto y tan convencidos, que dijimos: 'cómo no lo vamos a promulgar nosotros'". Tras la actividad, una serie de invitados extranjeros llegó a La Moneda, varios de los que también se reunirían en el día con Piñera. Uno de ellos fue Alex Azar, secretario de Salud de EE.UU., y no el secretario de Comercio, Wilbur Ross, como se tenía presupuestado.

A las 20.30, los invitados y sus cónyuges empezaron a descender por la escalera de piedra exterior del Patio de Los Naranjos. Tomaron posiciones mientras esperaban a Bachelet. Y después de unos cinco minutos la Presidenta entró al lugar, ubicándose al centro de los invitados. Cuando los reporteros gráficos incitaron a la Mandataria y a sus invitados para que saludaran a la cámara, Bachelet respondió: "En mi caso es una despedida". Con ellos compartiría una cena en La Moneda, mientras casi a la misma hora Piñera hacía lo mismo en el Palacio de Cerro Castillo, en Viña del Mar, junto a su familia y su círculo cercano: Andrés Chadwick, Gonzalo Blumel, Cecilia Pérez y Cristián Larroulet.

Comenta