Apertura de cuentas corrientes en dólares rompe nuevo récord en septiembre, pero se desacelera el ritmo de crecimiento de los saldos

Dólar extiende su escalada, queda a $7 de su máximo histórico y eleva la presión sobre la inflación en Chile

El mayor incremento interanual del que hay registro en el número de cuentas en moneda extranjera precisamente se lo queda septiembre recién pasado, con una subida de 275,7% versus igual mes de 2021, acumulándose en total 335.878 cuentas. No obstante, si bien los saldos que hay en ellas siguen aumentando a tasas de dos dígitos, lo cierto es que en el noveno mes anotaron su menor alza interanual desde que empezaron a escalar de esta manera, en noviembre de 2019.


Después del estallido social, los saldos que acumulaban las personas naturales en cuentas corrientes en dólares empezaron a subir más de lo habitual. No ocurrió lo mismo con la apertura de cuentas. En ese momento, quienes ya tenían este tipo de cuentas, usaron este mecanismo para aumentar sus posiciones en dólares y así refugiarse en medio de la incertidumbre.

Después vino la pandemia. Eso, junto a la incertidumbre política, económica y social, aceleró incluso más el crecimiento de los saldos en cuentas corrientes en moneda extranjera que mantienen las personas en la banca local.

Bajo este escenario, el peak de aumento interanual se alcanzó en octubre de 2020. Ese mes, por primera vez desde que hay registro en la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), los saldos en estas cuentas anotaron un alza de 93% respecto a igual mes del año anterior, acumulando $858.823 millones. Eso significa que, en tan solo un año, faltó poco para que se duplicaran los montos.

Y si bien hasta el día de hoy los saldos siguen aumentando a tasas interanuales de dos dígitos, lo cierto es que también se ha venido desacelerando su tasa de crecimiento, marcando incrementos que rondan el 35% año contra año en los últimos cuatro meses para los cuales hay cifras disponibles en la CMF, esto es junio (34%), julio (35,5%), agosto (34%) y septiembre (33,8%). Así, en septiembre se registró el menor incremento interanual desde noviembre de 2019, justo el mes en que empezó esta escalada constante de los saldos.

En cambio, la tendencia de abrir cuentas corrientes en dólares se disparó después, y actualmente no para de marcar récords mes a mes. Entre el segundo semestre de 2020 y el primero de 2021 las tasas de crecimiento interanuales del número de nuevas cuentas en moneda extranjera estuvieron entre el 20% y 35%.

Eso ya no era algo usual, puesto que según las cifras que consolida la CMF, desde que hay registro en 2011, el número de cuentas no suele marcar alzas porcentuales de dos dígitos, pero ahora eso ha ocurrido todos los meses desde diciembre de 2019, y cada vez con incrementos más grandes.

Ahí despegaron y en diciembre de 2021 ya el alza año contra año fue de 118,5%, totalizando 152.568 cuentas. Es más, desde entonces se han más que duplicado. En lo que va del año 2022, a septiembre, se han abierto 183.310 nuevas cuentas, lo que implica un alza de 120% en comparación a diciembre de 2021. Así las cosas, al cierre del tercer trimestre ya se registraban 335.878 cuentas corrientes en moneda extranjera en el país. Y el mayor incremento interanual del que hay registro precisamente se lo queda septiembre recién pasado, con una subida de 275,7% año contra año.

En todo caso, hay que considerar que los saldos y el número de cuentas de este tipo que había en Chile hasta 2019 no eran nada significativos si se comparaban con los montos y números de cuentas corrientes en moneda nacional que existían en el país.

Lo anterior, considerando que en octubre de 2019, antes de que empezara la escalada, el número de cuentas en moneda extranjera representaba tan solo el 1,2% del total de cuentas en moneda nacional del país (4.394.095), mientras que los saldos eran el 5%. Actualmente, el número de cuentas corrientes en moneda extranjera representa el 4,8% del total de cuentas que hay en moneda nacional (6.995.660), mientras que los saldos son el 11,7%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.