Abogado de Pampa Calichera, Sebastián Oddó: “Estoy sorprendido que un exfuncionario público mienta de esta manera”


A primera hora de ayer se reunieron de manera extraordinaria los directorios de Pampa Calichera -presidida por Rafael Guilisasti que participó desde Europa por conferencia telefónica- y de Potasios de Chile, las dos sociedades cascada a través de las cuales el empresario Julio Ponce Lerou participa en la propiedad de SQM.

¿El objetivo de la cita? Analizar el efecto que ha producido la revelación hecha por PULSO, que dio cuenta del regreso de Julio y Eugenio Ponce a SQM, esta vez como asesores estratégicos de la compañía. En el encuentro los directores decidieron levantar el secreto profesional a Sebastián Oddó, el abogado que representó a Pampa en las negociaciones con Corfo, para que saliera a responder al exvicepresidente de la entidad, Eduardo Bitran, quien aseguró que la decisión de contratar a los Ponce como asesores es una “burla”, y acusó a la compañía de actuar con “mala fe”.

En conversación con La Tercera PM, Oddó dio a conocer un correo electrónico del 18 de diciembre de 2017, entre él y Felipe Bulnes, abogado de Corfo, donde se da cuenta de que Bitran conocía que la figura de “asesorías” quedaría excluída expresamente del contrato en que se prohibía a los Ponce asumir como directores y ejecutivos de SQM.

El exvicepresidente ha dicho que nunca estuvo contemplado el ingreso de Julio Ponce como asesor.

-Participé personalmente, con Rafael Guilisasti y Patricio Contesse Fica, como equipo negociador de Pampa Calichera y Potasios de Chile para la suscripción de este acuerdo, y a mí me consta personalmente que en las reuniones de negociación este tema se conversó derechamente, que lo que estaba pensando Corfo era imponer una prohibición al señor Julio Ponce Lerou y sus parientes cercanos, hasta el segundo grado de consanguinidad, para no ejercer hasta 2030 cargos que tuvieran un grado de decisión. Como quedó plasmado en el documento, esos cargos son los de directores y ejecutivos. Y se conversó, porque levantamos el punto y soy testigo fiel al respecto, de que esto no afectaba a la calidad de asesores, asesores que cualquier compañía privada en Chile puede contratar libremente.

¿Se le preguntó tanto por el caso de Julio como de Eugenio Ponce?

-Se le preguntó para el caso de Julio Ponce Lerou y sus parientes hasta segundo grado de consanguinidad lo que incluye a Eugenio y a sus hijos.

¿Entonces no hay un problema de interpretación del contrato?

-Si uno lee, el acuerdo es claro: ni el señor Julio Ponce Lerou ni sus parientes hasta segundo grado de consanguinidad podrán ejercer los cargos de director y ejecutivo de SQM y SQM Salar. Pero, lo que el señor Eduardo Bitrán no ha dicho es que para despejar cualquier duda respecto de que esto no afectaba a los asesores, el día que firmamos el contrato yo le mandé un mail al abogado de Corfo, donde le adjuntaba la versión final del contrato y le pedía que confirmara nuestro entendimiento y lo conversado en la negociación en cuanto a que la versión contenida en la cláusula cuarta letra D no afectaba a la calidad de asesores. Él mismo día el abogado me responde que eso es correcto y que así se lo ha ratificado expresamente el señor Eduardo Bitran.

¿De cuándo es ese mail?

-Se los leo. Es un mail que yo le mando al abogado de Corfo el 18 de diciembre a las 17.27 horas y él me responde a las 21.20 horas.

Yo le digo: “Estimado abogado, te adjunto versión final del documento que se firmó frente al árbitro. En relación a la cláusula Cuarta letra D te agradecería confirmar nuestro entendimiento en las reuniones sostenidas contigo y con el señor Eduardo Bitrán en cuanto a que las prohibiciones establecidas en la misma NO alcanza la calidad de ASESORES de SQM y filiales. Quedo a la espera de tu confirmación”.

Me responde: “Tu entendimiento en cuanto a que la prohibición prevista en la cláusula Cuarta Letra D no alcanza a la calidad de asesores de SQM y filiales es correcta. Así lo ha manifestado

Eduardo Bitrán en las reuniones sostenidas con ustedes y conmigo y para plena seguridad de ustedes lo acabo de ratificar con él en forma inmediata previa al envío de este mail”.

¿Eduardo Bitran miente?

-Estoy sorprendido que un exfuncionario público tras dejar su cargo hace prácticamente dos o tres meses mienta de esta manera. Es raro que un cliente le tenga que levantar el secreto profesional a un abogado, pero eso se hace de forma súper excepcional cuando ocurren este tipo de cosas.

Julio Ponce es el mayor accionista de la empresa y es el ex presidente. ¿No cree que es difícil que se mantenga en un rol de asesor?

-Esa es la sensación que quiere dejar el señor Eduardo Bitran en el ambiente no informado. Pero acá el señor Julio Ponce, aparte de participar de manera indirecta en la propiedad, es la persona que más sabe de litio en Chile, de la operación. Lo relevante es qué tan importante es la contribución que puede hacer el señor Julio Ponce y aquí el directorio de forma unánime lo consideró necesario.

¿Para qué tener oficina al lado del gerente general?

-Yo ejerzo la profesión hace casi 30 años y me han tocado asesores que están mediodía con oficina. Lo que está pasando con Julio Ponce no es primera vez en Chile. El directorio pensó que estando ahí va a poder ejercer mejor su rol como asesor.

¿Pero qué libertad tiene un gerente general para decirle que no a alguien que además es dueño de parte de la compañía?

-Libertad absoluta. El punto que estás exponiendo es de gente desinformada que no sabe la responsabilidad que tiene el gerente general dentro de una sociedad donde, después de lo que ha vivido SQM, tiene un gobierno corporativo absolutamente robusto, que tiene hasta hoy un monitor de la SEC.

 

Seguir leyendo