Christopher Laska, CEO de WOM: “Esta burocracia hará que se detenga el desarrollo del 5G o lo hará más lento”

CRISTOPHER LASKA, CEO DE LA COMPAÑÍA WOM Mario Tellez/La Tercera RETRATOS - PLANO AMERICANO - ENTREVISTA - EMPRESA - TELEFONIA MOVIL

El CEO de la operadora móvil, hace un balance de los tras cinco años que han pasado desde su disruptiva llegada al país. El ejecutivo se refiere a la discrepancia que tienen con la autoridad por falta de espectro y reafirmó su plan de ingresar al negocio hogar.




Hace cinco años aterrizó WOM en Chile. Su entrada al mercado móvil fue disruptiva desde el comienzo, lo que obligó a toda su competencia a modificar su estrategia. Ello llevó a que a nivel de industria los precios de los planes cayeran considerablemente y el negocio pospago creciera hasta superar al de prepago.

En este contexto, el CEO de la compañía, Christopher Laska, hace un recorrido del tiempo y de sus hitos desde que están en el país, señalando que se transformaron en un competidor consolidado, que ya cuenta con más de 6 millones de clientes en total. ¿La clave? Según el ejecutivo, el cambio de foco hacia los clientes.

“Este no era el caso en Chile y ahí WOM se metió en el mercado de pospago, para todas las regiones del país. En estos cinco años creamos valor para los consumidores y bajamos los precios en voz en más de 40% y también el precio por giga en más de 95%”, asegura el ejecutivo. En esa misma línea, sostiene que el resto de los competidores siguió a WOM, reduciendo los precios, lo que desde su punto de vista, es positivo para la competencia.

Pero hay varios desafíos que todavía están pendientes. Uno de ellos es la desventaja competitiva que tienen frente al resto de los competidores del mercado móvil en materia de espectro radioeléctrico. Por eso, desde que llegó el Covid-19 a Chile han intensificado las gestiones con la autoridad para que les preste -mientras dure el Estado de Catástrofe- espectro de emergencia. Hasta la fecha no han tenido respuesta de la Subsecretaría de Telecomunicaciones.

En estos cinco años tuvieron un importante crecimiento en el mercado móvil, ¿cuál es su siguiente paso?

-Este año estamos invirtiendo entre US$80 millones y US$100 millones. Para los próximos dos o tres años, esperamos invertir unos US$200 millones. Lo que tenemos planeado hacer es mejorar nuestra infraestructura móvil, lo que significa hacerlo en nuestras redes y también en nuestra plataforma informática. Antes de entrar en otros segmentos, tenemos que enfocarnos en la estabilidad y calidad.

También nos estamos preparando para el futuro, en inteligencia y seguridad. Tenemos que tener cuidado y debemos invertir en seguridad y data. Muchos clientes están preocupados por el tema de la privacidad, por lo que tenemos que enfocarnos ahí también. Esto es importante para nosotros y también para la industria móvil, por lo que hay que hacerlo de una manera correcta. Es decir, tiene que ir de la mano con que la autoridad lo haga con las reglas adecuadas.

Dado el contexto, ¿no hay interés por ingresar al negocio hogar?

-Los usuarios aumentaron su demanda en la pandemia. El crecimiento ha sido muy grande, así que por nuestra parte por supuesto que está el interés, pero las necesidades de facilitar espectro por parte de la autoridad es cada vez más crítico. Ahora tenemos que estar entregando un mejor servicio en data, y como WOM solicitamos que nos den espectro de emergencia para facilitar el servicio y, al mismo tiempo, apurar el proceso para el 5G, que está frenado. En muchos países con la pandemia se ha acelerado la llegada del 5G, así que diría que, como representante de esta compañía estamos intentando impulsar esto como nadie.

Me gustaría enfocarme en el futuro, pero primero tenemos que tener opciones de espectro. Tenemos un piloto para el segmento hogar en Santiago y ahí queremos probar, pero no hemos tomado la decisión de entrar a ese mercado. Queremos aprender y ver cuál es la retroalimentación de los clientes en ese segmento.

¿Debiese apurarse entonces el proceso para la licitación del 5G?

-Solo puedo decir que antes el discurso era otro y en marzo, la Subtel decidió que tenía que esperar la sentencia de la Corte Suprema (N. de la R.: a las reclamaciones al fallo del TDLC por los límites de espectro) y eso puede pasar en julio, agosto o septiembre… No lo sé, pero esta burocracia hará que se detenga el desarrollo del 5G o lo hará más lento. Es una mala medida para el país y hubiese soñado que la decisión de la Corte Suprema hubiese sido ayer, para seguir avanzando.

