PULSO

PULSO

Pulso

Efectos nocivos de la tasa máxima convencional

Dado el nivel de consecuencias negativas para el mercado y las personas que según el Banco Mundial tiene establecer tasas máximas de interés para los créditos, es necesario revisar el nivel actual de TMC en Chile.

La desbancarización producto del recorte de la tasa máxima convencional realizada en los últimos años ha estado en la discusión pública, aunque no ha tenido acogida por parte de las autoridades. Quizás ahora este tema pueda captar su atención, luego de conocer el estudio realizado por el Banco Mundial, en el que analiza los efectos de las tasas máximas de interés en diversos países.

La entidad concluye que el establecer este tipo de tasas genera una serie de consecuencias nocivas: menor transparencia, alza de otros costos y limitación de acceso al crédito, son algunos de ellos. Lo anterior, es particularmente problemático, asegura el documento, si los límites de las tasas máximas no son tan altos.

El organismo asegura que las tasas máximas en niveles altos parece no afectar el mercado en general y puede ayudar a limitar prácticas predatorias de prestadores formales, aunque incluso esas tasas máximas pueden excluir a algunos clientes más riesgosos.

Estas conclusiones de una entidad externa que analiza la realidad de varios países, debe ser considerada por la autoridad y aprovechar de revertir la tendencia bajista de la tasa máxima convencional en Chile, sobre todo considerando los últimos datos disponibles de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), que muestran que las personas excluidas del sistema crediticio formal desde que bajó la TMC en Chile, llegaba a fines del año pasado hasta 275 mil.

Entre 2013 y 2016 la TMC pasó de 53,61% a 34,96% para créditos de hasta 50 UF; y descendió de 53,91 a 27,96% para los préstamos entre 50 y 200 UF.

Claramente la medida fue exitosa en disminuir la tasa de interés máxima nominal; sin embargo, sólo sirve para las personas menos riesgosas. La medida deja fuera del sistema formal a un grupo, y dadas las conclusiones del informe del Banco Mundial, no está del todo claro si las personas se benefician realmente.

Seguir leyendo