Límite a reelección de alcaldes: el ajustado cálculo oficialista y la estrategia para un veto

El Presidente Sebastián Piñera y el ministro de la Segpres, Claudio Alvarado. Foto: Presidencia

Desde RN y la UDI transmitían ayer que están los votos necesarios, una de las exigencias que había pedido el gobierno, que aún no toma una decisión al respecto. En caso de rechazarse ese eventual recurso, de todas maneras los ediles quedarían fuera de la normativa. Así, la apuesta es que los sufragios sirvan para evitar que la oposición reponga ese punto.




El martes, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, le envió un mensaje al Mandatario Sebastián Piñera y le comunicó -según fuentes del partido- que estaban todos los votos (29) de la bancada de diputados de esa colectividad para que él tomara la decisión de vetar el proyecto que limita la reelección de autoridades, particularmente el acápite sobre alcaldes.

Para esto, las últimas horas “son cruciales”, comentan en Chile Vamos, en donde se han intensificado las tratativas para que el Mandatario opte por recurrir a un veto. En el sector argumentan que a los jefes comunales se les cambiaron las “reglas del juego” a último momento, por lo que piden que por una vez más se les permita ir a la reelección.

El tema ha sido conversado en múltiples instancias entre los partidos, alcaldes y concejales. De hecho, el ministro de Desarrollo Social, Cristián Monckeberg, participó el lunes de la reunión de bancada de RN, en la que -según presentes- los instó a estar alineados. En esa cita, precisamente, se discutió la situación en la que quedaba la colectividad si es que los alcaldes no podían ir a la reelección.

De acuerdo a las mismas fuentes, varios parlamentarios se quejaron que si no se avanzaba en un veto se perjudicaría a ese partido, poniendo en riesgo ganar comunas que hoy están en manos de RN.

De manera paralela, el ministro de la Segpres, Claudio Alvarado, ha mantenido diálogos con alcaldes, las directivas y los jefes de bancada de RN y la UDI, a quienes les ha insistido en un punto: “Si quieren que se envíe el veto, deben estar asegurados los votos”.

Así, Alvarado -según dicen en el oficialismo- ha insistido en que se requiere “certeza” de que estarán los votos, debido a que el Presidente Piñera no quiere sufrir un traspié en el Congreso.

En ese sentido, ha pedido que no solo estén los respaldos “justos”, sino que exista “holgura” y sin contar a posibles “descolgados” de la oposición. Esto, en un escenario en que Evópoli ya ratificó que no estarán sus votos, mientras que en RN hay algunas dudas. De hecho, el consejo regional de ese partido en O’Higgins emitió este miércoles una declaración señalando que están en contra de un posible veto.

De todas formas, según afirman en el partido encabezado por Mario Desbordes ya habrían 27 votos asegurados en RN, lo que, junto a los de la UDI, ascienden a un total de 56, es decir, cuatro sufragios más de los que necesitan.

En este contexto, hasta esta noche el gobierno, de todas maneras, aún no tomaba una decisión sobre si presentar un veto, para lo que hay plazo hasta este viernes. Este miércoles, además, los ministros Alvarado y Gonzalo Blumel (Interior) se reunieron en la tarde con Piñera, instancia en la que se analizaría el tema.

La estrategia

Si bien los alcaldes en un inicio estaban impulsando que Piñera envíe un veto supresivo, es decir, para que se elimine el límite a la reelección de los jefes comunales, durante las últimas horas comenzó a surgir el debate sobre si ese es el mejor camino o si deberían optar por uno sustitutivo. Con este último, la idea sería cambiar el límite a la reelección para que quede establecido que se haga la excepción por un año.

Como sea, para modificar la ley a través de un veto presidencial el gobierno requiere un quórum de 3/5, es decir, 93 votos.

Sin embargo, en La Moneda y Chile Vamos saben que no cuentan con esos respaldos, por lo que la estrategia apunta a dos pasos. Primero, como esperan que un eventual veto sea rechazado, considerando la negativa que ha manifestado la oposición, en ese caso los alcaldes quedarían fuera de la ley de límite a la reelección, ya que cuando un veto presidencial no es aprobado, el punto en cuestión queda sin regular. Y en ese caso la centroizquierda tendría la facultad para insistir -como se denomina legislativamente- que se reponga ese acápite.

Para esto último necesitarían 2/3, es decir, 103 votos. Y la apuesta del oficialismo es, como segundo paso, evitar que se logre ese quórum para que la norma sobre alcaldes se caiga. Esto, asegurando 52 votos de rechazo para que no se reponga ese punto.

De todas formas, en RN existen dudas sobre si dejar si límite de reelección a los alcaldes y apuestan a que se pueda enviar posteriormente una ley corta que lo corrija.

Comenta