Actividad del 1T crece a menor ritmo en casi dos años y apuestas para 2019 se orientan hacia 3%

Mineria

Camino hacia una minera en precordillera chilena

Con el Imacec de marzo de 1,9%, el primer cuarto del año promedió 1,8%, la expansión más baja desde el segundo trimestre de 2017. Los analistas están revisando sus proyecciones, mientras Hacienda defiende el 3,5%.




No fue una sorpresa para el mercado, sino la confirmación de una débil partida de 2019. El Banco Central informó que el Imacec de marzo creció 1,9%, en línea con las expectativas de los analistas privados.

Las razones de la cifra apuntan a los efectos en la producción minera de la lluvia altiplánica, además de una exigente base de comparación, dado que en el mismo mes de 2018 superó el 5%.

El Imacec minero disminuyó 2,1%, mientras que el no minero creció en 2,3%, empujado por el desempeño de los servicios. La serie desestacionalizada aumentó 0,6% respecto del mes precedente y 2% en doce meses, con la misma cantidad de días hábiles que marzo de 2018.

Con este resultado, el primer trimestre promedia un 1,8%, el más bajo desde abril-junio de 2017, y presiona a la baja la proyección de los analistas para el PIB 2019, acercándola al piso del Central -que estimó un rango entre 3% y 4% en el último IPoM- y lejos del 3,5% que proyectó el Ministerio de Hacienda hace algunas semanas. Pese a ello, el titular de la cartera, Felipe Larraín, ratificó la estimación oficial. "Hemos tenido un Imacec de 1,9% en marzo, por debajo de lo que estamos muy convencidos de que va a crecer la economía durante el año, que es una cifra de 3,5%". Además, adelantó mejores cifras para el segundo semestre.

¿De menos a más?

De acuerdo a analistas de mercado consultados por PULSO, la economía mostrará un crecimiento ascendente hasta el tercer trimestre. Para el segundo cuarto se espera una expansión del orden de 2,7%, mientras que para el tercero una en torno a 4,2%, favorecida por una base de comparación poco exigente, ya que el año pasado fue el de menor crecimiento (2,6%). El último cuarto del año el avance sería cercano a 3,7% (según el promedio de los consultados). Si bien los economistas en su mayoría aun mantienen la perspectiva de un PIB 2019 de 3,2%, unos pocos ya se ajustaron a 3% y varios han incorporado un sesgo a la baja, orientándose hacia ese mismo número.

Desde Scotiabank reconocen las dificultades del sector minero tras los aluviones, pero también relevan lo que ocurre con el resto de la economía. "El bajo crecimiento del empleo y los salarios ha llevado a una desaceleración en el consumo privado que ha afectado los servicios y las ventas minoristas", lo que a su juicio ha incidido en el crecimiento en su conjunto.

En esa misma línea se ubica Santander. "La actividad no minera ha perdido fuerza en los últimos trimestres influida por el debilitamiento del ciclo global y un estancamiento en el consumo a nivel local", señalan, apuntando también al rezago del mercado laboral, la creación acotada de empleos y la menor expansión de salarios.

Desde esa perspectiva, Patricio Rojas, de Rojas & Asociados, sostiene que "la economía lleva un ritmo muy bajo", lo que también se hará sentir en abril -mes para el que el consenso apunta a un Imacec entre 2%-2,5%. Alejandro Fernández, de Gemines, acota que abril "tiene la base de comparación más alta del año pasado (6,5%) y el comienzo de la recuperación del trimestre móvil desestacionalizado y anualizado".

Mauricio Carrasco, de Econsult, menciona las buenas perspectivas para la inversión, lo que permitiría que "el resto de los sectores vayan de menos a más durante 2019". Mientras, desde Itaú subrayan que la política monetaria expansiva empujará también el crecimiento para este año. "Una recuperación de la actividad no minera sigue estando en nuestro escenario base", indican.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.