Esto tiene que estar en su lugar para que podamos entregar un servicio de mejor calidad a los clientes y también para ayudar a las empresas pequeñas, que son las que más están sufriendo.

¿Falta certeza para seguir avanzando?

-Respecto al espectro de emergencia, falta que la autoridad tome una decisión.

Pero han pasado tres meses desde que pidieron ese espectro, ¿creen aún que se los darán?

-Hay que preguntarle a la autoridad. Yo lo he conversado con ellos y aún dicen que lo están analizando. Cuando estás en medio de una emergencia como la de ahora, se esperaría tener una respuesta en solo un par de semanas.

Ustedes hicieron dos solicitudes para tener más espectro: en AWS y en banda 700. En la segunda, se critica que podría comercializarse y ese espectro está guardado para el 5G. ¿No habría una desventaja competitiva para los otros? ¿Cuál es la estrategia de ustedes?

-Nosotros podemos tener un impacto positivo en ambas bandas, porque de otra manera no hubiésemos solicitado ese espectro. En las zonas con más saturación por la cantidad de habitantes hemos tenido llamadas de clientes por problemas, por lo que lo necesitamos.

Cuando miramos en los barrios más bajos y vemos cuántos de ellos tienen conexión, es poco. ¿No crees que tendrá un buen uso tener más espectro? Creo que sí. Si los competidores quieren hacerlo, ¿por qué no lo hicieron antes? Sería buenísimo si todos nos hacemos parte para ayudar a los que más necesitan. Por lo tanto, queremos el espectro en las dos bandas que solicitamos. Una es para ayudar a los clientes y la otra es para los que no pueden acceder a conexión. En la banda 700 podemos hacer mucho para ayudar a conectar a más gente. No habría una comercialización, pues hay que devolverlo.

¿Hay un mal manejo por parte del gobierno en ese aspecto?

-Habría un buen trabajo si es que esto se hubiese zanjado hace semanas. No tengo detalles del porqué se han tardado tanto en tomar la decisión. Necesitamos una respuesta. La mayor preocupación son nuestros clientes y que puedan estar conectados.

¿Por qué no han aumentado la inversión en contratos con otras compañías para tener más espectro?

-Actualmente tenemos acuerdos con todas las empresas donde arrendamos más espectro, pero cuesta mucho dinero. Entonces, si pagas mucho por eso, tienes que devolverlo en algún momento. Nosotros hemos reducido mucho los precios y si nos gastamos todo el dinero en esos contratos, ¿cómo podemos mantener todos los precios bajos?.

“La ley de servicios básicos tiene un costo muy alto para este sector”

-En el proyecto de servicios básicos, iniciativa que el gobierno confirmó vetar, las compañías móviles hicieron un importante lobby para que este no se transformara en ley. Esto, pues acusaban verse afectados a nivel de caja, lo que lo hacía poco sostenible.

Al respecto, el CEO de WOM respaldó lo anterior, señalando que ellos ya están entregando diversos beneficios a sus clientes como chips de regalo a los más vulnerables, redes sociales gratis y llamadas de Whatsapp también.

“El proyecto de servicios básicos va en ayuda de los que más necesitan y los que tienen problemas, pero tiene un costo muy relevante para las compañías móviles y en ese sentido creemos que podemos ayudar esta vez con el acuerdo que venimos haciendo”, sostuvo Laska.

En esa misma línea, el ejecutivo agregó que mantener el servicio como está y con los beneficios que están entregando es lo correcto. Además, sostuvo que están ayudando en diversas comunidades y enfocados en los más vulnerables.

“Es difícil para nosotros lo del proyecto, significa mucho esfuerzo y costo para integrar plataformas”, aseguró, agregando que “para las compañías móviles, hacer esos cambios son muy difíciles. Creo que es mucho mejor tener la colaboración que hemos anunciado con las autoridades (Plan Solidaria) y ayudar a los que de verdad lo necesitan”.

Respecto a cuánto sería el costo si es que el proyecto se aprobara como está actualmente, Laska sostuvo que es bastante alto, pero que no puede hacerla pública.

Pese a esta posible complicación en la industria, el CEO de WOM resaltó que es un mercado en el que hay certezas y tiene un ambiente competitivo fuerte, con las reglas claras.

“Si el gobierno puede hacer pública la licitación del 5G no habría problema. El ambiente competitivo es fuerte en Chile, por lo que eso no es tema. Estamos todos avanzando y es una industria dinámica en servicios, no así en espectro”, manifestó.

Comenta