Color de piel es clave para el éxito de los migrantes, según chilenos

Imagen-Inmigrantes-5

Un estudio liderado por el Servicio Jesuita a Migrantes reveló una serie de percepciones que poseen los chilenos de clase media sobre la ola de inmigración. Si bien indica mucha más tolerancia y apertura de la población, reconoce que -según los encuestados- temas como la discriminación son factores que aún van a pesar en su búsqueda de oportunidades.




Angustia y desesperación son una de las principales características que presentan los migrantes en Chile, según la percepción de los chilenos de sectores medios. Sin embargo, las "ganas de surgir" y las "oportunidades" son también factores claves en esta nueva ola de extranjeros que llegan a Chile a buscar nuevos espacios.

Estos son algunos de los resultados de un estudio realizado por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) junto a Social Media Research (SMR) y Contact Point, acerca de la percepción de los chilenos sobre este fenómeno social que se ha dado en nuestro país durante los últimos años.

Una de las principales conclusiones del informe es que -los encuestados- estiman que el éxito de los migrantes, dependerá en primera instancia de su color de piel, según un "análisis factorial" de las respuestas.

Para desarrollar el estudio, se seleccionó una muestra de tipo no probabilística, de 871 casos de hombres y mujeres residentes en Santiago y regiones, pertenecientes a los segmentos socioeconómicos C1, C2 y C3. La recolección de datos se realizó entre el 28 de mayo y el 8 de junio de 2018.

El principal objetivo del estudio es describir las imágenes y conversaciones naturales sobre los migrantes y su integración en Chile, por eso que las respuestas a las preguntas, fueron totalmente abiertas, de tal forma de captar palabras e ideas claves, bajo un sistema de "minería de datos" y así definir las tendencias.

"Las personas respondieron libremente a 3 preguntas abiertas. Es decir, preguntas sin ningún tipo de alternativa de respuesta, y por tanto más espontáneas y cercanas a cómo piensan y conversan cotidianamente. Una vez capturadas todas las respuestas, se procede a analizar los datos", comenta Roberto Orellana, director general de SMR.

Por ejemplo, ante la pregunta de cómo creen que se sienten los migrantes en Chile, la mayoría destacó dos términos opuestos, "acogidos" y "mal", aunque la mayoría señaló que se "encuentran mejor que en su país".

Por otro lado, los resultados del estudio muestran que la imagen espontánea que los chilenos tienen sobre migrantes, predominan atributos relativos a la búsqueda de "oportunidades" y "trabajo", además de términos asociados a la migración más vulnerable, como "pobreza", "necesidad" y "haitiano".

Según José Tomás Vicuña, director nacional SJ del Servicio Jesuita a Migrantes, la migración se ha ido haciendo parte de la vida cotidiana de los chilenos. "Ya no es tanta novedad. Hemos visto cómo algunos mitos han exacerbado la realidad y eso no ha ayudado a la integración", comenta Vicuña, y agrega: "Distintas encuestas muestran y ratifican lo que vemos en lo cotidiano, es decir, que es mayor el número de personas que está por crear una sociedad de acogida, que valora la migración como fuente de diversidad y busca que se garantice la dignidad a toda persona migrante. Este estudio muestra una actitud favorable hacia la migración y, a la vez, es lúcido al constatar cómo el color de piel puede ser un factor de exclusión".

De hecho, según el estudio, el 77% de los consultados reconoció que es importante apoyar la integración de las personas migrantes, y frente a la pregunta "¿Cómo cree usted que se podría ayudar a la integración de las personas inmigrantes en Chile?" el análisis mostró que la integración se asocia a oportunidades de "trabajo", además de apoyo en áreas como la educación y el acceso a servicios públicos e información.

El rol del gobierno

Una importante discusión que comenzó a darse más fuerte desde el año pasado y ha recogido este gobierno es cómo "ordenar la casa", frente a la migración, especialmente si se considera que el 67% de los migrantes que habitan en Chile llegaron después del 2010.

Según Vicuña, el gobierno ha buscado regular la migración y tomar medidas, "sin embargo, vemos que presentan riesgos de caer en discriminación.

Una política migratoria debe ser intersectorial, cosa que no hemos visto con ahínco, ya que más bien se ha centrado en el Ministerio del Interior. La migración es una tremenda oportunidad de desarrollo de verdad para el país, pero ello necesita más ministerios involucrados, que fomenten el trabajo decente, la integración en los barrios, el emprendimiento y los temas de género", concluye el director nacional del Servicio Jesuita a Migrantes.

Comenta