Fiscalía Nacional Económica aprueba con condiciones la fusión entre VTR y Claro

Claro y VTR combinarán operaciones en Chile. Firman alianza estratégica

La autoridad, pese a que descartó la existencia de riesgos unilaterales de aumento de precios o disminución de calidad en el segmento minorista, advirtió que de no mediar medidas de mitigación estructurales, la operación generaba un riesgo apto para reducir sustancialmente la competencia en los servicios inalámbricos.


La Fiscalía Nacional Económica (FNE) informó este miércoles que aprobó, sujeta al cumplimiento de medidas de mitigación estructurales, la fusión entre VTR y Claro. La operación, dice un comunicado de la FNE, da origen a un joint venture entre VTR y Claro para el desarrollo conjunto de servicios fijos (internet, TV de pago y telefonía) y móviles (telefonía, internet, y mensajerías SMS y MMS).

La FNE inició su investigación en enero de 2022. Las partes involucradas son América Móvil -firma que forma parte de un grupo empresarial de origen mexicano dedicado a los servicios de telecomunicaciones- y Liberty Latin America, holding internacional de origen estadounidense dedicado a los servicios de telecomunicaciones. Ambos, a fines de septiembre de 2021, habían comunicado al mercado su decisión de fusionar sus respectivas operaciones en Chile: Claro y VTR. Días después de su anuncio, ingresaron la consulta a la Fiscalía.

Luego, en marzo, la FNE había advertido de ciertos riesgos por la fusión de ambas compañías. En ese entonces, el ente persecutor alertó por un eventual acaparamiento de espectro y por el poder de mercado que podrían adquirir en los mercados de internet y televisión de pago. Además, advirtió sobre el riesgo de la venta paquetizada de servicios fijos y móviles.

“La operación generaría riesgos relativos a la tenencia de espectro. En efecto, las partes podrían potenciar su portafolio de espectro con menores obligaciones regulatorias respecto a sus competidores”, había señalado en ese entonces la entidad, agregando que “las partes cuentan con altas participaciones de mercado en la provisión de servicios fijos, particularmente en internet y TV de Pago, donde superan el 40%”. “Por lo mismo, la operación podría generar riesgos unilaterales en la provisión de servicios fijos, tanto de manera individual como paquetizada”, sostuvo en su momento.

Sin embargo, la FNE informó este miércoles que descartó la existencia de riesgos unilaterales de aumento de precios o disminución de calidad en el segmento minorista.

En el caso de los servicios de internet fijo, la investigación realizada por la FNE tomó en consideración las condiciones de competencia del mercado, concluyendo que el joint venture será efectivamente disciplinado por la presión competitiva que le ejercerán otros actores incumbentes, como Telefónica y Entel, o nuevos entrantes, como Mundo, tanto a nivel nacional como local. “Además, todos ellos, a diferencia de VTR y Claro, cuentan con una ventaja tecnológica al tener redes en fibra óptica, además de poseer planes de expansión relevantes”, señala ahora la FNE.

Respecto del mercado de TV de pago, la Fiscalía constató que existen otros operadores relevantes que también presionarían competitivamente a la entidad resultante del joint venture y proyectó que las nuevas formas de visualización, como streaming y plataformas over-the-top, lo seguirían haciendo con más fuerza aún en el futuro.

En cuanto a la telefonía fija, los riesgos fueron descartados debido a la importante caída que ha sufrido este segmento en los últimos años.

No obstante, la autoridad sí advirtió que, de no mediar medidas de mitigación estructurales, la operación generaba un riesgo apto para reducir sustancialmente la competencia en los servicios inalámbricos, debido al posible acaparamiento de espectro radioeléctrico, considerado un insumo esencial para la prestación de servicios móviles.

Para mitigar tal riesgo, VTR y Claro ofrecieron a la FNE diversas propuestas de medidas de mitigación. Luego de la quinta presentación de las partes, la FNE consideró las soluciones ofrecidas como efectivas, pues consistían en un paquete de desinversión de espectro factible de ser concursado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones en el futuro y capaz de atraer el interés de potenciales compradores.

Se trata de la devolución de 10 MHz de espectro al Estado en la macro banda media (banda 3.5 MHz) y de otros 10MHz de espectro en la macro banda media baja (banda AWS), además de la actualización del plan de uso efectivo y eficiente del espectro que actualmente posee Claro.

Para la FNE, estas medidas garantizan que el joint venture usará en forma efectiva y eficiente la totalidad del espectro que mantendrá bajo su titularidad y son efectivas e idóneas para impedir que la operación genere una reducción sustancial de la competencia. Además, son factibles de implementar, ejecutar y monitorear y proporcionales a los riesgos de competencia detectados.

Adicionalmente, la FNE advirtió a VTR y a Claro que el joint venture podría infringir una resolución pronunciada por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), en la cual prohibió a VTR y a su controlador participar en la propiedad de compañías operadoras de televisión satelital en Chile.

Ante esto, las partes se comprometieron ante la FNE a cumplir con dicha resolución, traspasando los activos del negocio de televisión satelital de Claro a un agente fiduciario, fuera del ámbito de administración del joint venture, antes de materializarlo, quien será el encargado de desinvertirlos a un tercero independiente de VTR y Claro, dentro de un plazo determinado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.