Ministro Delgado tras revisión del Informe Observatorio del Narcotráfico 2021 en el Senado: “Se requiere un nuevo enfoque al combate al delito sin perder el foco legislativo”

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Este martes, en sesión especial en la Cámara Alta, representantes del Ejecutivo junto al fiscal nacional y especialistas en seguridad; expusieron ante los senadores el Informe del Observatorio del Narcotráfico en Chile 2021, realizado por el Ministerio Público. Una convocatoria que, además de analizar las principales cifras y medidas aplicadas por el Ejecutivo, abordó propuestas de cara al nuevo periodo legislativo y presidencial.




En septiembre de 2021 la Fiscalía Nacional dio a conocer la sexta versión del Observatorio del Narcotráfico en Chile del Ministerio Público, con información correspondiente a los años 2020 y 2021.

Un informe de cuya elaboración participó también la Armada, Carabineros, la Policía de Investigaciones (PDI), el Servicio Nacional de Aduanas, Gendarmería y el Ministerio del Interior; y que fue analizado este martes en sesión especial en la Sala del Senado.

Abel Weber, jefe de división de planes y políticas de la subsecretaría de Defensa, quien asistió como subsecretario subrogante; comenzó la exposición del documento repasando algunas de las cifras más relevantes del informe, y aseveró que “al mismo nivel que ha crecido el narcotráfico en en país, ha aumentado la incautación de drogas ilícitas, lo que demuestra que la labor de las policías y la Armada se ha ido perfeccionando”.

Asimismo, afirmó: “Sabemos que para el narcotráfico, Chile se mantiene como un objetivo de gran importancia porque es el país de Latinoamérica con más alto índice de consumo de estupefacientes que no produce”.

Al respecto, Pilar Lizana Toresano, especialista en seguridad, defensa y narcotráfico, complementó que otros de los factores en este punto, son la apertura internacional de Chile y su infraestructura portuaria.

Por su parte, el fiscal nacional, Jorge Abbott, tras detallar las cifras correspondientes a imputados y formalizados por delitos de narcotráfico, propuso dos grandes medidas: aprobar el proyecto de ley que modifica la Ley 20.000, y crear una Fiscalía antidroga de competencia nacional.

“Cuando hablamos de narcotráfico, hablamos de violencia y control territorial”

“Nosotros como gobierno, y particularmente en 2021, pusimos foco en la tríada: armas, drogas, violencia”, explicó el ministro de Interior, Rodrigo Delgado.

“Para los grandes enemigos que debemos combatir, debemos enfocarnos con distintas estrategias, no hay una sola. Debe ser integral, sinérgica y colaborativa. Donde esté representada toda la sociedad. Y desde el punto de vista legislativo, hemos impulsado diversos proyectos, que algunos ya están avanzando, otros los hemos logrado promulgar, y esperamos poder despachar a ley proyectos como el control de armas y narcotráfico”, dijo el ministro de Estado dirigiéndose a los parlamentarios.

“Cuando hablamos de narcotráfico, hablamos de violencia y control territorial por parte de quienes no quieren que el Estado esté ahí para ellos tomar el control. (...) Cuando tenemos una mirada unidimensional tendemos a equivocarnos, por eso agradezco tener una mirada amplia donde todo va sumando y todos somos parte de una cadena que tiene por objetivo sacar de circulación a las bandas criminales”, agregó.

“No tenemos antecedentes de que se haya instalado un cartel en Chile, pero sí hay una relación de compra venta desde el extranjero mucho más fácil que antes, y el traspaso de dinero es más fácil dentro de la economía global”, mencionó recordando lo dicho por Weber y Lizana.

“Entendamos cuál es el flagelo, el origen del consumo, el origen de la producción o el origen de la importación de la droga. (...) El combate al narcotráfico requiere un nuevo enfoque al combate al delito, sin perder el enfoque legislativo, porque también ahí están las nuevas herramientas que podamos usar en el Ministerio Público y policías para seguir persiguiendo a los narcotraficantes que tanto daño hacen a nuestra sociedad”, concluyó el ministro Delgado.

Otro de los expositores presentes fue el delegado para la Macrozona Sur, Pablo Urquízar, solo momentos después de la aprobación de una nueva extensión al estado de excepción de Emergencia en dicho territorio. “El narcotráfico es una realidad en la Macrozona Sur. El fundamento del estado de Emergencia es la grave alteración en el orden público provocado por el terrorismo, narcotráfico y crimen organizado”, dijo.

“El estado de Emergencia ha reducido en un 42% los hechos de violencia, lo que ha impactado también en el narcotráfico. (...) Se instrumentaliza la causa mapuche a través de sus delitos para encubrir sus negocios ilícitos vinculados al narcotráfico, crimen organizado y robo de madera. Nada tiene que ver el pueblo mapuche”, afirmó Urquízar.

En esa línea, hizo cuatro recomendaciones para la administración entrante para enfrentar el narcotráfico en la zona. “El Estado no puede dar señales equívocas ante el narcotráfico en la zona sur, debe haber máxima coordinación y priorización del gobierno, policías y Ministerio Público, se necesita celeridad a proyectos de ley, y -finalmente- no dar legitimidad a las dinámicas que ejercen violencia”, destacó Urquízar entre los “desafíos” a considerar.

Las frases que marcaron la intervención de senadores

El senador y presidente de RN, Francisco Chahuán, abordó la situación en La Araucanía y afirmó que se requieren mayores recursos en el Ministerio Público, comentando que se cuenta solamente con dos fiscales en la Unidad de Delitos Complejos.

Por otro lado, el legislador oficialista llamó a tener “una actitud inequívoca para enfrentar la droga y su consumo”. En esa línea cuestionó votaciones del diputado Gabriel Boric respecto a iniciativas sobre el tema. “Tramitemos los proyectos de ley que están en este parlamento que dicen relación con dotar de mayores facultades a las policías. Hay un proyecto de ley sobre el narcotráfico. El Presidente se abstuvo. Yo espero que se entienda que las políticas de Estado hay que enfrentarlas con decisión y decir que el narcotráfico tenemos que perseguirlo siempre”, destacó.

Jaime Quintana (PS) afirmó que “América Latina es la región más peligrosa del mundo” y se refirió a la producción de droga en Colombia, Perú y Bolivia. Además, aludió la historia reciente en México para graficar lo errado que es, a su juicio, plantear una estrategia de mano dura que, según dijo, en el país norteamericano generó un “baño de sangre”: “Más que mano dura lo que se requiere es una mano inteligente”, advirtió.

Por su parte, la senadora Luz Ebensperger (UDI) llamó a poner atención al vínculo de organizaciones criminales y tráfico de drogas en la zona norte. La senadora dijo que las policías deben especializarse para actuar frente a los delitos en que incurren esos grupos como el contrabando y la trata de personas.

“Se debe fortalecer todo el país, pero en especial el norte porque está siendo la puerta de entrada de todo tipo de organizaciones importadas principalmente de Venezuela y Colombia, por lo tanto, hay que realizar procesos investigativos urgentes, con policías especializadas y con recursos, sino será simplemente un saludo a la bandera”, aseveró.

Mientras que Yasna Provoste (DC) coincidió con la legisladora oficialista en que es “una indesmentible realidad que nuestras policías necesitan reformas profundas que mejoren su eficiencia en el combate de los delitos”.

“Esas reformas no pueden poner en espera el trabajo urgente que hoy se requiere”, planteó la senadora, llamando a un gran acuerdo nacional en esta materia. La senadora propuso un plan de desarme, una iniciativa nacional de recuperación barrial y la creación de una fuerza de tarea permanente contra el narcotráfico.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.