Chile y Brasil son los países de la región que extienden por más meses ayuda a trabajadores informales

vendedores ambulantes

De acuerdo al paper “Propuestas de apoyo económico para los trabajadores informales vulnerables durante la emergencia del Covid-19” desarrollado por académicos de UC en Latinoamérica las transferencias monetarias son el instrumento preferido para sostener los ingresos de los de este grupo de trabajadores.




El gobierno logró destrabar el proyecto de ley que crea el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para los trabajadores informales. Hoy terminó su trámite legislativo en el Congreso luego que el Senado aprobara el veto presidencial.

En concreto se entregará un monto por tres meses. El primer mes el bono por persona será de $65.000 de $55.250 el segundo, y $45.500 el tercero. La duración será tres meses: mayo, junio, julio.

La discusión política y técnica ha estado centrada en si es o no suficiente este aporte para ayudar a las familias más vulnerables a pasar esta crisis. Pero cómo se compara Chile con el resto de la región.

El paper “Propuestas de apoyo económico para los trabajadores informales vulnerables durante la emergencia del Covid-19” desarrollado por académicos de UC aborda esta temática.

El documento, que es una publicación de la serie Temas de la agenda pública, del Centro de Políticas Públicas UC, se describe que hasta el 1 de mayo de 2020, un total de 159 países han planificado, introducido o adaptado 752 medidas de protección social y empleo en respuesta al Covid-19. Entre ellas, las más utilizadas corresponden a medidas de asistencia social o prestaciones no contributivas (455 medidas), seguidas de acciones de seguridad social (203) y programas dirigidos al mercado laboral (93)

Dentro de la asistencia social, según el texto, los programas de transferencias monetarias son la intervención más utilizada por los gobiernos, llegando a 244 medidas en 113 países. Se calcula, a nivel global, que 1.060 millones de personas son beneficiarios de dichas transferencia”. La duración media de estas transferencias es de 2,9 meses y representan en promedio cerca del 25% del PIB per cápita mensual.

En Latinoamérica, las intervenciones en la categoría de transferencias monetarias para hacer frente a la crisis muestran una fuerte orientación a los trabajadores informales, dada la constitución de los mercados laborales de estos países.

En términos comparativos, Chile es el que entrega el aporte por un mayor plazo de tiempo junto a Brasil. Así lo señala Claudia Martínez, del Instituto de Economía UC y J-PAL. “En los países de la región las transferencias se han realizado por 2-3 meses. Por ejemplo en la transferencia en Brasil es por tres meses y en Argentina por dos”. De esta manera, Brasil y Chile lideran en cuanto a la duración en que se entregará el aporte.

En cuanto el monto, Martínez sostiene que “el ingreso familiar de emergencia alcanza a $165.750 distribuidos decrecientemente durante tres meses para una persona, lo que corresponde a aproximandamente un 9% del PIB per capita mensual, para el caso de una familia de 4 personas, corresponde a $663.000 en tres meses, que corresponde a aprox 37% del ingreso per capita mensual”.

Ignacio Irrarázaval, director del Centro de Políticas Públicas de la UC afirmó que “los trabajadores informales y sus familias son un grupo al que es urgente apoyar en esta crisis. Ellos son, en su mayoría, personas con bajo nivel de calificación e ingresos, que están excluidos del sistema de seguridad social. Ante una crisis económica de esta envergadura, están más desprotegidos y con mayor riesgo de caer en la pobreza”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.